Mendoza, la gran provincia vinícola argentina, es el escenario ideal para disfrutar del Chevrolet Cruze. Sus prestaciones y confort serán el toque de distinción de una experiencia inolvidable.


Abrasado

Después de hacer base en la ciudad de Mendoza, es una gran opción dictarle al sistema de asistencia OnStar el nombre de este lugar ubicado en Guaymallén, a sólo diez minutos del microcentro. En combinación con MyLink, su sofisticado sistema multimedia, el Cruze dará las coordenadas al navegador para llegar con precisión al restaurante perteneciente a Bodega Los Toneles, donde la estrella es la carne madurada en seco, proveniente de ganado propio criado en la provincia de Córdoba y seguido paso a paso hasta llegar “del campo al plato”. Acompañan los excelentes vinos de la bodega. Un gran arranque.

Casa del Visitante

Es tentadora la posibilidad de seguir el recorrido por Maipú, la zona más poblada de bodegas de la provincia, aprovechando el buen estado de los caminos ya que el comportamiento en ruta del Cruze es ejemplar gracias al motor Ecotec 1.4 Turbo, tan potente como silencioso. Allí, separada de la ciudad por unos 35 km, se encuentra Finca Maipú, de Bodega Santa Julia, punta de lanza de este enclave turístico que combina visitas a la bodega, degustaciones de sus etiquetas y del portfolio de vinos y aceites de Familia Zuccardi, paseos, pícnics y comidas deliciosas tanto en el espacio gastronómico homónimo como en el restaurante Pan & Oliva, a los que se accede mediante un largo y precioso sendero circundado de vides.

Espacio Trapiche

También en Maipú, una bodega centenaria espera. O, mejor dicho, la Mejor Bodega del Nuevo Mundo, según la edición 2019 del concurso Wine Star Awards. Contiguo a ella se ubica este restaurante, donde reinan los colores cálidos y grandes ventanales ofrecen una vista inmejorable de los viñedos. La propuesta se completa con un menú degustación ideado por el chef Lucas Bustos, en maravilloso acuerdo con las grandes etiquetas que nacen de la inspiración y el trabajo del enólogo Daniel Pi. Ideal visitarlo a la hora de la cena y, cuando llega la partida, abrir el techo solar del Cruze –incluido en su versión cinco puertas– para contemplar las estrellas de la noche mendocina.

Casa Vigil

Más al sur, en Paraje Chachingo, y siempre en Maipú, se encuentra este hermoso y lúdico espacio creado por Alejandro Vigil, uno de los enólogos argentinos más reconocidos en el mundo. La visita vale por sí misma, pero es altamente recomendable no irse sin conocer su exquisita gastronomía, que llega acompañada por una degustación de sus grandes y premiadas etiquetas, El Enemigo y Gran Enemigo, mientras se contempla el paisaje agreste que rodea al establecimiento. Está ubicado muy cerca de las barrancas del río Mendoza, y los senderos que conducen al lugar son una buena prueba para los sistemas de control de tracción y estabilidad que el Chevrolet Cruze trae de serie en todas sus versiones.

Espacio Críos

El camino entre la ciudad de Mendoza y la bodega Susana Balbo Wines, ubicada en Agrelo, Luján de Cuyo, incluye un buen tramo por la ruta 40. Gran oportunidad para disfrutar del confort que otorga el interior del Cruze Premier, con su tapicería en cuero ecológico, sus armónicos detalles estéticos y la posibilidad de aprovechar su conexión wifi (disponible hasta para siete dispositivos) y el cargador inalámbrico para celulares, que nos hace olvidar por un momento de cables y enchufes. El resto consiste en llegar y disfrutar de las instalaciones: hay juegos al aire libre para niños, zona de degustación de vinos y la frutilla del postre: Osadía de Crear, el restaurante cuyos fuegos comanda el chef Hernán Gipponi.

Rosell Boher Lodge

Seguir viaje sin abandonar Luján de Cuyo, pero yendo más al sur, es también una oportunidad para conocer a fondo los elementos de seguridad del Cruze Premier, que incluyen alerta de colisión frontal, alerta en punto ciego y sistemas de mantenimiento de conducción dentro del carril y de distancia al vehículo delantero. Un tramo provechoso que además tiene recompensa: con las montañas cordilleranas como panorama envolvente, se encuentra este distinguido complejo dotado de once villas privadas con jacuzzi, además del espacio gastronómico, ganador del premio Mejor Restaurante de Bodega del Mundo 2020, donde se puede probar el nuevo Menú de Siete Momentos, maridado íntegramente con espumantes de la bodega.