La modelo brasileña llamó la atención del mundo entero al convertirse en la primera mujer transgénero en protagonizar una campaña de Victoria’s Secret. Un giro de marketing inesperado y positivo para esta marca que viene siendo tildada de sexista y anticuada por los popes de la moda.


“Siempre me sentí como una mujer.” La frase resonaba en el interior de Valentina Sampaio, una modelo y actriz brasileña que a los ocho años de edad fue identificada como trangénero por su psicóloga, comenzando un recorrido que a los doce la llevaría a adoptar el nombre y el género que llevaba en su mente y en su corazón.

Hoy, a los 22 años y tras un largo recorrido por las pasarelas y sets de filmación de todo el mundo, Sampaio es la primera mujer transgénero en protagonizar una campaña de la ultrafamosa marca de lencería Victoria’s Secret, derribando un mito y una polémica que había comenzado el año pasado, cuando Ed Razek, el entonces director de Marketing de la compañía, declarara con total normalidad que no tenía interés alguno en contratar modelos trangénero para protagonizar ninguna de sus campañas. Obviamente, las protestas y reclamos hacia la marca no tardaron en llegar, obligando al ejecutivo a retractarse públicamente por sus dichos e intimándolo, meses más tarde, a dejar su puesto.

Casi a modo de resarcimiento y a tono con los tiempos que corren, Victoria’s Secret anunció la semana pasada que Sampaio sería la cara de la nueva colección de su línea Pink –orientada principalmente al público joven y adolescente–, siguiendo lineamientos de firmas como Calvin Klein, GAP o H&M, que llegaron antes al universo de la inclusión.

“Wow, finally!”, escribió en el Instagram de Sampaio la actriz y activista transgénero Laverne Cox, quien por estos días también está en el ojo público por ser portada de la September Issue de la edición británica de Vogue, editada por la duquesa de Sussex, Meghan Markle. Cox, que se hizo famosa por su papel en la serie Orange Is the New Black, posteó orgullosa su tapa de Vogue. “Diariamente digo que ser trans es hermoso. Me siento tan bendencida de que mi trabajo como artista sea reconocido y celebro la belleza imperfecta de toda la humanidad”, escribió, estableciendo luego un reclamo por las políticas discriminatorias que se ejercen en su país de nacimiento, los Estados Unidos, en contra de la comunidad trans y sus derechos.

Recientemente, Sampaio ya había sido noticia por ser tapa del especial No Gender Issue de la revista Elle, aunque las repercusiones no fueron tan grandes como con este nuevo contrato con Victoria’s Secret. ¿Por qué tanto revuelo? ¿Será porque se trata de una marca de lencería? La modelo no entra en polémicas y se muestra positiva con las repersuciones, asegurando que “esta es una gran oportunidad para romper barreras en el negocio de la moda y contribuir a una mayor representación para todos y todas”.

Volviendo a la historia de Sampaio, la modelo creció en Aquiraz, una pequeña villa de pescadores ubicada al norte de Brasil. Su padre era pescador, y su madre, maestra de escuela. Tanto sus padres como sus compañeros de clase siempre fueron tolerantes con la decisión de la joven y se mostraron orgullosos de sus logros. En 2017 fue la primera mujer transgénero en aparecer en la portada de la Vogue francesa, rompiendo todas las reglas del mercado de la moda y deslumbrando al mundo con sus piernas largas, su melena castaña y sus ojos brillantes. Valentina fue descubierta por un make up artist cuando cursaba sus estudios de diseño de moda, e inmediatamente fue bookeada por una agencia de modelos de San Pablo. A partir de entonces fue tapa de numerosas revistas internacionales y protagonizó las campañas de Philipp Plein, Pollini, Moschino y L’Oréal Paris, convirtiéndose en actual embajadora de la marca. L’Oréal, de hecho, ayudó a Valentina a prepararse para la primera foto del nuevo documento que reflejase fielmente y de manera oficial su identidad femenina.

“Victoria’s Secret sigue siendo una marca de lencería líder en los Estados Unidos, pero su participación de mercado ha caído a medida que ha tenido problemas para presentarse con una imagen más actual”, explica un editorial del The New York Times. Las primeras señales de conflicto en la firma comenzaron a traslucirse cuando a principios de este año se comunicó que en 2019 no se haría el tradicional fashion show en donde desfilan los icónicos “ángeles” de la marca, enfocándose en estrategias de branding más actuales que esta famosa pasarela, considerada sexista y anticuada por muchas figuras de la industria. “La modelo Karlie Kloss hace poco le dijo a Vogue que decidió dejar de trabajar con Victoria’s Secret porque sentía que la imagen de la marca no refleja en realidad quién es ella ni el mensaje que quiere promover a todas las mujeres jóvenes del mundo sobre qué significa ser bella”, destaca el periódico, que señala esta movida de Victoria’s Secret como una estrategia de lavado de imagen para aggiornarse a los tiempos que corren.

Más allá de estas obvias conjeturas, el hecho es que Valentina continúa rompiendo barreras y triunfando en el mundo de la moda, siendo fiel a como ella siempre se sintió.

})(jQuery);