Conectar desde el agua: una navegación a vela para “amigarse” con el Río de la Plata

El "Mar Dulce", como lo llamó Juan Díaz de Solís, también puede surcarse en barcos que se internan en su ancho y extenso cauce para, por una vez, mirar a Buenos Aires desde el emblemático espejo de agua.

Es común escuchar una máxima en torno a Buenos Aires y su vínculo con el Río de la Plata. “La ciudad vive de espaldas al río”, dicen muchos y otros tantos repiten como si fuese un karma, que forma parte del ADN de estas tierras. Aunque la frase lleva algo de razón por el desarrollo urbano de la ciudad, hay algunas actividades que nos permiten “amigarnos” con el Mar Dulce, como lo bautizó el navegante Juan Díaz de Solís.

Una de esas formas es hacer una navegación por sus aguas. Hay algunas pequeñas empresas y dueños de barcos que organizan paseos para toda la familia. “Navego de toda la vida. Con el tiempo, me di cuenta de una cosa: la gente de Buenos Aires no le da bolilla al río porque está construida a sus espaldas. Mi proyecto busca conectar a la gente con el río mediante la navegación a vela. Además, después de la pandemia, soy de los que dijeron: ‘No me encierro más’. Y comencé con el proyecto hace un año”, cuenta Federico Zagnoli, creador de Buenos Aires Navega.

“Es una experiencia que, una vez que la conocés, seguramente te va a gustar”, se arriesga Zagnoli. El recorrido que propone Buenos Aires Navega -y hay otras del estilo- parte del Club de Pesca y Náutica Las Barrancas en San Isidro, con horarios a confirmar previamente y, por supuesto, con la mirada atenta al clima.

Plan de navegación

Para emprender la travesía, hay dos barcos posibles. El primero se llama Kiwi, un velero de 19 pies diseñado por Domato y construido en el astillero Marco, cómodo “e ideal para salidas en pareja”, según detalla la promoción. Tiene poco más de cinco metros de eslora y dos de manga. Y el segundo fue bautizado como Mango, con siete metros de eslora y dos y medio de manga. Es un German Frers de 24 pies, que permite una salida con amigos o en grupos para navegar por el Río de la Plata.

Una vez que el barco abandona el club náutico, la embarcación puede dirigirse en dirección norte o sur, depende del día en el que se realiza el paseo. “Vamos improvisando el paseo, que no siempre es el mismo. A veces, encaramos al sur, otras al norte o al Delta, dependiendo también del clima”, dice Zagnoli.

La excursión se puede realizar a lo largo del día e incluye una comida durante la navegación. Es algo sencillo sin grandes pretensiones: una picada o un sánguche de jamón crudo en pan focaccia, acompañado de una gaseosa, cervecita o una copa de vino. “Algo importante para destacar: los grupos de gente que se suben al barco son cerrados. Es decir, no se comparte la embarcación con otras personas. Hay un mínimo de dos personas para hacer el paseo”, cuenta.

En los paseos vespertinos, el atardecer es un regalo extra para los visitantes. El paseo seguramente será plácido y volveremos amigados de un río al que esta ciudad tantas veces le dio la espalda.

Por Diego Jemio

Info útil
El paseo para dos personas tiene un costo de $14 mil. Se pueden comprar vouchers de regalo, que tienen un año de validez. Para más datos, se puede visitar la cuenta de Instagram @bairesnavega o las webs www.bairesnavega.com y www.sanisidro.gob.ar/municipio/turismo.

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano

NH Edelweiss ofrece una opción perfecta en la Patagonia Argentina para disfrutar día y noche con temperaturas más cálidas.

Por El Planeta Urbano

Mañana a las 16, en el Estadio Lusail, la Selección argentina enfrenta al combinado mexicano en un encuentro que se presume como uno de los más interesantes del Mundial de Qatar. Por eso, aprovechamos para contarte algunos datos turísticos de estos dos países que, a pesar de su rivalidad en el campo de juego, los unen fuertes lazos culturales.

Por El Planeta Urbano

Detalles y postales de los paisajes de la Ruta Provincial Nº1, la arteria secreta que une dos puntos cardinales en la Argentina.

Por El Planeta Urbano

Lejos de la gran ciudad, el cielo de la provincia de Buenos Aires se vuelve profundo, oscuro y, paradójicamente, claro para la contemplación. Por ello, les compartimos tres lugares, muy próximos a la Capital, para poder observar la majestuosidad de los cielos, sus astros y misterios.

Por El Planeta Urbano
El intrépido deporte tiene en este solitario accidente geográfico uno de sus mayores puntos de interés en la Argentina. Pero también es un ejemplo de la belleza que encierra la Patagonia árida, su vegetación y su variada fauna avícola.
Por El Planeta Urbano
Una caída de agua de 40 metros que puede verse desde distintos ángulos y en todos ellos propone un nuevo descubrimiento. Está a 40 km de Villa La Angostura y bien vale cubrir el trayecto para contemplarla.
Por El Planeta Urbano
Paisaje y caminata. Una alquimia perfecta la que ofrece nuestro país para practicar esta actividad deportiva que conecta de manera natural con glaciares, cerros y hasta el pico más alto de América. Pasen, recorran y planifiquen su próxima aventura.
Por El Planeta Urbano
La plataforma de inspiración global y la institución cultural de renombre mundial, se unieron para crear una colección de diez videos en la que brindan recorridos fuera de lo común con detalles pocas veces vistos.