¿En qué lugar de Buenos Aires los Redondos presentaron Oktubre? ¿Dónde hizo su primer show Soda Stereo? ¿En qué espacio Tanguito compuso “La balsa”? Estas son sólo algunas de las preguntas que se hace Marcelo Lamela y que responde en su nuevo libro, Buenos Aires. La guía definitiva para conocer los lugares históricos del rock, de la colección Rock is Here, editado por Aguilar. Repaso fugaz por diez sitios emblemáticos.


Estudios Phonalex

Los estudios Phonalex ya no están, y en ese sitio ahora hay departamentos que disimulan perfectamente que allí se grabaron varias de las obras cumbres del rock argentino, como Artaud,de Pescado Rabioso, o PorSuiGieco,de aquella big band de maestros. Un lugar con tanta historia como el mismo rock. El Bajo Belgrano lo sabe.
Dragones 2250, Belgrano

Sello Mandioca

La sede del mitológico sello Mandioca, el primero dedicado al rock argentino. En 1968, Jorge Álvarez toma la posta del proyecto que cobijó los comienzos de las bandas más grandes del país: Vox Dei, Moris, Tanguito, Los Abuelos de la Nada. Debido a problemas económicos, Álvarez cerraría Mandioca para fundar Talent, que funcionaría como una subsidiaria de Microfón.
Talcahuano 485, San Nicolás

La casa de Luis

Corría 1968 y la vivienda de la calle Arribeños sería testigo de un sonido que surgió de una banda conocida como Los Sbirros, para transformarse en un quinteto llamado The Beatniks. Ante la deserción de un tecladista, quedaría un cuarteto histórico conformado por un tal Spinetta, Molinari en guitarra, García en batería y Del Guercio en bajo. Tras meses de desechar nombres espantosos, como Vicuña, este cuarteto de baja monta terminaría por llamarse Almendra, por una sugerencia del bajista y el guitarrista. Después, la historia es conocida…
Arribeños 2853, Bajo Belgrano

El departamento de Gustavo

Acá, Gustavo Cerati vivió entre 1989 y 1997. Fue donde compuso muchos de los hits de Soda Stereo, incluso varios para Canción animal (1990). Por supuesto, en su primer álbum solista, Amor amarillo (1993), el tema “Avenida Alcorta” es una referencia a ese lugar. Cicatriz eterna de nuestro rock.
Av. Alcorta y Leopoldo Basavilbaso, Núñez

La Perla del Once

En el baño de hombres de esta pizzería declarada de Interés Cultural en 1994, Tanguito y Litto Nebbia compusieron “La balsa”, en 1967. Este sitio era un lugar de paso obligado para jóvenes de pelo largo tras salir de La Cueva, club beat por excelencia. Lamentablemente, La Perla ya no existe como tal, ya que a principios de 2017 fue adquirida por una tradicional cadena de pizzerías.
Av. Rivadavia 2800, Balvanera

Pappo: su taller y sala de ensayo

Aquí, Norberto Napolitano compuso varias de sus canciones, pero en lugar de un museo dedicado al músico, allí funciona un supermercado chino. El frente del inmueble contó por un par de años con un mural pintado por el artista Alejandro Amaro, del que sólo quedan vestigios en la parte superior de la fachada. Un sitio especial donde el Carpo no sólo zapaba blues y rock and roll: allí también armaba y desarmaba motos y fierros.
Remedios de Escalada 2339, Villa General Mitre

Cemento

Ya no hay nada que no se sepa de este mítico sitio de conciertos que funcionó durante casi veinte años y luego se transformó en un estacionamiento que depende del Gobierno. La última apertura al público ocurrió en simultáneo con la tragedia de Cromañón, en 2004. Tocaron Nuca y Sancamaleón.
Estados Unidos 1234, Constitución

Parakultural

Uno de los bastiones de la cultura underground de la Ciudad de Buenos Aires de los años 80 y 90. El de la calle Venezuela –luego se mudaría a Chacabuco– albergó en su pequeño escenario a bandas como Los Violadores, V8, Los Fabulosos Cadillacs, Todos Tus Muertos, Don Cornelio y la Zona, Sumo y los Redondos.
Venezuela 336, Monserrat

La Universal

Hoy Kentucky, ayer musa inspiradora de músicos, poetas y bohemios. Los miembros de Memphis la Blusera solían parar en esta pizzería, que inspiró su hit “Moscato, pizza y fainá”, el tema que abre su álbum debut, Alma bajo la lluvia, de 1983.
Av. Rivadavia 8816, Floresta

Casa de Luca Prodan

“Luca vive”, rezan los grafitis en la puerta, los marcos y las paredes de esta casa famosa de la calle Alsina. Un cartel advierte: “Aquí vivió sus últimos días Luca George Prodan. Voz y líder de Sumo. Sonido y poesía del rock nacional. Declarado Sitio de Interés Cultural por la Legislatura”. Fue encontrado muerto en la planta alta de este lugar el 22 de diciembre de 1987.
Alsina 451, Monserrat