Un total de 456 concursantes desesperados compiten en un misterioso juego de supervivencia que consiste en múltiples rondas de juegos infantiles. ¿La meta? Ganar un premio de 45.600 millones de wones para salir de la miseria. Conocé todo sobre la nueva serie coreana furor en Netflix. 


1. El origen del título

El creador y director Hwang Dong-hyuk explicó de dónde viene el título de la serie: “El juego del calamar es un juego que solía jugar cuando era chico en el patio de la escuela o en las calles del vecindario. Sentí que podría ser el más simbólico para representar el tipo de sociedad en la que vivimos hoy”. En esta serie, todas las pruebas se tratan de juegos infantiles tradicionales coreanos, con la única y gran diferencia de que los perdedores mueren. 

2. Todo comenzó en 2008

El creador Hwang Dong-hyuk comenzó a escribir el primer borrador en 2008, mucho antes de algunas de sus películas más exitosas como Silenced o The Fortress: “Estaba leyendo muchos cómics y terminé el guión en 2009. En ese momento, parecía muy desconocido y violento. Hubo personas que pensaron que era demasiado complejo y no comercial. No pude conseguir suficiente inversión y el casting fue difícil. Me metí en él durante un año, pero tuve que ponerlo en pausa en ese momento”. Diez años después, el gigante Netflix apareció en su vida. 

3. Distinto a otros programas de supervivencia

A pesar de algunas similitudes percibidas con otros programas de género de supervivencia, El juego del calamar tiene rasgos únicos que lo distinguen. Hwang Dong-hyuk explicó: “La esencia de los juegos de supervivencia es el nivel de entretenimiento que se ve a través de ellos y cómo los participantes luchan por ganar estos juegos. El principal factor diferenciador de la serie, es la simplicidad de las reglas: no se gasta mucho tiempo ni energía en comprenderlas, son muy simples. En lugar del juego en sí, El juego del calamar se centra en cómo actúan y cómo responden a lo que les sucede. En los juegos de supervivencia, por lo general, miramos a los ganadores; pero acá eso es distinto. Sin perdedores, no hay ganadores”.

4. Hay muchos personajes memorables

Con 456 participantes, no es de extrañar que haya personas con diferentes estilos de vida. Gi-hun (Lee Jung-jae) es una divorciada que lucha contra el fracaso empresarial y las deudas. Su amigo del barrio Sang-woo (Park Hae-soo) fue a una prestigiosa universidad y trabaja en una empresa de inversión, pero termina en una situación difícil. También participa Sae-byeok (Jung Ho-yeon), una desertora norcoreana que se esfuerza por reunir a su familia. Otros personajes interesantes incluyen a Deok-su (Heo Sung-tae), que es un gángster, y Jun-ho (Wi Ha-jun), un oficial de policía que descubre los juegos mientras busca a su hermano desaparecido. 

5. Gran simbolismo, increíbles decorados y música nostálgica

Además del factor de entretenimiento, hay mucho simbolismo que apreciar. Toda la serie es una alegoría destinada a simbolizar la competitiva sociedad contemporánea en la que vivimos. La forma en que los humanos cambian como adultos a través de la sociedad se refleja en cómo los juegos de niños inocentes se transforman en algo aterrador y mortal. Los actores también destacaron los decorados detallados y el hecho de que el director no se basó en gran medida en los gráficos por computadora, optando por decorados realistas y a gran escala. Por último, la música refleja lo que escuchaban los niños en los años 70 y 80, lo que resulta en un sentimiento nostálgico y familiar. Todos estos atributos se unen para una experiencia envolvente.