El entretenimiento se ensancha y un nuevo jugador se suma al ecosistema: Esteban Bigliardi y Dolores Fonzi protagonizan la primera ficción argentina de Movistar Play. Cómo es su estreno en medio de la pandemia.


Pasó mil veces y va a seguir pasando: algunas personas exitosas no viven la vida que en verdad quisieran vivir. Ser abogado, trabajar en un poderoso estudio y ser propietario de un bonito departamento no es el plan que más llena a Esteban, un cuadragenario en búsqueda de su verdadera vocación. Mientras deja el estudio de su padre, se lanza a la aventura de ser actor, su verdadero sueño. Pero en medio aparecen las luces y miserias de la vida cotidiana, las peripecias de un mundo que desconoce y la comedia en su fase deadpan.

Con resortes emocionales de la comedia estadounidense moderna (más cercana a la reflexión de Noah Baumbach que a los gags adultescentes de Judd Apatow); con esquirlas de nuevo cine argentino (ciertos tiempos, ciertos modos y ¡Esteban Bigliardi!, que actuó previamente para Lisandro Alonso y Alejo Moguillansky), y con un tendal de caras conocidas (Violeta Urtizberea, Dolores Fonzi, Daniel Hendler, Julieta Zylberberg, Martín Piroyansky, Carla Quevedo, Pilar Gamboa, et al.), Manual de supervivencia se yergue como la primera serie original de Movistar producida cien por ciento en la Argentina.

“Lo que a la directora de la serie le atraía era mi historia personal: soy abogado, me recibí a los 23 años y después dejé la profesión para convertirme en actor.” (Esteban Bigliardi)

De esta manera, con la compañía telefónica acercándose al mundo de los contenidos on demand, otro jugador se suma al ecosistema de streamings (acá, con Play) y de los generadores de entretenimiento doméstico. En rigor, Manual de supervivencia, dirigida por Victoria Galardi (que ya mostró su talento en el filme Pensé que iba a haber una fiesta y acá también oficia de coguionista), es una historia de ocho episodios que ensalza la comedia y gana fuerza desde el drama.

“Que nosotros seamos parte de la entrada de Movistar Play en el mercado argentino con esta propuesta tan personal nos generó mucha alegría, y en especial en este momento, cuando las plataformas están al rojo vivo con la gente en sus casas consumiendo ficción”, explica Bigliardi. “Estamos contentos y esperando ver las devoluciones de la gente. A quienes tuvieron la oportunidad de verla en los testeos previos les encantó, las devoluciones fueron muy buenas”, profundiza el protagonista de la serie.

Inicialmente, la serie resultó ganadora del Concurso Federal de Series de Ficción y Docuficción del Incaa, y después se sumó Movistar para terminar su corte y confección. “Fue un proceso increíble porque venimos trabajando con la directora desde hace más de cinco años”, recuerda Bigliardi. “Primero fue una idea de un largometraje y después se transformó en una serie cuando surgió lo del premio del Incaa”, sigue.

Entre las mayores confesiones de Manual de supervivencia está la relación de la vida real de Bigliardi con la que pintaron en la ficción. “Lo que a Victoria le atraía era mi historia personal: soy abogado, me recibí a los 23 años y después dejé la profesión. No ejercí y me dediqué a viajar por mucho tiempo, como hasta los 32 años. Después empecé a hacer talleres de teatro y me metí en el mundo de la actuación, en el teatro, en el cine, en la televisión, pero a ella le atraía la idea de alguien que se había dedicado a una carrera y de golpe decidió tomar otro camino”, dice Bigliardi sobre la mirada de Galardi de inspirarse en su propio devenir. “Le interesó la idea de romper con eso y de lanzarse a algo más inestable, al vacío de una profesión que no tiene tantas posibilidades de trabajo como las que tiene un abogado, que tiene muchas más opciones que un actor.”

“Estando encerrados no hay nada mejor que algo que nos venga a cambiar la perspectiva, aunque sea un rato.” (Dolores Fonzi)

A pesar de las diferencias, los contextos y los presupuestos, Manual de supervivencia tiene algún eco de Atlanta, la popular serie de Donald Glover. Será la fina línea entre el chiste, la tensión y el desconcierto (su novia no recibe una beca, pero el nombre del destino le recuerda a un musical), el extravío generalizado (casi todos están en la búsqueda de la búsqueda) o, tal vez, la forma en que los personajes resuelven la acción (un amigo acompaña a Esteban a despedir a su psicoanalista y se levanta a un chongo o, mismo, con Esteban cuidándole el bebé de Eli, a quien apenas conoce). Como sea, Galardi, su directora, se asume fanática de Better Things, de Louie y de la mencionada Atlanta. Y reconoce: “Si bien me encantaron las tres, cada una por diferentes motivos, Manual de supervivencia no bebe de ninguna de ellas”.

“Las expectativas son grandes, tengo ganas de que todo el mundo la vea”, suma Violeta Urtizberea, que acá hace de Ana, ex pareja de Esteban, una joven que también anda atribulada con su futuro profesional. “Creo que es un producto que a la gente le va a encantar y que quizás no está tan acostumbrada a ver acá en la Argentina. Siento que es muy original, que no está visto ese lenguaje, ni la imagen, ni los guiones. Hay algo que me parece que es muy único y pienso que los espectadores van a terminar sorprendiéndose”, continúa la actriz.

Con una avant-première online condicionada por la coyuntura (con presencia de sus protagonistas en un streaming por YouTube), Manual de supervivencia le llegará a un público que ya viene apuntalado con las series. “Espero que le guste a la gente. Realmente siento que es un gran momento para su estreno”, aporta Dolores Fonzi, quien acá hace de Eli, una joven mamá que también anda buscándose. Y concluye: “Estando encerrados no hay nada mejor que algo que nos venga a cambiar la perspectiva, aunque sea un rato”.