El trapero y jurado de Actitud Freestyle, una de las competencias más novedosas del hip hop local, atraviesa la cuarentena a fuerza de beats, rimas y métricas afiladas. Presente y futuro de una de las figuras del rap latinoamericano.


De no haberse topado con unos videos de Dtoke tirando freestyle, hoy Ignacio Matías Spallatti sería futbolista, o cantante de cumbia, o karateka, o diseñador de ropa, o quién sabe qué cosa. “Dejaba todo en partes inconclusas”, reconoce Ignacio, alias Ecko. En plena cuarentena, el joven rapero (tres millones de seguidores en Instagram, vídeos con un promedio de 50 millones de views) sigue poniendo los huevos en distintas canastas: si bien está pegado en el mundo de la música, ahora se le dio por diseñar ropa. Y quiere volver a competir. Y mientras tanto, juradea. Y produce. Y hace.

Por estos días, Ecko proyecta crecer en el mercado latino de los Estados Unidos. Y lamenta estar parado: “Los artistas de este lado del planeta vivimos de los shows, no es que podemos vivir de internet. Si viviera en los Estados Unidos estaría forrado”, sacude. A la sazón, en plena pandemia del coronavirus, aprovecha para producir su próximo álbum (¿verano de 2021?) y les da cabida a nuevos artistas. Además, despunta su pasión con la ropa vía Squad, la marca de indumentaria (y sello discográfico independiente) que armó junto a Brian, uno de sus mejores amigos. “Siempre miraba a mi abuela coser, pero nunca me le animé.”

“Estoy nutriéndome de un montón de cosas. Para rematar mi plan todavía me falta terminar de aprender y ver los manejos del negocio. Pero hay que encontrarle la vuelta. Mientras, yo sigo trabajando como si tuviera 100 seguidores.”

Oriundo de Villa Luzuriaga, en La Matanza, Ecko siempre fue sindicado erróneamente de cheto. “¿Cheto? Que vengan acá, al lado de San Justo”, agita. Cinturón negro en artes marciales desde los 17 años, fue docente pero se quemó: los días de revolear patadas convivían con los de improvisar, y el freestyle garpó mucho más: “Con mucho sacrificio y con los bolsillos vacíos, recorrí el país de punta a punta”. En el universo del freestyle, Ecko es una especie de Cristiano Ronaldo: un fachero con destreza que divide aguas pero siempre –siempre– da un buen show.

“Con la música llegué a hacer cinco presentaciones por noche, como una banda de cumbia”, explica. Juntó su plata, se mudó solo a Palermo, se compró la camioneta que siempre soñó (una RAM roja que sale en el clip de “Liberame la zona”). Pero si bien lo laboral le daba satisfacciones, en lo personal no andaba tan feliz. Por eso, volvió al oeste, con su familia y su gente. Se encerró a grabar nuevamente, a reconciliarse con el boom bap, el género que más disfruta. “A mí me gusta más el gangsta shit, pero sonar en los boliches me acercó a ese público”, dice sin ningún pesar. Y completa: “Ahora me encontré musicalmente”.

A fines de 2019, la carrera de Ecko estaba arañando un ribete internacional. Pisó Puerto Rico y hasta visitó los Estados Unidos en varias oportunidades. De hecho, participó del SXSW, en Texas, uno de los festivales más frescos de la música contemporánea. “Canté unos temas y la gente se re cebó”, comenta. Y en su cuello, una marca a fuego y tinta de la que nunca escapa, una especie de sentencia ad infinitum: “Freestyle”.

Desde chico, a fuerza de buenas apariciones, Ecko se metió en el mundo de las batallas. “Iba a las A Cara de Perro Zoo y no pasaba ni las clasificatorias”, recuerda. Pero llegó El Quinto Escalón, la competencia de plazas más importante en la historia de la disciplina, y todo cambió para siempre. Ahí comenzó a destacarse entre una camada de jóvenes que modificó radicalmente el panorama de la cultura urbana: Duki, Trueno, Replik, Paulo Londra, Dani Ribba, entre muchos otros.

“Desde que terminó El Quinto Escalón hay un vacío muy grande que ninguna compe llenó, y hay algo de eso en Actitud Freestyle.”

“Estuvimos en el momento justo”, revuelve Ecko. Asimismo, la mayoría de estos MC les perdieron el gusto a las compes y se lo agarraron a las melodías. “Con la música me pasó lo mismo, creo que di el salto en el momento exacto”, sigue. Y llegaron “Rebota”, “Piso”, “Rolling Stone”, “Modo árabe” y demás hitazos instantáneos. “Las canté hasta el cansancio”, se sincera. Featurings con artistas de reggaetón, éxito, mujeres, algo de desquicio. Cabeza en órbita y algunos temitas pendientes.

“Siempre me quedó dando vueltas no haber ganado una Red Bull”, confiesa. Dedicado de lleno a la música, Ecko no compite desde que brindó una gira por España junto a Lit Killah, en 2018. Sin embargo, nunca dejó de tirar improvisaciones. En cada show en vivo se cuela un momentito de estilo libre. “Me gusta tener esa herramienta, sorprender desde ese lugar”, Ecko dixit. Y va más allá: “Este año casi me anoto en la Red Bull, pero sin público no es lo mismo”. No obstante, la cuarentena le permitió hacer una introspección: “Ahora rapeo mejor que nunca, estoy mucho más seguro y más grande”. Entonces, ¿está abriendo una puerta para un posible regreso a las batallas? “Tengo ganas, pero estoy viendo cómo hacerlo. No estoy para joder ni para hacer amigos. Si voy a competir, quiero ganar”, avisa.

Entretanto, su vínculo con la disciplina se ensancha en su rol de jurado en Actitud Freestyle, una de las competencias más interesantes del freestyle local. “Desde que terminó El Quinto Escalón hay un vacío muy grande que ninguna compe llenó, y hay algo de eso en Actitud Freestyle”, asegura.

En su nueva casa, Ecko montó su propio estudio de grabación. Y ahí juega con las pistas, prueba flamantes géneros musicales (“¿conocés el drill trap?”, pregunta) y ya anduvo avalando a las generaciones del futuro. También está esperando las partes vocales de una de las artistas más grandes de la escena, que serán incluidas en un track que, aventura, dará que hablar. “Me gusta tener el control de las cosas”, desliza. En tanto, a pesar de haber firmado contrato con una de las discográficas más grandes de América latina, aún comprime un espíritu “do it yourself”: “Es un camino largo, pero estoy dando pasos seguros”, define. Y concluye: “Estoy nutriéndome de un montón de cosas. Para rematar mi plan todavía me falta terminar de aprender y ver los manejos del negocio. Pero hay que encontrarle la vuelta. Mientras, yo sigo trabajando como si tuviera cien seguidores».

Actitud Freestyle, el semillero del futuro

Este año, bajo un formato online, Actitud Freestyle mostrará una vez más el talento underground argentino. En rigor, se trata de una de las pocas competencias que aportan una noción integral de la cultura hip hop: recorre breakdance, beatboxing e improvisación. Y, en freestyle, junto a Ecko, estarán Sony (campeón de la Red Bull Batalla de los Gallos en 2014), Juancín (jurado de la Freestyle Master Series), Pablikoman (referente del HH rosarino) y Santi Torres (director de Billboard Argentina) eligiendo a los mejores pibes del país.

Esta edición de Actitud Freestyle podrá seguirse a partir del 11 de agosto en MTV y desde el 14 de agosto por Telefe. “Queremos fomentar la cultura del hip hop en América latina”, dice Claudio Messina, creador de la competencia junto a Leandro Guzzo, su socio.

Nacida como una acción promocional de los alfajores Fantoche, hoy el proyecto tomó vida propia. “Muchos de los chicos que pasaron por Actitud Freestyle terminaron ganando la Red Bull o llegando a la FMS”, afirma con orgullo Messina.

En febrero, junto a Golden Young y el artista Ecko, Actitud Freestyle estableció una alianza con la Miami Freestyle League y desembarcó con el primer evento argentino de hip hop en los Estados Unidos, precisamente en Miami-Dade. Esa era la previa de lo que se programaba para el 20 de marzo: el primer megaevento de freestyle en el mercado latino de Miami, pero que tuvo que ser cancelado ante la situación de cuarentena decretada tanto en los Estados Unidos como en nuestro país.

Así las cosas, en plena readaptación al cosmos de los ceros y unos, Actitud Freestyle tiene por delante el desafío de llevar a la televisión disciplinas que son netamente callejeras. Y, de paso, como incentivo, ofrece desde premios en efectivo, pasando por viajes de egresados, hasta la oportunidad de grabar en estudios profesionales. “Lo que más queremos es mostrar el talento de los chicos”, cierra el organizador.

A partir del 11 de agosto, Actitud Freestyle estará en la pantalla de MTV todos los martes a las 20, los viernes a las 16.30 y los sábados a las 19.30. Además, la competencia se transmitirá también los viernes después de la medianoche en Telefe.

Todos los contenidos y las novedades de Actitud Freestyle se pueden ver a través de Instagram y del IGTV de @actitudfreestyle_oficial o en la web actitudfreestyle.com.ar.