El material más elástico, grueso y pegajoso del mercado cruzó las fronteras del fetichismo y pretende instalarse en nuestro guardarropas. ¿Cuánto falta para que pase de las pasarelas de París a los percheros de Zara?


“Kim Kardashian vuelve a ser tendencia y esta vez por vestir con la última tendencia: el látex. Olivier Rousteing presentó su nueva colección para Balmain –con Esther Cañadas como modelo estrella– el viernes 28 de febrero en París y en ella apuesta fuerte por este material. En el desfile vimos varias prendas y looks hechos con látex, un tejido que se pega al cuerpo y se convierte en una segunda piel”. La noticia abrió el portal de Televisión Española e inundó las redes con todo tipo de memes y fotos de street style a la salida del desfile de la tradicional casa francesa Balmain en la última semana de la moda parisina. Horas antes, la inefable Kim había anunciado en sus redes que estos polémicos diseños de látex en tonos beiges y marrones estaban esperándola en la suite de su hotel ni bien puso un pie en la capital francesa. «Acabo de llegar a París y mira lo que hay en mi habitación recién salido del desfile de Balmain. Olivier, eres demasiado bueno conmigo», decía en su cuenta de 161 millones de seguidores.

El resto fue viral, y una semana después de aquel revuelo gran parte de la industria de la moda global se está replanteando el uso del látex en sus colecciones.

¿Es incómodo, apretado, húmedo y caluroso?

Sí, todo eso, pero la moda, en algunos casos, está hecha para incomodar.

El látex estuvo históricamente asociado a prácticas sexuales, a fetichismo y catsuits engomados en videos de la rebelde Madonna de principios de los 90. Jean Paul Gaultier hizo lo suyo con sus archifamosos corsets que vestía Rosie de Palma en las películas de Almodóvar y Marilyn Manson lo usaba como parte fundamental de su bizarrismo gótico. Hoy, de la mano de Balenciaga y con una pequeña gran ayudita de la reina mundial de las redes sociales y los reality shows, el látex es protagonista de la semana de la moda parisina y de ahí, casi con seguridad, seguirá su rumbo hacia el invierno 20/21 en las grandes cadenas de retail y fast fashion, mezclándose con el resto de las telas y materiales de nuestro placard y pudiendo lucirlo, por ejemplo, para ir a la oficina. Si Kim fue a almorzar y tomar el té por las calles de París junto a su marido y sus hijos enfundada en látex de pies a cabeza, todo lo demás es posible. Su uso en un principio fue impermeabilizar algunas prendas y objetos con la sustancia, aunque los avances y las diferentes técnicas de mezclarla con otros muchos elementos dan como resultado esta extraordinaria textura y material que hoy en día es usado para prendas de vestir.

El nuevo cuero

Así lo llamó el director creativo de Balenciaga, Demna Gvasalia, luego del ovacionado desfile en el que las Kardashian asistieron con atuendos enteramente confeccionados en látex, para luego ser fotografiadas hasta el cansancio por los paparazzis digitales. Balenciaga no es la excepción: firmas tan influyentes como Off-White e Yves Saint Laurent han convertido el látex en el tejido estrella de sus colecciones para el otoño e invierno de 2020 y 2021, junto con la lycra y las texturas vinílicas solo aptas para gente muy segura de su cuerpo.

Las contraindicaciones de este material van más allá de la alergia que puede provocar en la piel de quienes lo portan y el daño estético a la retina de quienes lo miren de cerca. “Esta tela es muy ruidosa con cualquier movimiento y además debe llevarse en días fríos si es que no quieres morir de calor”, dice el portal gurú de la moda para jóvenes Veintitantos. Y agrega: “A la hora de usarlo en tu vida diaria tienes la opción de elegir entre unos leggings, una falda, vestidos y hasta en calzado como botas over knee o botines. Sin duda, el látex es una tela que debe llevarse con seguridad ya que puede llamar mucho la atención”.

La precursora de esta nueva moda y tendencia es la diseñadora japonesa Atsuko Kudo, que desde su firma afincada en Londres impuso el látex en todo el mundo. Ella es la encargada de hacer del látex un material exclusivo y codiciado en las altas esferas de la moda, vistiendo a Kendall Jenner para la portada de Vogue Australia, a Gigi Hadid para el calendario Pirelli y a Miley Cyrus para su controvertida actuación en los premios MTV. Simon Hoare, director creativo de la marca, contó a Fashion Telegraph cómo sientan sus diseños a la más famosa de las hermanas Kardashian. “Su silueta es tan femenina, casi extrema, que cuando se pone látex, es muy evidente que todo se reduce a exaltar la silueta femenina”.

La bloguera Chiara Ferragni demostró que el látex también invade el feed influencer al apostar por un sensual diseño de Kudo, que también enfundó en su pegajosa tela a popstars como Rita Ora, Taylor Swift y Björk y Madonna. “Cuando Kim Kardashian se puso mi marca por primera vez, tuvo un importante impacto en la firma, pues es el primer ícono de moda con curvas desde hace décadas, quizás desde Marilyn Monroe», explicó Hoare, dejando en claro que gracias a la indescriptible y archifamosa estrella de su propio reality show, el látex ha llegado para quedarse.