Del 19 al 25 de abril se realizará el evento creado para conmemorar a las víctimas del colapso de Rana Plaza. Jesica Pullo, coordinadora de la versión local, adelanta detalles para conocer en mayor profundidad la verdadera misión.


El 24 de abril de 2013, más de mil cien personas murieron entre los escombros de Rana Plaza, una fábrica textil ubicada en Savar, un suburbio industrial de Daca, la capital de Bangladés. Otras 2.500 resultaron heridas de gravedad, sufriendo secuelas hasta el día de hoy. Allí, reconcidas marcas de indumentaria, como Walmart, Benetton, C&A, Mango y Primark, entre otras, producían su ropa.

Este hecho trágico fue la razón por la que, ese mismo año, Carry Somers y Orsola de Castro fundaron Fashion Revolution. El movimiento de activismo de moda más grande del mundo nació en el Reino Unido con el objetivo de visibilizar las irregularidades y la falta de transparencia de la industria. Asimismo, busca promover el desarrollo de prácticas responsables, que valoren a las personas y respeten el medioambiente. Hoy, tiene su versión en 92 países, incluida la Argentina.

En esta nota, conversamos con Jesica Pullo, coordinadora de la versión local desde septiembre de 2020, para conocer en profundidad su misión. También, nos adelanta las actividades destacadas de Fashion Revolution Week, el evento creado para conmemorar a las víctimas del colapso de Rana Plaza, que este año tendrá lugar del 19 al 25 de abril.

“Para lograr una transformación real en la industria de la moda hay que hacer a la gente parte.”

–¿Cuál es la misión de Fashion Revolution?

–Fashion Revolution nació como una causa de activismo digital para una moda más transparente, más sustentable y socialmente responsable. Se inició en las redes sociales con la premisa “¿Quién hizo mi ropa?”. Dando vuelta la prenda y mostrando su etiqueta, los ciudadanos comenzaron a preguntarles a las marcas quién había participado en su confección. Y para esto las arrobaban. Pero desde el año pasado, agregaron otra premisa: “¿Qué hay en mi ropa?”. Desde ahí, la misión adoptó una perspectiva más holística de la creación y producción de indumentaria. Esto significa tener una mirada completa del panorama: social, ambiental y económica.

–¿Qué te motiva a hacerlo?

–Que hay un montón de cosas para hacer. Tengo una personalidad muy innovadora y creativa, todo el tiempo tengo ideas. Además, lo que me motiva es el grupo de Fashion Revolution Argentina, que crece cada vez más. Las voluntarias son todas mujeres y es increíble la energía que hay y las ganas que tenemos de trabajar. No hay nada más lindo que vincularte con personas que están en la misma que vos, que luchan por las mismas causas, que tienen la misma misión. Así nos sentimos comprendidas y acompañadas.

¿Con qué desafíos te encontraste a nivel local y regional cuando asumiste la gestión?

–Fashion Revolution es un movimiento mundial que nace en el Reino Unido y tiene un contenido disponible que es espectacular: guías, montones de PDF con información y recursos, fanzines, etcétera. De hecho, si entras en la web (fashionrevolution.org) está todo, es muy del “código abierto”. Pero está todo en inglés. Entonces, cuando yo asumí, decidí ponerme en contacto con las otras coordinadoras de Latinoamérica para armar un equipo y traducir todo el material al habla hispana. Y ahí me di cuenta de que nadie se hablaba con nadie. ¡No lo podía creer! Empecé a llamarlas, a mandarles e-mails, a invitarlas a las reuniones. Ese fue el primer desafío: unirnos. Y, finalmente, inicié una campaña para que se reconozca a Fashion Revolution Latinoamérica como un grupo de trabajo regional.

–¿Y qué tal funcionó?

–Hablamos con el contacto en el Reino Unido e hicimos varias reuniones. Finalmente, armamos un texto fundacional de Fashion Revolution Latam. Como equipo de trabajo regional, nos une el idioma, la idiosincrasia, nuestros pueblos originarios. Compartimos casi el mismo contexto socioeconómico y cultural. También los mismos colonizadores. Pero lo más importante es todo lo que nos podemos potenciar si trabajamos juntos. Hoy somos la prueba piloto, porque no existía algo así dentro del movimiento original. Y puede servir como precedente para que otras regiones empiecen a trabajar en conjunto.

¿Qué objetivos a corto y mediano plazo se han propuesto alcanzar?

–Tenemos tres puntos a trabajar. Primero, me gustaría llevar a cabo el activismo ambiental regional, analizar qué puntos tenemos en común entre los países, y desde ahí poder llevar adelante acciones concientizadoras. Luego, la descolonización. La moda es algo cultural, y esto significa que tenemos que empezar a ver lo que tenemos en nuestras regiones y valorizarlo. Porque nadie va a hacerlo si no sabe que existe. Por último, la educación. Fashion Revolution te da un montón de herramientas para acceder a educadores e información. Incluso ahora nos estamos organizando para poder llevar a cabo la posibilidad de tener embajadores universitarios. Y eso es genial, porque para lograr una trasformación real en la industria de la moda hay que hacer a la gente parte.

¿Qué esperan lograr con Fashion Revolution Week?

–Si pensás en una Semana de la Moda, se te viene a la cabeza algo comercial o incluso festivo. Pero Fashion Revolution Week tiene otro fin. Es un momento para conmemorar la caída del edificio de Rana Plaza en Bangladés, y a sus víctimas. Sin embargo, intentamos que el sufrimiento y la muerte de esos mártires no sean en vano. Queremos que esa situación se pueda transpolar y sirva para que nosotros mismos y las generaciones futuras puedan comprender cuál es el impacto social y ambiental de cada compra que hacemos.

“No hay nada más lindo que vincularte con personas que están en la misma que vos, que luchan por las mismas causas, que tienen la misma misión. Así nos sentimos comprendidas y acompañadas.”

¿Cuál es el tema para este año?

–Se eligieron tres temas: derechos, relaciones y revolución. Se toma el tema de las relaciones, porque si no entendemos el trabajo en comunidad y en colaboración, nunca vamos a poder cumplir la misión y los objetivos que tenemos para vivir en el mundo que soñamos. Por eso, este año Fashion Revolution Week se vincula con cinco movimientos activistas, porque ninguna organización y ningún grupo de personas puede abarcarlo todo, y como tenemos que abarcar todo, tenemos que unirnos y colaborar.

–¿Qué actividades vamos a poder disfrutar durante esa semana?

–La moda se digitaliza y también la forma de hacer activismo y vincularnos.Por un lado, vamos a lanzar la Enciclopedia de la Moda, un proyecto impulsado por Fashion Revolution Argentina, elegido y financiado por el movimiento, para la Fashion Revolution Week. Inicialmente estará en español y contará con tres mapas interactivos: el primero es de ropa de segunda mano, vintage, ferias americanas; el segundo, sobre lugares para donar la ropa; el tercero apunta a crear un registro de diseñadores que hacen suprarreciclaje. Es una herramienta que va a estar abierta a toda la comunidad, mediante un proceso de generación de conocimiento colectivo. Cualquier persona podrá agregar otro mapa o concepto. También, habrá una “editatón”por día de las diferentes categorías de la enciclopedia. Y todos los días, a las 19, habrá un vivo con diseñadores de suprareciclaje.org, quienes van a enseñar, mediante un tutorial, el diseño de un producto de código abierto para compartir con la comunidad. Además, recomiendo Open Fashion Studio. Este año, particularmente, se hizo una convocatoria regional y participaron diseñadores de cinco países de Latinoamérica: la Argentina, Ecuador, Guatemala, Perú y Uruguay. Finalmente, las marcas Gaia (Uruguay) y All Pamamas (Ecuador) quedaron seleccionadas en la convocatoria internacional y presentarán sus proyectos en Fashion Revolution Week.

¿Qué recomendación le darías a alguien que quiera convertirse en un consumidor consciente de moda?

–Lo primero que le diría es que abra su placar y vea lo que tiene. Que piense lo que le gusta y cómo puede combinar las prendas de manera diferente. También, que piense lo que puede remendar. Eso es lo más sustentable. En lugar de salir a comprar, que aproveche bien lo que ya tiene en su casa.

Descubrí la programación completa de Fashion Revolution Week en fashionrevolution.org/south-america/argentina.