Fernando Ruíz Díaz: 20 años no son nada

Fernando Ruiz Díaz y su banda celebran dos décadas de trayectoria con la edición de un box set que condensa los momentos más destacados de su historial. La energía musical llevada al extremo.

 

Catupecu surgió con una energía arrolladora, como un big bang musical que nada ni nadie logró detener. Desde que se encendió la mecha, en 1994, la banda vive un proceso intenso y, podría decirse, caótico. Catupecu rechaza el individualismo y los recovecos de la fama. Porque “la esencia de la música es algo superior”.

 

 

 

“Lo que vivimos cuando cantamos, cuando componemos, cuando subimos a un escenario; eso es lo importante”, define su líder, Fernando Ruiz Díaz. Hoy, veinte años después de aquel comienzo, la bomba aún está por explotar.

 

 

–¿Qué balance hacen de este aniversario?

 

 

Macabre González: –El balance está en el libro. Y es paradójico al mismo tiempo. Porque en 20 años pasaron muchísimas cosas que son imposibles de condensar; más teniendo en cuenta nuestra manera de vivir la vida. Afortunadamente, existen la música y la poesía para expresar imágenes que son difíciles de condensar. Por eso el libro es parte de un paquete que incluye dos CD y un DVD que pretende testimoniar el proceso creativo de la banda desde distintas perspectivas. Para nosotros, la edición de este box resignificó un montón de cosas, porque pasamos de ser observados a ser espectadores de nuestra propia vida. En algún punto, es un libro que hicimos para nosotros mismos.

 

 

–¿Fue como una terapia de grupo?

 

 

M. G.: –Sí. Y no porque tengamos algún problema en particular, sino porque nos permitió reivindicar la energía con la que trabajamos desde un principio. Este trabajo supuso también momentos duros desde el punto de vista espiritual; no fue fácil rever fotos y videos en los que aparece Gaby, registros de cuando empezamos en el under de Buenos Aires; fue emocionante e intenso. También es un logro poder insertar un producto como este en un mercado que no es tan permeable (...)

 

 

 

 

Artículos Relacionados>

Por Leonardo Martinelli
El actor ganador de dos premios Oscar repasa los clásicos de la pantalla chica y grande que lo convirtieron en un referente ineludible de nuestra cultura popular.
Por Daniel Bajarlía
Ícono del cancionero popular argentino, la cantautora que se formó entre el folklore y el pop se prepara para celebrar sus 25 años con la música repasando todos sus éxitos, en una gira especial que recorrerá todo el país y culminará el 2 de diciembre en el Gran Rex.
Por Tomás Gorrini
De Charly García a Los Auténticos Decadentes y Fito Páez. La historia de la artista que corre detrás de sus sueños y que acaba de estrenar canción junto al genio creador de El amor después del amor.
Por David Lifschitz
Dicen que las segundas vueltas nunca fueron buenas, pero su reencuentro con el personaje que la consagró a nivel mundial entierra con fuerza este mito. En la piel de Édith Piaf, asegura que alcanzó todo lo que imaginaba para su carrera.
Por Marcelo Pavazza
Con la conducción de Qué mañana!, todos los días en Canal 9, el chef y maestro de ceremonias confirma su versatilidad y verifica una vocación que arrancó hace casi 40 años, cuando el célebre Gato Dumas lo convirtió en su discípulo, enseñándole los secretos de una profesión que hoy lo tiene como referente indiscutido.
Por Daniel Bajarlía
El artista que formó parte de algunos de los programas de culto más importantes de la televisión ahora abre las puertas de su hogar para grabar ¡Fa!, un ciclo de reuniones culturales donde la música y el debate son los verdaderos protagonistas.
Por Rolando Gallego
Interpretó grandes historias y se puso en la piel de personajes inolvidables que dividieron los debates en las redes y en la opinión pública. Siempre ecléctica, la joven actriz trata de nunca repetirse y ahora va en busca de nuevos desafíos a la altura de su talento.
Por Camila Mariani
A través de su marca Sazkat, Romano propone poder expresarse libremente, pero de manera elegante ante diferentes situaciones. Hijo de una familia de sastres, se tomó su tiempo para entender que también ese era su destino, aunque sin desatender su amor por la música.