Lejos de quedarse sólo con el público gamer, la plataforma no para de crecer. Transmisiones y retransmisiones en vivo vía streaming, pero también fenómenos que incluyen desde la generación de tribus hasta charlas, conferencias, clases, grabaciones de podcasts, juntadas virtuales y mucho más. El futuro llegó.


Si bien Twitch es una plataforma que arrancó en el contexto del streaming de videojuegos (torneos, gaming sessions y demás eventos relativos), movilizando marcas de este segmento, la novedad es que ahora también convoca a otro tipo de públicos, generando comunidades en torno de distintos tópicos. “Twitch es de las plataformas de transmisión de videojuegos más estables y reconocidas. Es utilizada por miles de streamers en el país y existen muchos complementos que la hacen muy fácil de usar. Cada año aumenta notablemente la cantidad de espectadores, y muchos hacen zapping entre plataformas buscando contenido de distintos juegos. Actualmente, muchos youtubers que no transmitían en Twitch han comenzado a hacerlo. A la Asociación llega una gran cantidad de consultas sobre capacitaciones para casters (comentaristas de videojuegos) y operadores de transmisiones. Estamos frente a una oportunidad laboral para muchos jóvenes que tienen facilidad para este tipo de herramientas”, explica Nicolas Honeker, de la Asociación de Deportes Electrónicos y Videojuegos de Argentina (DEVA), sobre cierto corrimiento que se está comenzando a dar.

Puestos a hacer comparaciones con YouTube, la plataforma audiovisual por excelencia de las últimas décadas, que ya está teniendo migraciones de nuevos y jóvenes públicos (sobre todo para las transmisiones streameadas en vivo), las ventajas de Twitch, en primera instancia, son una versatilidad y un dinamismo que los usuarios aprecian. “Es una plataforma más dinámica, por el vivo y el chat, y además muy flexible, ya que ofrece casi cualquier tipo de contenido; podés hacer videos, imágenes, transiciones, filminas, mostrar y pausar videos, buscar en vivo, la gente puede plantear temas, se hacen sorteos, encuestas, etcétera”, detalla Alejandro Csome –AKA Bauhasaurus en Twitter–, divulgador de arquitectura que comenzó en julio con sus streams temáticos en Twitch (twitch.tv/alejandrocsome).

En segunda instancia, a una plataforma como YouTube, utilizada por el segmento influencer pero en donde, se sabe, la monetización es costosa y a muy largo plazo debido a la competencia, Twitch también le saca ventaja. “El engage, que en YouTube vos lo tenés que pedir diciendo ‘suscríbanse, etcétera’, en Twitch es al revés, alguien comienza donando bits o poniendo un emote o proponiendo algo y luego la gente se va prendiendo. La plataforma tiene otro espíritu. Además es más fácil monetizar contenido: si le gusta lo que hacés, la gente directamente te dona bits, o te hace una donación donde vos le digas. La dinámica de la plataforma hace que si cien personas te están prestando atención en ese mismísimo momento, motorizar cualquier acción es mucho más fácil”, agrega Csome, que en apenas tres meses ya ha consolidado un público de nicho con encuentros sobre arquitectura al que asisten de 500 a 800 personas.

Por otro lado, gracias a que figuras masivas con una gran base de fans, como Migue Granados o el Kun Agüero, comenzaron a utilizar Twitch, mucha gente nueva se acercó a la plataforma queriendo saber de qué se trataba.

Micronichos y temáticas

¿Qué otros tópicos la están pegando? Bueno, para comenzar, la música es un nicho en expansión en la plataforma; sin ir más lejos, uno de los streamers del momento es Papo MC, un freestyler (conocido por haber sido campeón de la Argentina en 2016) con 820 mil seguidores en esa red.

Facundo Díaz, periodista con experiencia en radio, se dedica a hablar exclusivamente de música desde su canal (twitch.tv/jfacundodiaz). “Me acerqué a Twitch para hablar de música por la fantasía de hacer radio de noche. Cuando empecé me servía de complemento a mi trabajo de periodista, porque sentía que allí podría hacer algo diferente de lo que ya hacía y sin tener que ser tan riguroso, pero cuando Radio Cantilo cerró –de un día para el otro y sin aviso–, me enfoqué en Twitch. Si bien el entusiasmo inicial tenía que ver con la radio, intenté aprovechar lo que te permite el stream: hablar de uno mismo. Pero no hablar de uno como una cuestión ególatra, sino aprovechar la cercanía de streamear desde tu casa y esa calidez para hablar de uno, de su experiencia y de cómo la música lo atraviesa”, confiesa, poniendo el foco en uno de los fuertes de Twitch: la interacción directa y sincera con la audiencia.

Por su lado, Jazmín Pastela (twitch.tv/Pastela), artista y diseñadora, se dedica a hablar de relaciones y experiencias personales. “Utilizo Twitch para hablar con gente, principalmente. Me gusta pensar en algún tema en particular para conversar y que haya un ida y vuelta entre la gente que ve el stream y yo. Me parece que Twitch es una plataforma fantástica para llegar de otra manera a posibles consumidores. Los streamers se muestran cercanos, espontáneos y no tan prolijos o perfectos como en otras redes sociales.”

En Twitch se pueden hallar talk shows, como el de Nicolas Copano; programas de cine, como Ciclo de la Luna; streams con gente del mundo del diseño, y comedias, como Trigo, con Tomás García, Damián Kuc y Agustín Aristarán, e incluso ahora también grabaciones de podcasts o programas radiales que se transmiten vía Twitch, como es el caso del podcast Idea millonaria, con Axel Marazzi y Valentín Muro. Literatura, música, moda y siguen las firmas.

Incluso también hay espacio y público para consultas impositivas. Sí, lo que leés. Todos los jueves y domingos a las 23, el periodista Juan Ruocco (twitch.tv/realjuanruocco) lleva adelante un ciclo bautizado Autoayuda para monotributistas. “Es una especie de consultorio tipo Luisa Delfino pero para personas en situación de monotributo. En general hablamos de algún tema que surgió en el día (principalmente en Twitter), de tecnología (criptomomedas, video y defensa) y suelo sacar al ‘aire’ a algún amigo invitado o alguien del chat. Obvio, también hablamos de facturas demoradas y clientes que no pagan a tiempo. Es un medio de experimentación audiovisual porque permite crear pequeños estudios de TV en un living, una biblioteca, un cuarto, una cocina.”

El diez del Manchester City es la nueva sensación del streaming. Tiene más de dos millones de seguidores y siete millones de visitas. Crack dentro y fuera de la cancha.

Nuevas comunidades

“Algo que particularmente me gusta es la falta de apuro del formato, los streams no tienen tiempo límite. La posibilidad de las pausas al hablar, no correr con las tandas radiales, charlar con tranquilidad y apostar por el contenido de forma total”, reflexiona Díaz.

Otros tiempos, más interacción, un espíritu menos tóxico (a diferencia de otras redes, como Twitter) por la dinámica de moderación que se establece y el control que tiene el streamer, más posibilidades expresivas para el usuario amateur y mayor capacidad para monetizar son algunas de las puertas de entrada para la mayoría de estos creadores de contenido.

El desafío para casi todos reside en importar público de plataformas más tradicionales, como la radial o las redes sociales, e incorporar los códigos de una nueva herramienta en crecimiento. Sin embargo, ya no hay duda: una parte fuerte del futuro del contenido audiovisual va a pasar por esta plataforma. O la que la reemplace.