La franquicia nacida en 2008 sorteó la pandemia y toma impulso en este recomienzo, con una carta nueva a la que identifica con la palabra “Kansha”, que en japonés quiere decir “agradecimiento del corazón”.

Son una decena de preparaciones las introducidas: pinceladas niponas y/o nikkei con sello de autor, presentes en los tapeos (gyozas de salmón, $600 las cuatro unidades; o la Sake Pizza, tortilla crujiente con salmón ahumado trufado, $750), cebiches (el Nikkei, con salmón, palta, almendras tostadas, $950), rolls, como el Tataki Truffle (langostinos, palta, salmón, ralladura de lima, sal marina) o el Ebi Nikkei (salmón, palta, langostinos al curry rojo; ambos $950 las diez unidades) y principales (Curry Nikkei, con arroz, langostinos thai y salsa de puerros, $1.300).

También sumaron etiqueta propia de vino –muy correctos Malbec, Sauvignon Blanc y rosado–. Los clásicos del menú continúan (hay buenas opciones de menú ejecutivo), así como la estética y ambiente que son parte (importante, como lo certifica la sucursal Palermo) del encanto.

Costa Rica 6000, Palermo Hollywood, y sucursales

@fabricsushi