En la nueva apuesta de Starzplay, un hombre con una cómoda vida en París se mete en el corazón de la guerra civil en Siria en búsqueda de su hermana. El Planeta Urbano charló con su protagonista, el actor francés Félix Moati.


Un grupo de mujeres planea un ataque definitivo, con el objetivo de debilitar el poder destructor de ISIS. Forman parte de la YPJ, una milicia kurda exclusivamente femenina. Difícil dejar de mirarlas mientras estudian cómo volar un estratégico puente. Esa unidad de combate en la guerra civil siria es el corazón de No Man’s Land, la serie de Hulu que puede verse desde el domingo 22 de noviembre por la plataforma recién lanzada en Argentina Starzplay (hasta ahora solo se podía acceder mediante Apple TV+). Una apuesta tan arriesgada como los golpes comando de esas soldadxs.

Dentro de un panorama televisivo repleto de historias obvias, No Man´s Land elige construir la intimidad de los personajes en el marco de una zona de guerra donde la acción es primordial. Detrás de la serie están Maria Feldman (Fauda) y Ron Leshem, guionista de la Euphoria original (que es imperdible: transcurre en los 90 y todos los personajes adultos están fuera de foco; los fans de la remake norteamericana protagonizada por Zendaya no deberían perdérsela), además de Eitan Mansuri y Amit Cohen. El cuarteto encuentra la fórmula perfecta para enganchar a todxs: los amantes de los thrillers políticos, las historias bélicas, los dramas morales que mezclan dilemas, traiciones y espionaje, la temática de género o los viajes iniciáticos, van a estar prendidos a esta serie.

Resumiendo el disparador en un tuit: Antoine es un joven francés con una gran carga en su vida después de un trágico hecho familiar: su hermana (Melanie Thierry, a quien vimos este año en la película de Spike Lee 5 Sangres) murió en un atentado. Pero Antoine se obsesiona con una imagen en la que cree reconocerla. Con la convicción de que está viva, parte en un viaje que lo llevará hacia un mundo que comenzará a cuestionarle su condición de extranjero, sus valores y también sus lealtades. En el medio no falta nada: desde un trío de amigos que deciden unirse a ISIS hasta un agente encubierto.

Antoine está encarnado por Félix Moati, actor francés de la nueva camada al que vimos el año pasado en Nadando Por Un Sueño, película sobre un grupo de perdedores que se empeñan en ganar el Mundial de Nado Sincronizado; un crowd pleaser exquisito comandado por Mathieu Amalric y Guillaume Canet en el que Felix tiene un rol central como el más joven de los nadadores, dueño de una insólita capacidad para contener la respiración. Dos veces nominado a los Premios Cesar, viene de trabajar nada menos que con Wes Anderson.

Con su aspecto de pibe común, pocos sospecharían que se carga al hombro una serie como No Man´s Land, plagada de complejas escenas de acción. Hablamos en exclusiva con él y le preguntamos cómo fue el viaje de su personaje pero también su propio trip personal para interpretar a Antoine: “Mi viaje fue muy simple, tomé un avión hacia Marruecos y listo (se ríe); pero el de Antoine fue mucho más complicado porque es un tipo roto, perdió a su hermana hace cuatro años pero tiene una íntima convicción de que en realidad está viva y esa obsesión lo lleva a viajar a Siria y meterse en uno de los lugares más peligrosos del mundo en búsqueda de su verdad”.\

Los amantes de los thrillers políticos, de las historias bélicas, de los dramas morales que mezclan dilemas, traiciones y espionaje, de la temática de género o de los viajes iniciáticos van a estar prendidos a esta serie.

– Hablando de la verdad, en un tema tan espinoso como los conflictos en Medio Oriente es arduo comprender y contemplar todas las posturas. ¿Cuánto sabía Félix sobre la guerra civil siria antes de protagonizar la serie?
– Conocía lo que conocemos todos por leer los diarios, estaba al tanto de la guerra pero hasta ahí; sabía que hay un tema de dominación y opresión resistido por las fuerzas kurdas. Como actores tuvimos un desafío importante porque cuando recreás hechos reales tenés que trabajar con mucha precisión y sobre todo con honestidad, empezando por los guiones. Tiene que haber una gran dosis de verdad.

Grandes verdades conllevan grandes responsabilidades podría decir Spiderman, y Moati es consciente de eso: “Cuando te metés en un personaje como Antoine, estás ahí actuando y sos feliz haciéndolo, pero por otro lado sabés que existe la realidad más allá del show; vos estás en tiroteos y emboscadas falsas en un set, pero en la vida real hay gente que realmente está luchando y muriendo, eso es fuerte y ahí está la tragedia” .

Félix es muy simpático y se lo nota relajado, pero confiesa que todavía no cae en esto de ser un leading man:  “Que te voy a decir. Estoy feliz de ser el protagonista de una serie que va a verse en todo el mundo; estoy realmente muy orgulloso y espero que todos la vean”, dice mientras recuerda cómo empezó todo: “Llegué por un casting, todos los actores franceses de mi generación lo hicieron y quedar fue una alegría tremenda“.

Pero la mayor ironía es un secreto inconfesable: Moati no ve series. Es un cinéfilo voraz y le agradece al confinamiento haber podido explorar los filmes más diversos. Ante la propuesta de terminar la charla hablando de una película, se impone preguntarle cómo fue actuar en The French Dispatch, lo nuevo de Wes Anderson, con un elenco multiestelar que incluye a Bill Murray, Tilda Swinton, Frances McDormand, Timothée Chalamet, Saoirse Ronan, Owen Wilson, Adrien Brody y Benicio del Toro. Félix hace un gesto de “no sabés lo que fue” y dispara: “Como actor joven estaba totalmente enloquecido de compartir tres semanas con Wes Anderson y verlo trabajar en el set; jamás vi a un director con semejante precisión y cuidado hacia todos y todo. Fue increíble estar con él, ser testigo de cómo se construyeron los sets y ver actuar a Benicio del Toro… ¡Eso equivalió a diez años de lecciones de teatro! Fue alucinante, vi la película y es hermosa. Tengo un pequeño papel, pero qué experiencia!”. Se nota que de ese viaje volvió cambiado, como Antoine.