En épocas digitales, el proyecto del periodista Uriel Lisnovsky revalida viejos aspectos costumbristas y propone una suscripción mensual de libros recomendados y pensados específicamente para cada lector.


“Con Elembook dibujo sonrisas a miles de personas como vos”, dice Uriel Lisnovsky, periodista deportivo y creador de este videoclub literario. “El proyecto nace en agosto de este año –cuenta su creador a El Planeta Urbano–para especializarse en la recomendación de novelas de aventura, costumbristas y policiales”, de las que Uriel se declara fanático.

Las suscripciones mensuales y literarias no son novedad, el mejor ejemplo de eso es el proyecto Bukku, que ya cuenta con un buen camino recorrido. Pero Elembook no es lo mismo. Le da una vuelta de tuerca a esta nueva comunidad de lectores que, aunque incipiente aún en Instagram (@elembook), promete un pronto ascenso. Sobre todo con fantásticas reseñas como la de la aclamada autora argentina Selva Almada, que luego de recibir la caja de Elembook confirmó en su cuenta: “Un proyecto hermoso y muy original”. La tuerca que ajusta para un nuevo lado el proyecto es, justamente, la idea principal que deriva de la palabra “alquiler”: los suscriptores tienen un mes para leer el libro que les dedica Uriel, y luego ese libro debe pasar a nuevas manos.

“Hay un valor muy importante en el trabajo del librero. Esa persona que dedica su tiempo, escucha lo que le contás, lee mucho, conoce las novedades y elige un libro para vos.”

–¿Qué es un videoclub literario y cómo funciona?

–Decidí ponerle a mi proyecto “videoclub literario” para acercar a los suscriptores a la idea del alquiler, como cuando íbamos al videoclub y pedíamos que nos recomendaran una buena peli. Básicamente, el proyecto consiste en conocer los gustos literarios de nuestros suscriptores. Para ello les hacemos una serie de preguntas, como, por ejemplo, qué libros les gustan, cuáles son sus autores favoritos y cuáles fueron los últimos libros que leyeron. Con esta información tengo una idea de qué tipo de libros y qué autores les puedo recomendar. Una vez que cuento con dicha información, me encargo de seleccionar una novela pensada especialmente para el lector, y todos los meses se la hago llegar a su domicilio junto con una libreta en la que pueden plasmar sus opiniones del libro y regalitos para hacer más amena la lectura.

–En tu sitio decís que el emprendimiento nace un poco de tu trato con los clientes asiduos de la librería. ¿Hace cuánto que sos librero?

–Hace trece años. Me gusta mucho el trabajo y disfruto recomendando libros. Es muy gratificante cuando el cliente vuelve y te dice “me gustó mucho el libro que me recomendaste”. Hay un valor muy importante en el trabajo del librero. Esa persona que dedica su tiempo, escucha lo que le contás, lee mucho, conoce las novedades y elige un libro para vos.

–En general, a los que nos gustan los libros nos suele gustar tener el “objeto libro”. Vos proponés que los libros no queden, sino que circulen. ¿Cómo reciben tus suscriptores la idea? ¿Alguno te propuso quedarse con el libro que le recomendaste?

–Eso es lo que pienso. Que son muy buenas novelas que podemos leer todos, no son para que queden en casa. Que circulen de lector en lector. Que todos las podamos disfrutar. Está la opción de que un lector pueda quedarse con la novela: si le gustó mucho y quiere conservarla puede adquirirla por el 50 por ciento del valor con el que se vende en las librerías.

–La escritora Selva Almada mostró en su Instagram la llegada de un envío de Elembook. ¿Cuál fue la reacción de la gente en general cuando lanzaste el proyecto?

A la gente le gustó mucho el proyecto, le pareció una idea muy original que una persona se ocupe de pensar qué novela te puede gustar. A veces el exceso de oferta está buenísimo, pero en este caso no ayuda. Vas a una librería, ves tantas novelas de tus géneros favoritos que no sabés por dónde arrancar. Sólo en la mesa de novedades son tantas que no sabés cuál elegir. Pero si vos tenés una persona que te conoce y te dice “esta novela es para vos”, la mitad del camino está hecho.

–Otra cosa que llama la atención en la caja que te llega es la libreta para dejar tus comentarios de lectura. Es como una especie de foro analógico. Vos me podés mandar un libro y, de repente, yo encuentro un comentario de Selva Almada sobre esa lectura. ¿La gente se anima a dejar su comentario?

–Cuando te llega la caja, contiene la novela sorpresa y, con ella, su libreta. Todos los lectores pueden ver qué opinaron los otros de dicha novela. Por ejemplo, si te toca una novela que antes le llegó a Selva Almada, podés ver qué piensa ella, si le gustó, etcétera. Muy importante: no leer la libreta antes de terminar de leer la novela (risas). Sí, a los clientes les gusta mucho poder dar su opinión y sus impresiones del libro que les tocó.