6 trenes turísticos para viajar sin apuro y enamorarse de los paisajes argentinos

Selva, montañas, sierras, ríos, lagos, lagunas, mar y ciudades. Una selección de viajes en tren para contemplar la diversidad de paisajes de la Argentina.

1. Tren del fin del mundo

Son 7 kilómetros a bordo del tren más austral del mundo, un antiguo ferrocarril impulsado por una locomotora a vapor y que era utilizado en sus inicios para transportar materiales para construir la cárcel de Ushuaia. Los (ahora) elegantes vagones enfilan hacia el Parque Nacional de Tierra del Fuego atravesando el Cordón del Toro, el puente Quemado sobre el río Pipo –siempre presente a un costado durante todo el recorrido- y se detiene en la estación Cascada La Macarena, donde se puede contemplar la reconstrucción de un asentamiento yámana, los pobladores originarios de estas tierras. 

El paisaje fueguino se abre en las ventanillas del tren, el cementerio de árboles y el bosque fueguino, que cambia de color según la estación.  El tren funciona los 365 días del año, con diferentes horarios según la temporada que se pueden consultar en www.trendelfindelmundo.com.ar.

2. Viejo expreso Patagónico/La trochita

Un trencito muy particular con 77 años de vida que mantiene su locomotora a vapor y pequeños vagones con salamandras,  y que recorre un mix patagónico por excelencia: la estepa y la zona cordillerana. El Viejo Expreso Patagónico –su nombre oficial- ofrece dos recorridos que duran unas tres horas y media cada uno: desde Esquel hasta la aldea mapuche Nahuel Pan y entre El Maitén y Desvío Thomae. En la estación Esquel hay, además, una muestra permanente sobre la historia de La Trochita, cuyo nombre se debe al particular ancho de trocha (de apenas 75 cm).    

El tren funciona todo el año y cada estación ofrece un paisaje único. Martes, viernes y sábado en temporada baja; de lunes a sábados en alta. Hay bonificaciones para residentes nacionales y en especial para residentes de Esquel y Travelin. 

Dónde informarse

http://latrochita.patagoniaexpress.com/

3. Tren de las Sierras

El Tren de las Sierras atraviesa una zona de extraordinarios paisajes, como es el Valle de Punilla, y aunque actualmente la mayor parte de sus pasajeros son turistas, en sus comienzos el ramal sirvió fundamentalmente como medio de transporte de cargas y pasajeros entre la ciudad de Córdoba y Cruz del Eje y luego fue incorporado al Ferrocarril General Belgrano como su ramal A1.

Se calcula que el total del recorrido se realiza en aproximadamente dos horas y media. Rara vez el servicio sufre demoras. Durante el trayecto, el pasajero disfrutará las más hermosas vistas de las sierras cordobesas pasando por el dique San Roque y el nuevo puente en arco bautizado como José Manuel de la Sota.

4. Tren de la Costa

Este tren es el más moderno de Argentina con diferencia y las visitas se dan al casino, etc. Cuenta con un punto de llegada de la estación delta y tiene una asiduidad de un tren cada 20 minutos hasta las 23 horas.

Dónde informarse:
www.trendelacosta.com.ar

5. Tren ecológico de la Selva 

Es uno de los atractivos más requeridos del Parque Nacional Iguazú, donde residen las maravillosas cataratas. Este trencito impulsado por una silenciosa locomotora a gas cuenta con vagones abiertos que permiten que el paisaje entre no sólo por la vista, sino por los oídos y los aromas de la selva misionera. 

El recorrido se inicia en el ingreso del parque (Estación Central). En la primera parada, la Estación Cataratas, todos los pasajeros deben descender y tomar alguno de los senderos o circuitos que invitan a conocer los saltos de agua desde distintos niveles: el paseo inferior, el superior o bien volver a tomar el tren con destino a la famosa Garganta del Diablo. Finalmente, concluye su trayecto frente al río Iguazú Superior, desde donde se puede acceder a uno de los miradores más bellos de las cataratas. 

El tren (bautizado como Tren Ecológico de la Selva) recorre unos 4840 metros, a una velocidad que va de los 18 a los 20 kilómetros por hora.

Dónde informarse:

info@iguazuargentina.com

www.iguazuargentina.com

6. Tren a las nubes 

Es un clásico del norte argentino, ahora disponible también en verano. Inaugurado en 1948, la travesía combina un tramo terrestre y otro ferroviario desde la ciudad de Salta hasta el viaducto de La Polvorilla, ubicado a 4200 metros sobre el nivel del mar. Durante el trayecto se atraviesan 29 puentes, 21 túneles, 13 viaductos y dos rulos. El tren serpentea a través de paisajes únicos, como el Valle de Lerma, la Quebrada del Toro y una vista desde las entrañas de la Cordillera de los Andes. 

En verano el Tren a las Nubes operará los días martes y sábados, con disponibilidad para 300 pasajeros por salida. La tarifa es de 1.700 pesos aunque los salteños cuentan una tarifa diferencial de 600 pesos, los turistas nacionales 1.500 pesos y para los que deseen realizar sólo el viaje en el Tren el costo es de 800 pesos.  

Dónde informarse: ventas@trenalasnubes.com.ar, www.trenalasnubes.com.ar

El viaducto La Polvorilla es el que se alza como principal y nos encontramos con un maravilloso tren que parte desde Salta.

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano

La ciudad más austral del país fue reconocida en la 11ª entrega anual de los premios Traveller Review Awards de Booking.com por comprometerse a prestar un servicio de excelencia a lo largo del año. Conocé el Top 10.

Por El Planeta Urbano

Ubicada sobre la margen sur del lago Lácar, la villa es una invitación para disfrutar de un paisaje único, atrvesado por la historia de los pueblos originarios. 

Por El Planeta Urbano

Además de los clásicos destinos para veranear en Buenos Aires, existen playas con encanto propio, entre aguas caribeñas, huellas prehistóricas, atardeceres inolvidables y un silencio que sólo se atreven a romper las ballenas. 

Por El Planeta Urbano
La provincia del Noroeste Argentino tiene mucho y muy bueno para proponer en época estival. Ambientes selváticos, frescos espejos de agua, sitios ancestrales, tesoros arqueológicos y un paisaje mágico que asombra a cada paso.
Por El Planeta Urbano

Desde hace un tiempo se convirtió en uno de los destinos emergentes elegidos por los viajeros y es ideal para disfrutar de hermosos atardeceres, amaneceres, noches estrelladas y tener un contacto íntimo con la naturaleza.

Por El Planeta Urbano

Los Reartes, San Javier y Yacanto, y La Granja. Destinos obligatorios para sumergirse en la tranquilidad y la magia de las sierras.

Por El Planeta Urbano

Te contamos de un lugar que nuclea todas las actividades para pasarla bien en tu noche de verano.