Es la versión más extrema de la Serie F que llega este año a la Argentina junto con los modelos más urbanos de la F-150.


Este año llegan al mercado local dos modelos de la serie F, la F-150 Raptor, un verdadero “monstruo sobre ruedas” con una potencia inusitada y un alto equipamiento interior y la F-150, la tradicional camioneta de Ford que es récord de ventas en los Estados Unidos.

Con más de 26 millones de pick-ups comercializadas desde 1977, la evolución de su diseño y su inusitada potencia continúan siendo las claves de su éxito comercial en territorio estadounidense. La F-150 Raptor es la versión más extrema de la Serie F dentro del segmento de las pick-ups “full size”. Su alto nivel tecnológico la transforma en el vehículo casi ideal para el manejo off-road sobre las superficies más difíciles del planeta.

Se trata de una versión desarrollada por Ford Performance, el departamento encargado de crear las versiones deportivas dentro de la marca del óvalo. Un modelo que, además de tener un diseño exterior más “salvaje” respecto del resto de la gama, fue preparado específicamente para soportar enormes exigencias, por lo que presenta modificaciones y grandes refuerzos en el chasis, las suspensiones, los frenos, la dirección y los neumáticos.

Debajo del capot del F-150 Raptor se encuentra un motor de mucha potencia. Se trata de un V6 de 3.5 L y 450 caballos e impresionantes 691 Nm. También cuenta con una nueva transmisión automática de 10 velocidades que no sólo ayuda con el consumo de combustible sino también a mantener siempre el motor en el rango donde se encuentra el torque, provocando que se sienta la potencia en todo momento.

El sistema de tracción es completamente nuevo para la Raptor e incorpora seis modos de manejo: normal, sport, weather (para nieve), mud/sand, (en baja) y finalmente rock cral, (para escalar o tener mayor precisión a baja velocidad). Estos seis modos de conducción modifican por completo el comportamiento del vehículo. Se puede alternar entre ellos con sólo apretar un comando en el volante.

La suspensión sigue siendo FOX Racing con un gran recorrido y reforzada para soportar un castigo extremo en el off-road. Los neumáticos son unos terribles BF Goodrich All-Terrain Baja Champion que brindan un desempeño fuera del camino digno de la competencia americana Baja 1000.

Por dentro encontramos pocas diferencias respecto a una F-150 normal, como es el caso de los asientos delanteros que tienen mejor sujeción lateral y algunos interruptores en el techo para conectar extras como luces auxiliares, etcétera. En materia de confort incluye una pantalla táctil de 8 pulgadas para operar el sistema multimedia SYNC 3 (compatible con Apple Car Play y Android Auto), climatizador bizona, asientos delanteros eléctricos con memoria, calefacción y ventilación, cámara de visión 360 grados con sensores de estacionamiento y un total de 10 airbags, entre otros sistemas de seguridad y conducción de última generación.

})(jQuery);