Los chakras son centros de energía en continuo movimiento alojados en distintas partes de nosotros. Hoy se los define como “ruedas de luz” y su función es revitalizar nuestro cuerpo físico y desarrollar el espíritu. Se encuentran en partes específicas de nuestro organismo y cumplen un propósito determinado.

 

Casi todas las dolencias físicas empiezan en el campo emocional. La salud y sus problemas están directamente relacionados con estos puntos energéticos: ellos controlan el balance de nuestras emociones. Cuando no estamos en armonía e ignoramos las señales que nos envían nuestros miedos, tristezas, estrés, angustias, etc., terminamos enfermándonos. La mayoría de las personas necesitan sentir una manifestación concreta para tomar acción, y recién cuando siente la enfermedad toma medidas.

 

 

Es por eso que el conocimiento, la práctica y el aprendizaje del lenguaje de los chakras pueden provocar cambios positivos. Cada chakra está conectado con una glándula endocrina, un plexo nervioso, y está vinculado con una región del cuerpo, abarcando órganos que desempeñan funciones específicas en el plano emocional, mental y espiritual.

 

 

Cada chakra tiene resonancia con un color, vibra con un sonido (o mantra) que corresponde a una nota musical y se relaciona con un elemento natural (tierra, agua, fuego, aire). El buen funcionamiento es sinónimo de buena salud y la apertura de todos es sinónimo de evolución. Es bastante habitual que algunos chakras estén bloqueados, esto sucede porque ante una experiencia desagradable a veces reaccionamos cerrándonos a nuestros sentimientos e inhibiendo estos procesos. En vez de alimentarse de la energía universal, el chakra hace que la energía se pierda.

 

 

Los primeros estudios sobre los chakras, que en sánscrito significa “rueda que gira de un vortex”, datan de 2.600 años atrás.

 

 

 

Los siete chakras

 

 

Chakra 1: Se encuentra en la base de la espina dorsal, está asociado con la supervivencia, muy relacionado a nuestro cuerpo y cómo lo manejamos. Nuestra salud y el sentido de la seguridad. El poder económico. La fuerza de la gravedad. Elemento: la tierra. Color: rojo. Piedras: rubí, coral rojo. Sentido: el olfato. Símbolo: el cuadrado. Contacto con la naturaleza: caminar descalzo. Horas: amanecer y atardecer.

 

 

Chakra 2: Se encuentra en el bajo abdomen, está asociado con las emociones y la sexualidad, la pasión, el placer, dar y recibir. Elemento: el agua. Color: naranja. Piedras: ámbar y coral. Sentido: el gusto. Símbolo: la pirámide. Contacto con la naturaleza: agua (río, mar, lago) y la luz de la Luna.

 

 

Chakra 3: Se encuentra en el plexo solar, está asociado con el poder personal, la fuerza de voluntad, el sentido de la autoridad, la disciplina y el autocontrol. Elemento: el fuego. Color: amarillo. Piedras: ámbar y oro. Sentido: la vista. Símbolo: el círculo. Contacto con la naturaleza: la luz del Sol, los girasoles.

 

 

Chakra 4: Se encuentra en el centro del pecho, está asociado con el amor, la compasión, el perdón, el amor hacia el universo. Elemento: el aire. Color: verde (el color de la sanación) o rosa (amor universal). Piedra: esmeralda. Sentido: el tacto. Símbolo: la cruz. Contacto con la naturaleza: jardín con flores.

 

 

Chakra 5: Se encuentra en el área de la garganta, está asociado con la comunicación y la creatividad, la honestidad, la amabilidad. Elemento: el sonido. Color: azul. Piedra: turquesa y topacio. Sentido: auditivo. Símbolo: el cáliz. Contacto con la naturaleza: el cielo, contemplar el mar.

 

 

 

Chakra 6: Se encuentra en el centro de la frente, justo por encima de los ojos (el “tercer ojo”, la percepción más allá del mundo físico. Elemento: la luz. Color: índigo. Piedra: zafiro. Sentido: el “sexto” sentido. Símbolo: la estrella de David. Contacto con la naturaleza: el cielo nocturno.

 

 

Chakra 7: Se encuentra en nuestra cabeza, la corona, está asociado con el conocimiento, la comprensión y todo lo que tenga que ver con la mente y el espíritu. Este chakra está íntimamente relacionado con nuestra conciencia y todo lo que tenga que ver con nuestro ser superior. Elemento: el pensamiento. Color: violeta. Piedra: diamante, cuarzo de cristal. Sentido: uno/unidad.