Julieta Spina: La dama regresa

Debutó como directora de Contenidos en el último BAFWeek, desafió preconceptos y salió airosa. Hoy redobla la apuesta con nuevos nombres y proyecta instalar la Semana de la Moda local en el calendario latinoamericano. 

 ¿Qué podés adelantarnos sobre esta nueva edición de BAFWeek?

–Tenemos mucho diseño de autor, emergentes y también marcas que se animarkon a acompañarnos con varias apuestas originales, como la colección cápsula de Jessica Trosman para Lee, una alianza muy interesante entre diseño e industria. Seguimos con el concepto de grilla horizontal, todos los días hay espacio para distintas vertientes de la moda. Entre los autores veremos a Vicky Otero, Cecilia Gadea y Juan Hernández Daels. En cuanto a las marcas jóvenes, estarán Nous Etudions, BlackMamba, Roma Renom y la nueva etiqueta Cid Kohan. Además, se sumará por primera vez una marca emblemática como Zito, y también estarán presentes Benito Fernández y Uma. La apertura, a cargo de Vitamina, será en Alcorta Shopping. Por su parte, Paula Cahen D’Anvers realizará un evento exclusivo, y Prüne presentará algo especialmente pensado para nosotros. En BAFWeek conviven tanto los autores que trabajan forjando una identidad como las marcas que hacen al desarrollo económico del país, produciendo y exportando. Hoy por hoy, la moda es una de las principales fuentes de trabajo.

–La gestación del nuevo BAFWeek, con vos al frente de la Dirección de Contenidos, coincidió con la de de tu niño (está embarazada de ocho meses). ¿Cómo convivieron ambas creaciones?

–¡Fue un emprendimiento total! BAFWeek, el bebé y Bajo el Sur, un nuevo sitio de e-commerce que acabo de lanzar. Veníamos buscando al bebé desde hacía tiempo, poniéndole todas las energías, y cuando coincidió con la concepción de BAFWeek fue un momento de creación absoluta, se dio todo y con una felicidad enorme.

–En un ambiente como el de la moda, tan poco acostumbrado a la opinión, ¿cómo lidiás con las críticas?

–Escuchamos y cambiamos. Por ejemplo, el horario del mediodía no tuvo el éxito esperado y en esta edición esas presentaciones serán en locaciones externas. Tampoco comunicamos suficientemente un ciclo de charlas muy interesantes, vamos a mejorarlo. Formarán parte WGSN con un encuentro sobre tendencias y e-commerce, la mesa redonda del Buenos Aires International Fashion Film Festival, nuestras tradicionales reuniones del Centro Metropolitano de Diseño y una jornada dirigida a la industria dictada por Claudio Drescher. Todas estarán concentradas en el Atlas Alcorta. Nos dimos cuenta de que para el público no quedó claro que la entrada es libre y gratuita, esta vez haremos hincapié en ese tema. Todos los aportes que sean para mejorar son bienvenidos. En cuanto a la crítica basada en el boicot y la envidia, hacemos oídos sordos.

–Hablemos de la bancarización fashionista. Hoy los bancos son mecenas, sponsors y en cierto modo hasta dueños de la moda. ¿Cómo gravita eso a la hora de armar una grilla?

–El tema de los bancos beneficia mucho al diseñador, pero a las semanas de la moda las mata. A veces se puede negociar buscándole la vuelta, otras no. Quisiéramos tener a Martín Churba o a Garza Lobos pero como trabajan exclusivamente con un banco por ahora es imposible. Cierto cambio en las políticas de marketing sería buenísimo para todos, confío en que las cosas van a flexibilizarse.

–¿Es posible sumar al BAFWeek en el calendario mundial de la moda o eso sigue siendo una quimera?

–Tenemos un plan a corto y mediano plazo para el que debemos ponernos todos de acuerdo. Nuestra idea es hacer un evento junto con San Pablo, apuntando al calendario latinoamericano. Algo exclusivo para prensa y buyers donde las marcas adelanten un año sus colecciones. Hoy es más fácil exportar, hay que mostrarnos y hacer de Buenos Aires una plaza relevante para la moda. En ese camino estamos.

“En BAFWeek conviven tanto los autores que trabajan forjando una identidad como las marcas que hacen al desarrollo económico del país, produciendo y exportando. Hoy por hoy, la moda es una de las principales fuentes de trabajo.” 

Artículos Relacionados

Por María Paz Moltedo
A sus 33 años, la actriz que creció en pasarelas y sets de televisión divide su tiempo entre el rodaje de una nueva serie, la moda y la creación de su primer disco solista. Todos los universos de una artista que empuja sus propios límites y sigue creciendo.
Por Gustavo Grazioli
Con la excusa de la salida de su flamante álbum debut como solista, la revelación del pop local continúa con su gira por Latinoamérica, los Estados Unidos y España.
Por Marcelo Pavazza
La cocinera colombiana, elegida esta semana Mejor Chef Femenina del Mundo por The World Best 50 Restaurants, será parte del jurado de la 4ª edición del “Prix Baron B - Édition Cuisine”. Aquí, comparte los conceptos que rigen su cocina y deja sus impresiones sobre el concurso.
Por Luis Corbacho
La actriz, cantante, poeta e influencer disfruta del gran presente de Iosi, el espía arrepentido, la serie que protagoniza junto a un elenco estelar. Sus participaciones en las campañas de moda más importantes del país y la confesión de su sueño ideal: una casa alejada de todo, en la naturaleza.
Por Tomás Gorrini
Escribió las primeras páginas del rock argentino, compuso la música de películas que se consagraron en los Oscar, armó una big band rioplatense con ritmos de ayer que suenan al futuro. Un hombre que, todavía hoy, está dispuesto a seguir descubriéndose.
Por Karina Noriega
Alejado de los medios, el actor es uno de los socios fundadores de una empresa turística con sede en Ámsterdam que viene a reformular el concepto de viajar con una serie de innovadoras soluciones y experiencias.
Por Ornella Sersale
Un pibe que fue señalado como un outsider y que hoy está dispuesto a cambiarlo todo. Así es la historia de Dylan León Masa, el rapero de 21 años que lanzó su primer álbum por miedo a morirse y dejar su obra inconclusa.
Por Marcela Soberano
El camino de una diseñadora que arrancó con su propia marca hace más de veinte años, confió en sus instintos, se expandió por varios países de Latinoamérica y ahora se suma a la tendencia del desembarco de etiquetas locales en los Estados Unidos.