Andy Cherniavsky se confiesa: "Me hubiese gustado haber tenido otra vida"

La más rockera de las fotógrafas abre su archivo personal para revelar el anecdotario de las vanguardias de los 80, los 90 y los 2000 junto con un recorrido doloroso y valiente. La apuesta mayor de una artista consagrada que se define como “una gran laburante”.

Con la dictadura cívico-militar aún vigente, sin sus padres, con un hermano menor a cargo y con nada (nada) de experiencia, una jovencísima Andy Cherniavsky se abrió camino en el mundo de la fotografía y, particularmente, en el rock de los agitados años ochenta.

Cámara en mano supo acompañar a leyendas como Charly García, Andrés Calamaro, Virus y Soda Stereo, por nombrar algunos, y le imprimió su estética a la escena nacional de esa década así como también a la publicidad de los noventa y al arte fotográfico de los 2000.

Todo eso y más repasa en "Acceso directo", su libro de memorias que ahora llega al cine en forma de película documental dirigida por Eduardo Raspo y bajo el nombre de "Expuesta".

–Tardaste mucho en aceptar que se hiciera esta película, ¿la ves y pensás “¿por qué me demoré?”?

–No, no pienso eso; la veo y me emociono, me duele la película, esa nena que fui y que por suerte supo salir ilesa de eso, del rock, de mis viejos, que por suerte supieron reparar con tiempo todo el desastre que hicieron. Me duele, me duele mucho. Me costó decirle que sí a Eduardo Raspo y ahora estoy contenta porque soy crítica de mi trabajo. Me pasó con el libro, "Acceso directo", que no lo volví a leer.

La fotógrafa publicó "Acceso directo", su libro de memorias que ahora llega al cine en forma de película documental dirigida por Eduardo Raspo y bajo el nombre de "Expuesta".

–Soltás.

–Suelto, suelto. Estoy pensando en mañana, en el próximo laburo, nunca miro hacia atrás.

–¿Y cómo te sentiste con esta gran mirada hacia atrás?

–Al estar mi vida, me siento muy expuesta, muy, y me duele, me duele mucho la película. Pero creo que es una gran enseñanza y que va a crecer mucho a medida que la vean. Soy una gran laburante y la película tendrá que hacer el recorrido que tenga que hacer, lo mismo que el libro.

–¿Qué distingue a las dos experiencias?

–Son tonos distintos; la película es muy introspectiva y me es más fuerte, porque una cosa es leer el libro en tu casa solito y otra es estar en el cine con otras personas, repasando partes de la vida que me duelen y otras que me encantan.

"Escucho mucha música vieja, tengo amigos que cantan y nos juntamos en casa. Voy a ver cosas nuevas, me gusta, pero fui a ver a Fito Páez y sentí “esto es lo mío”. Le escribí y le dije “fue como la primera vez, bailé, canté...”.

–¿Por ejemplo?

Me encanta haber sido parte del rock, me siento realmente parte de ese movimiento y me gusta. También me gusta que Hilda Lizarazu haya hecho la canción de la película y me gusta haberla hecho. Fue duro, pero estoy muy contenta, es un producto del que estoy orgullosa porque tiene cosas divertidas y terribles, es parte de la historia, y creo que es lo que más me gusta de mi trabajo.

Una se esconde tras la cámara fotográfica, es un lugar donde mirás sin ser muy visto, por eso no hay muchas fotos de mí, porque siempre estoy escondida, soy bastante fóbica, de chica fui muy insegura mientras hacía todo eso.

–¿Sos nostálgica de esa época?

–No, ni loca subiría a un escenario a hacer fotos hoy, lo tengo recontra tachado, miro solo el archivo, porque está muy vivo, en documentales, en libros, en revistas, en nuevas publicaciones... Nunca estuvo tan vivo como ahora, que hay una revaloración de mi trabajo.

Me escriben mucho por Instagram diciendo “yo hubiera querido vivir una cuarta parte de lo que vos viviste”, pero a mí me hubiese gustado tener otra vida; quería ser una nena normal, quería ir a almorzar con mi familia, acostarme en la cama con unos padres que no estaban.

“Éramos todos unos desarraigados, porque ser rockero en la Argentina no se podía, estaban prohibidos en la radio Charly, Spinetta... hasta Gardel estaba prohibido. Éramos unos parias.”

–¿El rock fue como una familia sustituta?

–Sí, en el rock éramos todos unos desarraigados, porque ser rockero en la Argentina no se podía, estaban prohibidos en la radio Charly, Spinetta... hasta Gardel estaba prohibido. Éramos unos parias, no podíamos adueñarnos de un lugar: no podías ir a recitales, no había cosas importadas, no había cámaras, no había flashes, no había libros, no había revistas, no había discos, teles... no teníamos nada, solo nos teníamos a nosotros.

Vos escuchás “Marcha de la bronca”, de Pedro y Pablo, y pensás “estos tipos tenían unas terribles pelotas para salir a decir eso”. Ahora vengo de Colombia, de dar clase en una universidad, que es algo muy importante para mí, porque me hubiese encantado estudiar fotografía en una universidad, me hubiera encantado ir a Nueva York, todo lo que no pude.

Creo que la inseguridad me venía porque yo no tenía a ningún profe para decirle “¿está bien esto?”, y me aterrorizaba no saber qué estaba bien y qué estaba mal. En esa época ni nos pagaban, era de onda, y lo bueno era que no existía la industria. Charly hacía las cosas por amor a la música y yo por amor a la fotografía; iba con Serú Girán al Teatro de la Cova, de San Isidro, y después no salía nada porque no había luz, ni un seguidor, y no tenía a quién preguntarle.

–¿Te costó adaptarte a otros rubros?

–No, tengo una avidez grande por aprender, y en el momento en que me empieza a aburrir algo, me voy. No es que del rock me aburrí, sino que no tenía desafíos y encima me tenía que enfrentar a la violencia, mientras que en la moda, en la publicidad, era todo figuritas de color, peinadores, maquilladores, vestidos increíbles...

Charly García posando para Andy Cherniavski

–¿No te sentías sola?

–No, ya estaba más grande, más segura de mí misma, aunque en la fotografía siempre hay algo de duda: ¿estará bien? ¿le gustará? Después aumenta la mirada, son muchos más los que opinan. Trabajar con celebrities, que lo hice en los 2000, es muy difícil también, cambiaron las cosas; en el rock podías zapar más.

–¿Qué música escuchás?

–Escucho mucha música vieja, tengo amigos que cantan y nos juntamos en casa. Voy a ver cosas nuevas, me gusta, pero fui a ver a Fito Páez y sentí “esto es lo mío”. Le escribí y le dije “fue como la primera vez, bailé, canté...”.

Vuelvo a esa época muchísimo y también soy muy curiosa con la música, me gustan mucho Conociendo Rusia, Bandalos Chinos. Mi hija siempre me muestra algo; me gusta que se haya criado con el rock de los ochenta y ahora ella me muestre cosas.

Muchas veces en el auto le pregunto “¿eso qué es?” cuando me resuena algo que tiene que ver con lo que me gusta; las canciones, las letras, lindas melodías, algo que decir, que transmitir. En cuanto veo algo que me emociona un poco, me interesa.

Fotos: Alejandro Calderone Caviglia

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano
Es abogada de artistas, creativos y emprendedores, y desde su cuenta de Instagram se mete de lleno en los escándalos legales del momento. En esta nota, analiza, entre otros, el caso de la session de la artista colombiana junto a Bizarrap.
Por Rolando Gallego

Aunque dice que le gustan los personajes miserables, esta vez se puso en la piel del mítico Dr. Tangalanga, el héroe anónimo que se las ingenió para hacer de la broma telefónica una carrera. El peso de interpretar a un humorista que rompió paradigmas, la importancia de la libertad creativa en el trabajo y cómo escapar de la solemnidad sin morir en el intento, en este mano a mano.

Por Hernan Panessi

Es el artista argentino más escuchado en el mundo: 50 millones de oyentes mensuales en Spotify, más de 6.300 millones de views en YouTube y una explosión viral con Shakira que sigue creciendo. Todo, sin sacarse los lentes y desde su cuarto en Ramos Mejía. Los secretos de un furor sin precedentes.

Por Lorena Marazzi

Luego de trabajar en los bares más sofisticados de Buenos Aires, viajó a San Pablo (Brasil) para descubrir su lugar en mundo. Allí, fue reconocida como la bartender del año, un título que defiende con mucho amor, trabajo y dedicación.

Por Rolando Gallego

El primer gran salto de la actriz que, al otro lado del Río de la Plata, soñaba con actuar en Floricienta y Casi ángeles. Elegida entre 750 postulantes por el voto de 1.961 socios productores y dirigida por Ana García Blaya, interpreta a Guerra en la adaptación del best seller de Pedro Mairal. 

Por Daniel Bajarlía

Retrató a Charly García tomando la comunión, capturó a Luca Prodan disfrazado de bebé y fue el responsable del afiche con el que Sandra Mihanovich y Celeste Carballo revolucionaron la escena. Este verano, inauguró el primer museo a cielo abierto en Mar del Plata con lo mejor de su archivo personal para homenajear a la música de los años 80.

Por Ornella Sersale

En un 2023 repleto de trabajo, el gran actor argentino habla de todo: los 30 años de Tango feroz, el estreno de su última película como director y una nueva temporada al frente de Art, la obra de teatro que lo subió al escenario para demostrar que, ahora sí, no le tiene miedo a la muerte.

Por Marcelo Pavazza

La Fuerza, el enclave de bar y vermut que creó junto a Martín Auzmendi, Agustín Camps y Sebastián Zuccardi, le dio nueva dimensión a la tradicional bebida y acaba de cumplir 5 años de vida, Ahora va por más: en febrero abrirá su primera sucursal en Mendoza.