A muy poco de haber sido incluido por el Master of Wine norteamericano Tim Atkin en la lista de los 10 Winemakers más importantes de América Latina publicada por la revista Decanter, el innovador responsable enológico de Familia Zuccardi responde un ping-pong donde, además de sus pensamientos y definiciones, el protagonista es, cuándo no, el vino.


— ¿Podrás definir el vino en una palabra?
—En una no, en dos: lugar y cultura.

— ¿Qué otra profesión te hubiese gustado intentar de no haber sido enólogo?
— ¡No soy enólogo, soy ingeniero agrónomo! Si no, hubiese sido veterinario.

— ¿Qué se necesita para apreciar un vino en toda su dimensión?
—Conocer el lugar de donde viene y quién lo hace.

— ¿Cuál fue el primer vino que te deslumbró?
—Un Champagne Lanson de 1938. Me rompió la cabeza cómo un vino podía estar tan vivo después de tantos años. Pensar en qué circunstancias fue hecho y todas las cosas que pasaron durante ese tiempo.

— ¿Y el mejor que bebiste en tu vida?
—Imposible decir uno… pero Soldera Brunello di Montalcino 1993 me marcó.

— ¿Cuáles son, en orden, tus países productores favoritos?
— ¡Muchos, y no los puedo ordenar! Hoy se están haciendo grandes vinos en muchos lugares del mundo. Va una lista de regiones: Borgoña, Barolo, Jura, Côtes du Rhône Nord, Montalcino, Etna, Ribeira Sacra…

— ¿Cuál es tu zona productora favorita de la Argentina?—Lugares en el Valle de Uco como Gualtallary, San Pablo y Altamira están al nivel de los mejores del mundo.

— ¿Cuál es la mayor cantidad de botellas que bebiste en una comida con un grupo de amigos?
— ¡Muchas! No recuerdo cuántas pero no entraba una copa más en la mesa.

—Vino con soda, ¿sí o no?
Vino igual a placer, así que sí.

— ¿Qué otra bebida alcohólica preferís además del vino?
—Casi solo tomo vino, pero los vermut me atraen mucho.

— ¿Tenés alguna cepa preferida? ¿Por qué?
—Creo que en nuestra región el Malbec es una variedad que tiene la adaptacion y la transparencia para expresar nuestros lugares.

— ¿Cuál es el mejor vino para acompañar un asado jugoso?
— ¡No hay solo uno! Pero un Malbec de Gualtallary o Altamira es un gran companero.

—Mendoza es…
—Cordillera de los Andes. Montaña.

— ¿Qué vino de los que hacés descorcharías en una ocasión muy especial?
—Piedra Infinita 2016 es un vino que me gusta mucho.

Orgullo de hacedor
“Este vino que a mí me marcó el rumbo. Aquí nos soltamos de algunas ataduras y fuimos a buscar el lugar y la textura sin miedos”, dice Sebastián de este Concreto Malbec. Proveniente de Finca Piedra Infinita, en Paraje Altamira (Valle de Uco, Mendoza), un terruño ubicado a 1100 msnm, es un ejemplar en cuyo perfil se traduce la mineralidad y el carácter salvaje que el calcáreo le imprime al vino.