Tiempo de rooftops: dónde comer y beber con las mejores vistas de Buenos Aires

Por Emmanuel D' Amelio

Tardó en llegar, pero al final la primavera despegó a sus anchas y el buen clima invita a los foodies a visitar las terrazas y los rooftops porteños ideales para disfrutar de la alta gastronomía, tragos de autor y vistas panorámicas.

Desde hace muy poco tiempo, los últimos pisos de los edificios más altos de Buenos Aires se están aprovechando de otra manera: en lugar de ser una oficina más o una simple terraza sin uso, llegaron los sky bars o bares en altura. Esto sumado a que, pandemia mediante, los únicos lugares habilitados para los comercios gastronómicos eran solo al aire libre.

Algunos ya en carácter de clásicos, otros nuevos e innovadores, hoteles o restaurantes, todos tienen algo en común: un entorno único que se predispone al disfrute entre amigos, buen morfi y atardeceres mágicos.

ARRIBA ROOFTOP (Por Lorena Marazzi)

El grupo gastronómico de Invernadero, Spritzza y Afrika está detrás de esta propuesta de lujo ubicada en el tercer nivel del Paseo Alcorta. Con moderna ambientación, el espacio incluye una amplia terraza semicubierta para disfrutar a toda hora. La carta de cocina a cargo del chef Camote Langer varía regularmente y, durante la noche, reinan los platitos, ideales para compartir, como el ceviche de pesca fresca, el tataki de bife con salsa ponzu, las mollejas con ensalada asiática, o los baos de hongos con pickles de vegetales y mayo sriracha.

La coctelería, a cargo de Lucas López Dávalos, está a la altura: clarificados, ahumados, espumas y vapor son algunas de las técnicas que utiliza para lograr los originales sabores y audaces presentaciones. Como en Floral, un cóctel con aires primaverales donde se mezcla tequila, lavanda, sauco y licor de mandarina; el Jazmín Oriental, con sake, vodka, lychee, té matcha y vapor; o el Tropical Penicillin, con whisky escocés, piña ahumada, miel de jengibre y una gran burbuja. A la hora de lo dulce, el postre París - Buenos Aires (pâte à choux rellena de mousse de dulce de leche y garrapiñada de maní) se lleva todos los aplausos.
Alcorta Shopping, Jerónimo Salguero 3172 
IG: @arriba.rooftop

AIRPORT

Lo que más llama la atención de este imponente bar temático palermitano es que en su terraza haya un avión checoslovaco Aero-45 de la Segunda Guerra Mundial y que, además, en la cabina de vuelo ¡funcione un VIP! Fue Sergio Leboran, uno de los emprendedores, que, junto a los arquitectos Alejandro Peirano y Pablo Vrecic, impulsaron la llegada de esta maquinaria rescatada de un depósito de Bahía Blanca, totalmente desarmada, pero que hoy reluce flama en las alturas de Buenos Aires.

Este espacio sale de lo habitual, el modo avión no es necesario, y todo diseño y la ambientación relacionada a la aviación, invita a sacar la cámara para tomar alguna foto y subir a las redes. Tiene una carta inspirada en la clase ejecutiva de los aviones, hecha por el ex chef de la Casa Rosada, Dante Liporace.

Con estilo mediterráneo, el menú tiene varias entradas, desde exquisitos embutidos y quesos italianos, hasta langostinos con un delicado puré de limón. Hay ensaladas clásicas y platos nobles, como la milanesa de lomo, acompañada de fideos frescos con manteca y queso, o el risotto de hongos, elegante y cremoso. Hay opciones veganas y postres acordes. La barra tiene cocteles inspirados en aeropuertos del mundo, como el Paris CDG, que lleva Lillet, Aperol, néctar de sauco, jugo de lima, jugo de pomelo, almíbar neutro, cognac Hennessy.
Cabello 3601. CABA
IG: @airport.palermo

EDIFICIO COMEGA (Vuelta Abajo Social Club - Trade Sky Bar)

Dos bares en una misma torre. El clásico edificio Comega, ubicado en la intersección de la Av. Corrientes y L. N. Alem, goza de este privilegio.

Con 88 metros de altura, fue el primer rascacielos de hormigón armado en Buenos Aires, se inauguró en 1934 y fue diseñado por los arquitectos Enrique Douillet y Alfredo Joselevich, con un marcado estilo racionalista.

Pero vayamos a los bares. Por un lado, Piso 15 Sky Bar by Vuelta Abajo Social Club. Este secreto a voces arrancó en primera instancia como un club de fumadores de habanos, con la cava de puros más grande de Latinoamérica. Fue mutando a lo largo de los años hasta convertirse en un bar y restaurante que abre desde las 9 am ofreciendo servicio durante todo el día. Entre desayunos contundentes, como su avo toast o tostadas francesas, hasta los tapeos con degustaciones de quesos y charcuterie, también ofrece entradas y platos innovadores, como el carpaccio de pulpo, alcaparras fritas y sour cream.

El bartender de la casa es Matías Granata, que en cada trago se dispone a dejar su impronta: “Acá, intentamos plasmar el mundo del tabaco en la coctelería, que es lo que nos representa”. El bar se rige con un sistema de membresías y un sector VIP, con balcón aparte.

Un par de pisos más arriba, y de los creadores de Uptown, Nicky Harrison y Bourbon Brunch & Beer, está Trade Sky Bar (pisos 19, 20 y 21): el gigante de dos plantas techadas y una terraza abierta en la cúpula, que abrió en 2019 y es considerado como uno de los bares más imponentes de la Ciudad de Buenos Aires, ofrece vistas de distintos puntos increíbles de la city porteña, como el CCK, Puerto Madero y hasta el Río de la Plata.

La revista británica Time Out lo destacó en el año 2021 como uno de los mejores rooftops del mundo y no es para menos, su ambientación art-decó, gastronomía y cocteles de calidad y excelente ubicación hacen de Trade –así se lo conoce– un combo perfecto.

La carta del restaurante está a cargo del ya mencionado chef Dante Liporace, que ofrece cocina porteña de autor, con sutiles toques orientales, dividida en tapeos de after y cena. Hay opciones como pinchos de entraña, gírgolas y alioli de romero o un ceviche clásico, hasta sushi, variedad de pastas y ensaladas. En la barra, Lucas López Dávalos propone tragos sofisticados en cristalería acorde, donde reinan los sabores cítricos, con uso de mucha fruta y especias, sin perder de vista los clásicos.
Av. Corrientes 222
IG: @piso15_skybar
IG: @trade.skybar

OLYMPO SKY BAR (foto de portada)

Hace solo unos días, abrió sus puertas Lex Tower, la imponente torre vidriada de 31 pisos y vista 360, ubicada sobre la Avenida Corrientes, con un bar en el último piso y un teatro en planta baja (Politeama, del reconocido director Juan José Campanella), para darle más vida y movimiento a una zona que de a poco recobra su esplendor.

Hugo Koifman, CEO de Branson, la desarrolladora que llevó adelante el proyecto, se mostró orgulloso y feliz por haber llevado a buen puerto esta nueva propuesta: “El proyecto del bar está en las manos de Milton Forni (ex Café de los Angelitos, Esquina Carlos Gardel, Rojo Tango). Su idea de la cocina es tratar los productos clásicos de la gastronomía argentina, pero con una reversión y así probar algo diferente. A su vez, la barra de cocteles la realizó Popi Korova, siguiendo un estilo clásico y priorizando la calidad”. Mejor ubicación, imposible, porque el Olympo Sky Bar está a muy pocas cuadras del Obelisco, con el subte B en la puerta, al alance de todo el mundo
Av. Corrientes 1454, piso 31. CABA.
IG: @olympo.skybar

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano

El actor británico decidió tomar cartas en el asunto luego de un desafortunado hecho que vivió con el medio.

Por El Planeta Urbano

A pocas semanas de su debut en el Luna Park, el evento de Maru Pol4ca no para de crecer y debuta en nuevas ciudades y países alrededor del mundo. Ahora, llegó el turno del viejo continente.

Por El Planeta Urbano

El cantante español utilizó sus redes sociales para expresar cómo se siente y preocupó a sus fanáticos.

Por El Planeta Urbano

La cantante española se mostró enfurecida con la difusión de imágenes íntimas truchas y sus colegas salieron a apoyarla.

Por El Planeta Urbano

La ex pareja se dejó ver de la mano por las calles de la Gran Manzana y las especulaciones comenzaron.

Por El Planeta Urbano

La reconocida cantante y actriz publicó un posteo en su cuenta de TikTok y sorprendió a sus seguidores con su nueva apariencia.

Por El Planeta Urbano

El cantante actuó por primera vez y se mostró muy contento por cómo quedó el trabajo finalizado.