Pampita y el secreto de su éxito: “Toda la vida pude hacer lo que quise”

Consagrada como ícono nacional, la modelo, actriz y conductora se convirtió en una productora imparable de hits: es la más requerida en los eventos, triunfa en la televisión de aire, tiene su propio reality y quiere volver al cine. Todo esto mientras viaja con amigas, cría cuatro hijos y mantiene su matrimonio en un eterno estado de noviazgo.

“Mi libertad tiene un valor incalculable, por eso siempre quiero defenderla y celebrarla.” Mientras repasa el camino que la llevó a convertirse en Pampita, Carolina Ardohain repite dos conceptos que marcaron a fuego su camino al estrellato: disciplina y libertad. Cuando ella habla, el estudio se enmudece, y en medio de un evento de 300 personas todos se detienen a mirarla y hacen silencio para escuchar lo que dice.

Con la voz siempre dulce pero firme y un tono que marca esa especie de autoridad angelical que maneja cuando se pone al frente de una producción, cuenta la historia que todos conocemos pero no nos cansamos de recordar: su desembarco en Buenos Aires a los 16 años, la vida en una pensión, los trabajos de promotora o vendedora, el salto a la fama y la consagración en una carrera que lleva casi veinte años y siempre parece estar en su mejor momento.

“No sé hacer las cosas a medias, es todo al cien por ciento. Si me embarco en un proyecto, la pasión lo puede todo”, explica cuando le preguntamos sobre su secreto para mantenerse en constante crecimiento. Pampita es un ícono, un emblema que se construyó a sí mismo siguiendo sus propias reglas y con un carisma que traspasa cualquier pantalla. Pampita es única.

Toda la vida pude hacer lo que quise. Rompí prejuicios (incluso propios), hice lo que me parecía en determinados momentos, a pesar de que muchos me decían que estaba en el camino errado. Yo siempre seguí mi intuición, y me parece que eso está re bueno, porque pase lo que pase, te equivoques o aciertes, hay que animarse.”

LA FÓRMULA DEL ÉXITO

–Tenés una cultura del trabajo muy fuerte, desde los 16 años hasta el día de hoy. ¿Quién te la enseñó?

La disciplina vino del ballet, esa cosa de hacer barra todos los días, de ensayar incluso los sábados, de dormirte temprano porque al día siguiente había que madrugar. Lo físico y emocional que tiene el ballet, que es tan difícil, tan exacto y minucioso. Eso me sirvió como enseñanza para todos los ámbitos de mi vida.

–Dejás mucha energía en tus trabajos. ¿Cómo recargás pilas?

–Soy una soñadora. Cuando llegué a Buenos Aires no sabía qué iba a pasar con mi vida, pero mis sueños fueron el gran motor. Y ahora tengo otra fuente de energía inagotable, infinita, que son mis hijos. Puedo estar trabajando todo el día, pero llego a casa y, estando con ellos, todo lo que pasó durante el día desaparece, no existe, no importa. Estar un rato con ellos, charlar de cualquier trivialidad, me pone los pies en la tierra.

–¿Y con tu pareja te pasa lo mismo?

–Sí, está bueno sacarse el personaje, dejarlo en la puerta de casa y tener nuestro mundo propio. Nosotros, que hacemos cosas tan distintas, cuando estamos en casa somos él y yo, nada más. Hablamos de nuestros hijos, de lo que vamos a hacer el fin de semana, de cualquier cosa que no sea trabajo.

–¿Cuándo se encuentran? Porque trabajan todo el día los dos.

–Tenemos un límite con el tema de los horarios; a comer en casa a la noche llegamos sí o sí. Y en algunos viajes trato de acompañarlo con Anita, así no está solo, aunque nos quedemos solas en el hotel estamos juntos un ratito ahí o en el vuelo. Siempre encontramos el momento.

–Hoy me escribiste a las cinco de la mañana.

–¡Porque estaba amamantando! (risas).

–¿Siempre te levantás a las cinco?

–En realidad, a las siete, pero como acabamos de llegar de Punta Cana, Ana se desfasó dos horas, así que hasta que se acomode, será a las cinco.

–Te vi ayer por Instagram en Punta Cana y me asusté, pensé que nos ibas a dejar clavados con la nota.

–No, jamás. Si yo te digo que voy, siempre cumplo. Y a horario. Tenés que confiar en que si te dije que venía, vengo.

–Bueno, por eso sos Pampita. ¿En qué etapa de enamoramiento estás con Robert?

–¡Re de novios! Tres años es poco, yo siento que todavía nos miramos diciendo “¡ay, qué lindo que es!”, esas cosas medio de adolescentes. Siempre algún día de la semana vamos a almorzar solitos, vamos al cine, tenemos nuestros momentos para noviar. A pesar de estar casados y tener hijos, alimentamos esa pasión y ese romance.

“Soy una soñadora. Cuando llegué a Buenos Aires no sabía qué iba a pasar con mi vida, pero mis sueños fueron el gran motor. Y ahora tengo otra fuente de energía inagotable, infinita, que son mis hijos.”

–¿Sentís que el amor llega cuando uno está listo?

–Sí, en mi caso había una búsqueda. A mí me gusta vivir en familia, la soltería no me acomoda, pero eso va en cada uno. A mí me gusta pasar el domingo abrazada, viendo a los chicos en el jardín, proyectar vacaciones todos juntos… Hay gente que disfruta más de estar solo, pero en mi caso prefiero estar en pareja.

–Sin embargo, también disfrutás de tus momentos de soledad.

–Totalmente. Yo además viajo mucho y él no puede por su trabajo, así que aprovecho para ir con amigas. Defiendo mucho el tiempo con mujeres, me hace bien hablar con mis amigas mujeres, hablar de nuestros hijos, nuestras culpas, la monotonía, la pareja… Las mujeres necesitamos charlar de nosotras en un ámbito donde haya confianza, apoyo, donde nos damos la mano en situaciones muy difíciles. Y cuanto más van pasando los años, más entendés que esa red de mujeres es súper importante.

CUESTIÓN DE ROLES

–¿Sos líder en tu grupo?

–No, para nada, soy la colgada, me olvido cosas, contesto tarde, pero soy muy leal. Si me llama una a las tres de la mañana, salgo corriendo en pantuflas y ahí estoy.

–¿Y tu fama no interfiere con estas relaciones?

–Para nada, mis amigas no me ven como “la famosa”, me ven como Caro y punto.

–¿Y para tus hijos sos “Caro” o sos “Pampita”?

Para mis hijos soy “mamá”. “Mamá, esto, mamá, aquello, mamá, llevame a fútbol, mamá, tengo un cumple, mamá, me siento mal, mamá, necesito una cartulina”, y yo salgo a las diez de la noche a ver dónde consigo una cartulina. Es una palabra muy mágica, muy poderosa, pero que implica mucha responsabilidad.

–¿Qué aprendiste de la vida con todas las cosas buenas y malas que te pasaron? Yo te veo muy evolucionada.

–Bueno, no sé si ese pan ya está cocinado, me falta bastante. Pero es verdad que año tras año vas creciendo, te tomás las cosas con menos importancia. Si antes te quedabas recalcando y no podías dormir por algo, hoy ponés todo en el lugar que corresponde y estás más en eje. Pero por supuesto hay mucho para aprender.

CAMINA SIEMPRE ADELANTE

–Veo que no te estancás en las desgracias.

–Trato de no. A mí me gusta la vida con alegría, siempre voy a estar mirando el vaso medio lleno, soy una fantasiosa.

–Tu alegría enseña mucho, inspira mucho.

–Y es verdadera. Esa sonrisa mía no es impostada, vos entraste al camarín recién y viste que es una fiesta, porque no puedo trabajar de otra manera. Además, estoy haciendo lo que me gusta, lo que sueño, lo que me fascina, así que jamás lo viviría con pesar, en ningún sentido.

–¿Cómo se hace para permanecer en el medio, siempre arriba después de tantos años?

–Creo que tiene que ver con el entusiasmo personal. El que no sigue es porque en algún momento le dejó de gustar, porque si no las oportunidades uno las sigue buscando, no se rinde.

–¿Qué te queda pendiente?

–¡De todo! Quiero el Martín Fierro como mejor conductora de aire, quiero volver a hacer cine.

–¿Te cuesta actuar?

–Me encanta, no sé si soy buena pero a mí me gusta, y yo me tiro a la pileta con todo porque me divierte mucho. Y salir de la comodidad, de lo que ya tenés conquistado, también está bueno.

“Toda la vida pude hacer lo que quise. Rompí prejuicios, hice lo que me parecía en determinados momentos, a pesar de que muchos me decían que estaba en el camino errado. Yo siempre seguí mi intuición.”

–¿A qué le tenés miedo?

–A las turbulencias del avión; cuando se empieza a mover pienso “este es el fin”, y me pongo a rezar como loca. Pero después me subo perfecto y no pienso “uy, tengo que volar”.

–¿Y a qué más?

–A la muerte. Me quiero morir muy vieja, no quiero perderme nada. Quiero ver crecer a mis hijos, ver a mis nietos, disfrutar hasta el último segundo. Y si pudiera pedir, quisiera una muerte natural siendo muy muy muy grande. Me gusta mucho la vida.

#EPUCHANNEL

Pampita fue la protagonista absoluta del flamante lanzamiento de la plataforma digital #EPUCHANNEL. Allí, con un evento performático que tuvo lugar en los emblemáticos estudios de Canal 9, El Planeta Urbano celebró el inicio de su canal digital con contenidos cien por ciento audiovisuales en un happening para 300 personas que incluyó entrevistas televisadas, producciones de tapa, sesiones de make up y vestuario y un fin de fiesta con pista de baile, barra de tragos y mucha onda.

Esta portada y reportaje marcó el inicio de #EPUCHANNEL y su realización fue una fiesta para todos los invitados, que pudieron presenciar el backstage de fotos y la nota, que ya se puede ver en YouTube y en elplanetaurbano.com.

Artículos Relacionados>

Por Hernan Panessi

A un día de enfrentar a Australia por los octavos de final de la Copa del Mundo, repasamos la vida del director técnico que llevó a Lionel Messi a consagrarse campeón de América en 2021 y asumió con templanza el mote de “Leónidas de Pujato”. La ilusión de la gloria, en la visión de un héroe distinto.

Por Marcela Soberano

El éxito de "El gerente", el oficio de la actuación, la vida familiar y los trabajos que jamás olvidará. Charla a fondo con una de las actrices más importantes del país. 

Por Tomás Gorrini

El grupo porteño que llevó al folclore hacia nuevos destinos acaba de presentar "Arderemos", el segundo adelanto del nuevo disco que, en boca de ellos, "será la mejor obra de la banda hasta el momento".

Por Daniel Bajarlía

Aunque dice que la pandemia fue “un ensayo de estar jubilado”, el músico cumplió medio siglo de trayectoria y lo festejó con un show en el que demostró que su cabeza solo piensa en futuro. Sus comienzos con Sui Generis, la amistad con Charly García y una faceta desconocida como productor de aceite de oliva, en la voz de una pieza clave del rock argentino.

Por Gimena Bugallo

Después de un año de trabajo repartido entre México y España, el actor regresó a la Argentina para protagonizar una superproducción teatral que nada tiene que envidiarle a Broadway. La clave del éxito, asegura, está en asumir riesgos y animarse a salir de la zona de confort.

Por Leonardo Martinelli

Antes de presentarse con El lado C de Capusotto, el 26 de noviembre, en el Teatro Gran Rivadavia, el capocómico argentino charló con El Planeta Urbano sobre todos los universos que rodean al creador de Peter Capusotto y sus videos: comedia, rock, cine, peronismo y Racing.

Por Luis Corbacho

Es el mayor exponente joven de la comedia musical de habla hispana. Dispuesto siempre a tomar grandes desafíos, convierte en éxito rotundo cada obra que protagoniza y afianza su carrera como director y formador de nuevos talentos. La clave de su presente, asegura, está en cultivar la disciplina y entregarse a la vocación.

Por Tomás Gorrini
El volante del Betis ya tiene todo listo para debutar con la Selección argentina en Qatar, pero antes reflexiona sobre temas que le esquivan a la agenda futbolera: la ansiedad, su relación con Scaloni, el rol social del futbolista, género y salud mental. A fondo, con un jugador de toda la cancha.