Finn Wolfhard: "Stranger Things nos recuerda una época en la que todo era más simple"

El protagonista de Stranger Things revela las claves del éxito de la cuarta temporada de una de las series más aclamadas de todos los tiempos.

El universo Stranger Things continúa agigantándose porque su cuarta temporada ya está en boca de todos, y los pibitos de Hawkings vuelven a juntarse para entender y resolver los misterios de un mundo cada vez con más interrogantes. 

En la piel de Mike Wheeler, el niño que lidera el grupo de nerds aventureros, está Finn Wolfhard, el joven actor que vimos crecer en pantalla y que hoy, a sus 19 años, intenta dimensionar la locura y el fanatismo que causó la serie en todo el mundo.

“Creo que toda esta devoción se debe a que los personajes son queribles y es fácil identificarse con ellos. Pero pienso que lo más importante es que es una historia sin tiempo, aunque transcurra en los ochenta”, explica a El Planeta Urbano.

- ¿Pensabas que la serie llegaría tan lejos? 

-Es increíble estar en la temporada 4. Ni siquiera creíamos que fuéramos a hacer una segunda temporada cuando empezamos a filmar, y no porque pensáramos que la serie era mala, sino porque no sabíamos que iba a terminar siendo algo tan grande. El otro día, Charlie Heaton me contaba sobre un encuentro con Natalia Dyer y Joe Keery cuando terminaron la temporada 1, antes de volver a sus casas. En ese momento, se dijeron algo así como: “Bueno, quizás volvamos a vernos o quizás no”. Fue muy emotivo porque no sabíamos lo que iba a pasar y después fue: “Guau, qué increíble lo que sucede”. Ahora estamos en la temporada 4 y es maravilloso. 

- ¿Qué pasa con Mike al comienzo de esta nueva temporada? 

-En cada temporada, cada personaje debe lidiar con sus propios traumas de experiencias pasadas. En esta, Mike intenta llevar una vida lo más normal posible. Está tratando de ser un adolescente como todos. Le gustan algunas cosas nuevas. Puede que esté un poco más rebelde. Puede que le guste un poco la onda punk y el metal, pero, más que nada, extraña a Eleven y quiere salir de Hawkins un tiempo, tomarse unas vacaciones. 

- ¿Qué tiene de diferente esta temporada? 

-Yo diría que la temporada 4 es mucho más adulta. Todos pueden verla, pero cada año sube un poco más el nivel de terror y de madurez. Lo que me parece genial de la serie es que los personajes crecen y la serie también madura con ellos. Y creces con la serie, lo que me parece fabuloso. Esta temporada sube el nivel de miedo y terror, pero también aumenta la comedia y todo lo demás. 

- ¿En qué estaba Mike al final de la temporada 3 y cómo empieza ahora? -La temporada pasada terminó en que Eleven se iba de Hawkins, y en la nueva Mike va a visitarla a California. Ahí descubrimos que allí es dónde se mudó con la familia Byers la temporada anterior. Volviendo a Mike, ahora está disfrutando de una nueva vida, y es parte de este club de Calabozos y Dragones con otros chicos marginados. Después va a visitar a Eleven, a quien hace un tiempo que no ve, y está muy emocionado de ir a California para estar con ella. 

- ¿Cuáles son las emociones más presentes de Mike en esta nueva entrega? 

-Mike se pone muy oscuro, pero lo que me gusta de esta temporada es que vuelve a tomar el rol del líder. Eso es lindo, porque en temporadas anteriores Mike siguió su propio camino. En la temporada 3, era más bien como un adolescente estereotípico. Ahora es más intenso, es líder y lo hace muy bien. No creo que tenga otra opción esta temporada que liderar. 

-Ahora que todos son adolescentes, ¿cómo cambió todo en la escuela?

-Bueno, a Mike no le interesa ser un chico popular. Está bien en un grupo de marginados. Por otro lado, Lucas sí quiere ser normal y que no lo vean como un marginado, así que él está en otra cosa. El grupo está un poco dividido en ese sentido. 

- ¿Cómo fue meterse en modo adolescencia para Mike, cambiar el vestuario y evolucionar en ese sentido? 

-Fue muy divertido porque en los últimos años estuvimos usando la misma ropa de los ochenta. Ahora, durante toda la temporada, usamos algo más maduro, un poco diferente. Me encantó usar zapatillas Converse, pantalones Wranglers negros y una camiseta. Fue algo diferente. 

-En cuanto al estilo de Mike, ¿cuál fue tu temporada favorita? 

-Mi favorito es el de esta temporada, sin dudas. Puedo usar unas Converse y unos jeans negros geniales de Wrangler. Gaten y yo usamos una camiseta de Hellfire al principio de la temporada. Es un Mike diferente, está empezando a mostrarse un poco más. Me encanta. Se está pareciendo más a un adulto, creo. Está empezando a ver de qué se trata eso. 

- ¿Crees que entiende un poco más quién es? 

-Creo que, en cuanto al estilo, Mike está tratando de entender quién es, eso seguro. Me parece que se preocupa más, porque antes era su mamá la que elegía su ropa, y ahora decide él. 

- Podes contar a grandes rasgos cuál es la historia de esta temporada.

-Eleven está viviendo en California con Joyce, Will y Jonathan Byers. Es como que tiene una nueva familia. No la está pasando bien en la escuela y sufre acoso. Ya no tiene poderes, entonces siente que no tiene nada. Al mismo tiempo, Mike y Dustin forman parte de algo que la gente piensa que es un culto, pero, en realidad es un club de Calabozos y Dragones para nerdos marginados de la escuela, liderado por Eddie Munson. Eddie es como un héroe en la secundaria Hawkins, y se suma a nuestro grupo en esta temporada. Mientras tanto, Mike se está preparando para ir a California a visitar a Eleven. 

- ¿Cómo fue evolucionando tu personaje? 

-Mike empezó la temporada 1 liderando la búsqueda de su mejor amigo desaparecido, Will Byers. Y terminó encontrando algo más cuando se topó con Eleven. Se enamoró de ella. Él es un chico raro y se enamora de alguien como él, marginada, pero a otro nivel. Con su ayuda, encuentra a su mejor amigo, pero queda flechado con ella. A medida que avanzan las temporadas, ves cómo cambian estos personajes. Desde la temporada 1 hasta ahora, Mike estuvo muy involucrado en la evolución de Eleven, y ella en la evolución de Mike. En esta temporada, vemos que Mike vuelve a sus raíces como líder. 

- ¿Hay nuevos personajes?

-Cada año, tenemos algún personaje nuevo, y siempre nos entusiasma porque sabemos que van a formar parte de nuestra familia y nuestro elenco. Este año fue increíble en ese sentido. Joseph Quinn y Eduardo Franco son dos de los mejores actores con los que he trabajado. Cada uno de los personajes que se han incorporado son una parte asombrosa e integral de la serie, incluso ahora, que ya vamos por la temporada 4. Poder llegar y llevar adelante la escena, sobre todo ahora, dice mucho de un actor. 

-Con todos esparcidos en distintas locaciones, ¿cómo cambió la atmósfera de esta temporada? 

-Estuvimos separados durante toda la temporada. Por suerte, pude ver a todo el elenco, así que en ese sentido es igual que siempre. Pero hace que sea aún más agradable ver la serie, porque no me acuerdo bien de las demás historias. Fue hace mucho tiempo y estuvimos filmando en locaciones diferentes, separados. Joe Keery y yo nos mandábamos SMS sobre lo que estaba pasando, qué estaban filmando y era asombroso. Quedé fascinado con todo lo que él estaba filmando; y él, con lo que filmábamos nosotros en Nuevo México. En realidad, todo fue divertido. Creo que el producto final va a ser asombroso. 

- ¿Y en cuanto a la producción? 

-Este es el año más grande, indudablemente, en todos los sentidos. Los Duffer nos están dando pases de gol a los actores. Estuve hablando con Shawn Levy sobre cómo los hermanos Duffer, este año, de verdad nos dieron a los actores unas escenas jugosísimas. Y cuando un actor tiene la chance de hacer algo así, la diversión está asegurada. Le dieron a Maya Hawke, que interpreta a Robin, los monólogos más increíbles. Le dieron el mismo nivel de material a Joseph Quinn, que interpreta a Eddie, y le dieron algo similar a Gaten Matarazzo para Dustin. Son asombrosos escribiendo a estos personajes, y, cuando los actores tienen la oportunidad de hacer lo que mejor saben hacer, la rompen. Creo que hicieron eso para todos este año. También los sets son gigantes, estudios enormes, los más enormes que haya visto en mi vida. Son prácticos, y el diseño de producción es... Filmamos escenas bajo el agua este año. Todo va creciendo. Es nuestra temporada más grande. Tengo muchas ganas de ver qué sigue. 

“Ni siquiera creíamos que fuéramos a hacer una segunda temporada cuando empezamos a filmar, y no porque pensáramos que la serie era mala, sino porque no sabíamos que iba a terminar siendo algo tan grande.”

- ¿Cómo se equilibran en la serie las dosis de acción, humor, terror y drama? 

-Una de las cosas que los hermanos Duffer hacen muy bien es equilibrar los géneros. Desde la temporada 1 se puede ver eso. Cualquiera puede buscar en internet y ver el cuaderno que crearon para el show. Ya sabían cuáles eran todas las influencias que tendría. Y cada año lo hacen mejor. Este año es increíble en acción y comedia; creo que son guionistas de humor encubiertos. En serio creo eso. Hay un gran equilibrio entre el romance, el drama de relaciones y el terror. Son muy buenos equilibrando esos elementos y esos son los géneros clave en esta temporada que ellos lograron muy bien. 

- ¿Cómo fue la dinámica en el set, es decir, entre tomas? 

-Nos gusta reírnos. Con Eduardo Franco, Charlie Heaton y Noah Schnapp tenemos muchas escenas juntos y nos hicimos muy amigos en la vida real también. Nos vemos fuera del set. En general, eso es raro. En Atlanta, estás con muchas personas diferentes y es difícil encontrarse fuera del set. Ahora somos un grupo de cuatro. Salimos todos juntos y Noah nos hace reír muchísimo. A propósito y sin querer. En general, sin querer. Es muy gracioso. 

-Si pudieras interpretar a cualquier otro personaje de Stranger Things en vez de a Mike, ¿a quién elegirías? 

-Me gustaría hacer de Steve Harrington. Me encanta que, con el tiempo, Mike se haya convertido en un personaje más divertido para poder hacer comedia, porque me encanta la comedia. Y me encanta Dustin Henderson también. Dustin y Steve son dos personajes muy divertidos que le agregan muchas cualidades a la serie que yo no hubiese podido agregar. El elemento cómico es algo que siempre respeto, así que elegiría a uno de esos dos, pero me siento muy cercano a mi personaje así que no me imagino haciendo otro. 

- ¿Qué influencia tiene la música en tu proceso durante las filmaciones?

-Tengo que escuchar música para no volverme loco. Tengo una rutina. Todas las mañanas, subo al auto y pongo música hasta que llego al set, y después pongo música cuando vuelvo del set. No sé si es a propósito o algo inconsciente, pero me hace falta. Quizás escuchar música por la mañana me inspira para empezar el día, y después al volver, me desconecta de todo. Me ayuda mucho. Durante la producción, estuve escuchando a una banda que se llama Guided by Voices. Son de Ohio y son geniales. Tienen unos álbumes larguísimos en los que las canciones duran un minuto, así que tienen como 40 canciones. Son muy divertidos. Estuve escuchándolos a ellos la mayor parte del tiempo. También estuve escuchando mucho a Grimes últimamente. Grimes es maravillosa. 

- ¿Qué es lo que más te gusta de esta temporada y qué es lo que tienes muchas ganas de que vean los fans? 

-Lo que más me gusta es el terror. Eso es lo que más me fascina de esta temporada. Hay muchas cosas horrendas. Es, sin duda, la más sangrienta y aterradora. De verdad quiero que la gente sienta terror, en el buen sentido. También creo que los va a conmover, porque a nivel emocional la serie es muy satisfactoria. Pero hay muchas escenas que dan miedo. Espero que eso sea apto para los niños. 

“Todas las mañanas, tengo que escuchar música para no volverme loco.”

- ¿Qué opinas de la comunidad de fans que tiene Stranger Things y por qué crees que son tan leales? 

-Tenemos una base de fans muy devotos en todo el mundo. En primer lugar, creo que los personajes son queribles y es fácil identificarse con ellos. Pero pienso que lo más importante es que es una historia sin tiempo, aunque transcurra en los ochenta. No es un festival de nostalgia y nada más, sino que apela a la nostalgia de todos, no solo de las personas que crecieron en los ochenta. Nos recuerda una época en la que todo era más simple. Y es muy divertido verla. Estamos haciendo una película de 9 horas, básicamente. Solía haber cosas de este tipo todo el tiempo en los ochenta y en los noventa, grandes películas taquilleras que ya no se hacen más. Pero en vez de dos horas, hacemos nueve. Lo cual me encanta. Creo que es algo que la gente extraña y que quiere ver. Me parece que debería haber más series como esta.

Fotos: Gentileza Netflix

Artículos Relacionados

Por Laura Marajofsky
Sus obras llegaron al mundo NFT de la mano de Miloverso, una colección de más de once mil piezas únicas inspiradas en el elefante, su personaje más representativo. De qué se trató el desafío y cómo fue el proceso creativo de su primera incursión en el universo cripto.
Por Marcela Soberano
Mano a mano con la actriz y directora que supo explorar todos los caminos del artista, detrás y delante de la cámara.
Por Leonardo Martinelli
Siempre disruptivo, el actor multifacético de la televisión argentina reflexiona sobre las pasiones que marcaron a fuego su vida, mientras transita la paternidad a los 50 años y disfruta del éxito de protagonizar una de las obras de teatro más celebradas de las últimas décadas.
Por Marcelo Pavazza
La chef e instagramer presenta su primer libro de recetas, que no sólo es un compendio de preparaciones sino también un trabajo con una mirada política sobre la comida y con la perspectiva de género como guía.
Por Mariana Merlo
Se conocieron en Indonesia y, después de enamorarse, fundaron una agencia de contenidos digitales que hoy trabaja con más de 80 marcas en todo el mundo.
Por Gustavo Grazioli
La banda icónica de Uruguay celebra sus 27 años de vida con la salida de un nuevo disco de estudio y vuelve a girar por Latinoamérica y Europa, cerrando el año en un auspicioso Luna Park. Todas las sensaciones, en las voces de su frontman, Seba “Enano” Teysera, y el bajista Nicolás “Mandril” Lieutier.
Por Rolando Gallego
La superestrella uruguaya le pone el cuerpo y el alma a uno de los desafíos más arriesgados de toda su carrera: interpretar a Eva Perón en Santa Evita, la nueva serie basada en la gran novela de Tomás Eloy Martínez.
Por Marcelo Pavazza
Uno de los winemakers más jóvenes e influyentes de la Argentina, habla de sus dos proyectos personales sin discursos armados, con un ojo puesto en la industria y otro en una manera artesanal y entrañable de elaborar etiquetas que dan que hablar.