COCINA ASIÁTICA

Tora

Cada vez que Aldo Graziani soltaba en redes sociales imágenes de su nuevo emprendimiento, se sospechaba que allí habría algo sustancioso. Y así lo es este Tora (“tigre” en japonés), abierto hace ya un par de meses. Breve (un poco más de 40 puestos) y preciosamente ambientado, Tora es, según su chef, Maxi Matsumoto, “un restaurante asiático donde queremos que la gente pruebe sabores chinos, japoneses, tailandeses, filipinos… no nos paramos en un solo lugar”. Con asesoría de Leo Azulay y mucho probado aquí y allá, Matsumoto armó una carta donde, entre lo delicado y lo intenso, caben un sinfín de matices. El delicioso pan frito con manteca negra es el comienzo de un recorrido que incluye entradas como los sheng jian bao, rellenos de conejo y jengibre, el salteado de calamar con emulsión de morrón o un sutil tiradito de pescado de inspiración filipina. En los principales, imperdibles los ñoquis coreanos con ragú de chivo y el curri de cordero con brócolis y granada. Si queda lugar, el parfait de manteca de maní con chocolate amargo cierra el festín a puro dulce. Mención especial para el póker de tragos creado por Pablo Pignatta y para la muy bien pensada carta de vinos.
Cabello 3788, Palermo
Tel.: 4843-1616
IG: @tora.restaurant

BODEGÓN

El Refuerzo

Un cafetín de Buenos Aires, un vermut al paso, una birrería o un clásico bodegón porteño. El almacén de Chabuco 860 es todo eso… y más. Recientemente remodelado para recibir a más gente –antes, el salón completo permitía veinte personas como máximo–, todavía vibra al ritmo del barrio. Turistas de cualquier parte del mundo, bohemios trasnochados y vecinos egoístas tratan de mantener en secreto el espíritu de este recinto de San Telmo. Pero la manada cibernética ya tomó nota y sabe que todos los lunes cuelgan en el Facebook oficial del lugar la consigna mágica para pagar menos: entrar al local y gritar a viva voz “Somos el pueblo”. Y ahí nomás se aplica el 40 por ciento de descuento en platos seleccionados, que van desde matambre a la pizza hasta sorrentinos de osobuco o risotto de mollejas. “Almuerce y cene rico y abundante”, recibe un cartel en la entrada. Y el pueblo, contento, se sienta a la mesa.
Chacabuco 860, San Telmo
Tel.: 4361-3013
FB: /elrefuerzobaralmacen

CERVECERÍAS

Growlers

La “comunidad cervecera” sigue adelante. Hace un año y medio que Growlers abrió su local de Caballito (tiene otros dos, en Palermo y Recoleta), y la idea de ofrecer muy buenas birras se mantiene firme. El enorme spot, de estética industrial, bien ancho, alto y largo, posee 30 canillas con lo mejor de brewers locales, como Gorilla (refrescante su Hazy IPA), Minga y Dos Dingos. Hay excentricidades (con menos salida, claro), como las cervezas de calabaza, blueberry o vainilla/cacao, y números puestos, como las honey o las rojas, aunque la moda marque cada vez más la ventaja de la IPA, un gusto ya adquirido por los birreros porteños. Pero son los detalles los que distinguen a esta franquicia, más allá de la espuma: están en su menú de comidas (hace muy poco sumó platos gluten free y también ofrece hummus, falafel y choris, alternativas válidas a las reglamentarias hamburguesas y papas fritas) y en una gentileza muy apreciada en sitios donde se bebe alcohol: canilla libre de agua filtrada.
Doblas 857, Caballito
IG: @growlerscc

})(jQuery);