La segunda parte de la esta serie alemana que apela al humor vertiginoso y al libre mercado digital ya está disponible en Netflix. Una joyita más del país europeo que vale la pena ver.


La televisión milennial viene gestando un fenómeno que, al menos con estas características, es nuevo: las series de adolescentes que están concebidas a priori para el público adulto. Stranger Things, Sex Education, How to get away with murder, son las primeras que se me vienen a la cabeza.

How to sell drugs online (fast) es una muy buena serie alemana que encaja en esos parámetros. Dos amigos nerd, en el camino de montar una novedosa app se encuentran medio por casualidad embarcados en la venta online de extasis.

Para eso, incursionan primero en el mundillo de los dealers en un pueblo de Alemania de 20.000 habitantes, conociendo siniestros pero muy logrados personajes, y luego en la Darknet, esa subtrama de redes donde todo puede venderse y todo conseguirse, como bien lo describiera otra serie que va en parte por estos carriles, Startup.

El ambiente en que se mueven estos nerds, que sueñan con ser unos ganadores, es el del college, donde no son precisamente parte de los privilegiados, surfeando entre enemigos influencers y amores frustrados. La vida del adolescente del siglo XXI está reflejada con mucho detalle, y los recursos visuales de la serie -si bien conocidos- son empleados con enorme creatividad.

El padre policía, la ex novia cuasi adicta y fanática del Instagram, el proveedor mediocre, todos ellos y los que los acompañan son caracteres delineados con precisión, el montaje y la fotografía, al igual que las locaciones del envío y los guiones aciertan en cada escena. La banda de sonido -que en las series de los últimos años ya son un personaje más de la trama, y éxitos en Spotify- resulta impecable.

Esta alianza de Netflix con las producciones alemanas es sumamente alentadora. Maximillian Mund (Moritz), Danilo Kamber (Lenny), Ronald Riebeling (Jans) destacan dentro de un armónico casting, y se lucen como grandes comediantes. La serie va por la segunda temporada.