Julieta Díaz: la hora de la verdad

En un mismo año está cumpliendo el sueño de estar en la Televisión Pública interpretando a la terapeuta de Diego Peretti en la tercera temporada de En terapia; el de trabajar con el director Diego Lerman, protagonizando la elogiada Refugiado, y el más especial de todos: muy pronto dará a luz a su primera hija. Para ella, hoy es tiempo de cosecha.

 

 

El ornamentado edificio francés de Recoleta no prepara a las visitas para la imagen que aparece tras la puerta: una Julieta Diaz fresca y radiante con el pelo recién lavado, outfit deportivo y una panza flamante de cinco meses. Vengo de natación, explica, y empieza a preparar una copiosa y orgánica merienda. Está en plena etapa de cosecha: acaba de terminar las grabaciones de la tercera temporada de En terapia y hace poco estuvo en Cannes recibiendo elogios por su protagónico en Refugiado, la película de Diego Lerman que se estrena este mes. Julieta es sencilla, amable y muy graciosa, habla de todo pero también se desmarca rápido de lo que no quiere:Nunca dije que era K, aclara, y explica que su posición es moral, más que ideológica. En la charla aparece su participación en la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Interpretes (Sagai) y el ciclo de entrevistas que condujo para la entidad. Me gustó mucho, me toco gente como Darío Grandinetti y Cristina Banegas, que trabajaban cuando yo todavía ni estudiaba, y vienen de generaciones que incluso eran más exigentes, repasa llegando al tema que evidentemente más la emociona: la actuación.

 

 

–¿Hay menos exigencia hoy?

 

 

Siempre ponemos el mismo ejemplo, pero en la época de Alberto Migre vos tenías que entrar al estudio sin el libro y saberte la letra tal cual, porque te corregía los puntos y comas. Los actores que han trabajado con esos directores tienen eso y nosotros no; la televisión ahora es distinta, ha crecido en un montón de aspectos porque se ha modernizado, pero eso lleva a que a veces abusemos.

 

 

–No en propuestas como En terapia.

 

 

 

No, ahí viví mas lo de Migre porque mi personaje es una terapeuta freudiana tradicional, muy de manual, y Alejandro Maci, quien hace la adaptación de los libros con Esther Feldman, es hijo de un gran psiquiatra, sabe mucho del tema y, además de escribir, dirige. Entonces había que ser muy precisos (...)

 

 

Artículos Relacionados

Por María Paz Moltedo
A sus 33 años, la actriz que creció en pasarelas y sets de televisión divide su tiempo entre el rodaje de una nueva serie, la moda y la creación de su primer disco solista. Todos los universos de una artista que empuja sus propios límites y sigue creciendo.
Por Marcelo Pavazza
La cocinera colombiana, elegida esta semana Mejor Chef Femenina del Mundo por The World Best 50 Restaurants, será parte del jurado de la 4ª edición del “Prix Baron B - Édition Cuisine”. Aquí, comparte los conceptos que rigen su cocina y deja sus impresiones sobre el concurso.
Por Luis Corbacho
La actriz, cantante, poeta e influencer disfruta del gran presente de Iosi, el espía arrepentido, la serie que protagoniza junto a un elenco estelar. Sus participaciones en las campañas de moda más importantes del país y la confesión de su sueño ideal: una casa alejada de todo, en la naturaleza.
Por Tomás Gorrini
Escribió las primeras páginas del rock argentino, compuso la música de películas que se consagraron en los Oscar, armó una big band rioplatense con ritmos de ayer que suenan al futuro. Un hombre que, todavía hoy, está dispuesto a seguir descubriéndose.
Por Karina Noriega
Alejado de los medios, el actor es uno de los socios fundadores de una empresa turística con sede en Ámsterdam que viene a reformular el concepto de viajar con una serie de innovadoras soluciones y experiencias.
Por Ornella Sersale
Un pibe que fue señalado como un outsider y que hoy está dispuesto a cambiarlo todo. Así es la historia de Dylan León Masa, el rapero de 21 años que lanzó su primer álbum por miedo a morirse y dejar su obra inconclusa.
Por Marcela Soberano
El camino de una diseñadora que arrancó con su propia marca hace más de veinte años, confió en sus instintos, se expandió por varios países de Latinoamérica y ahora se suma a la tendencia del desembarco de etiquetas locales en los Estados Unidos.
Por David Lifschitz
En un momento de madurez personal, alejado de los medios pero no del teatro, el actor que supo defender sus ideas sin tapujos reflexiona sobre el ego del artista, su militancia política y la mirada de los otros. Confesiones de un hombre con convicciones propias.