Sierras bonaerenses en invierno: lagunas, bodegas, gastronomía local, naturaleza y turismo aventura

Tandil, Tornquist y Balcarce son tres de los destinos que, entre gastronomía, paseos y actividades al aire libre, se posicionan como opciones imperdibles para compartir en familia.

Sistema de Ventana y Sistema de Tandilia, así se denomina a los macizos orográficos bonaerenses. El primero, llamado también “Sierras australes” se sitúa al sudoeste de la provincia; el segundo, corre del centro hacia el sudeste.

Ambos comprenden localidades y ciudades cuya propuesta de turismo es vasta y completa. Opciones muy recomendables de cara a las próximas vacaciones de invierno.

Tandilia incluye perlas de la zona, como Balcarce y Tandil, mientras que en Ventania destaca Tornquist. En la primera, capital del partido homónimo, y distante 415 km de Buenos Aires, la quietud de las aguas de la Laguna Brava y los cerros componen una postal relevante, con complejos de cabañas donde pasar una estadía confortable.

Laguna Brava, en Balcarce.

De la memoria del “Chueco” a la escalada en montaña

En Balcarce se mezclan la gastronomía y la pasión por el automovilismo en lugares como el Fangio Sport Café (calle 17, entre Kelly y 16), un espacio cuyo nombre le hace honor al hijo dilecto de la ciudad, Juan Manuel Fangio, el más grande corredor argentino de todos los tiempos. Las opciones son muchas: disfrutar de la cafetería, el restaurante, la cava de vinos o el piso dedicado enteramente a la exhibición de autos históricos.

También hay locales que ofrecen menús de pasos, con productos locales y platos de pescados y mariscos que llegan del puerto vecino de Mar del Plata. Uno de ellos es Ruta 55 Parrilla (Av. Centenario 1314), el clásico restaurante de la familia Colavita, con más de medio siglo en el rubro. Carnes a las brasas (no hay guía que no recomendé su bife de chorizo), pastas caseras, pescados y una buena selección de vinos, son las cartas (ganadoras) del local.

También Balcarce propone turismo aventura en la sierra. En Refugio Sierra La Vigilancia (www.sierralavigilancia.com), un centro de escalada en roca y actividades de aventura, su creador, el montañista Pablo Pilotta promete para todos los días de vacaciones de invierno “salidas con trekking, escalada en roca, rapel, tirolesa, arquería, palestra y mountain bike".

Tandil, la grande

En Tandil, gastronomía y naturaleza mandan. La primera se despliega en el universo picadas, con su famoso salame tandilero y diversos quesos. Provolone, provoleta, gruyere, azul, banquete, pecorino, cheddar, romano, brie, camembert y cuartirolo, entre otros. Si se pregunta dónde conjugar todos estos sabores a cualquier en las calles de esta pintoresca ciudad ubicada a 356 km de Buenos Aires (se accede combinando las RN3 y RP30), la recomendación casi siempre recae en Época de quesos (calle 14 de Julio 604), propiedad de los Inza, una tradicional familia de la zona.

Allí se pueden comprar productos típicos de Tandil y también degustar las infaltables picadas de quesos y fiambres, fondue de queso, ciabattas y platos calientes.

Salame tandilero, orgullo regional.

Estas delicias tienen la mejor compañía de cervezas artesanales. Una de las fábricas del producto más destacada de la ciudad es Tandilia. Es un proyecto de birra artesanal liderado desde hace más de un lustro por tres gastronómicos. Tienen un local enorme con fábrica/tap room en Avellaneda 599, donde se pueden disfrutar los diferentes estilos de cervezas. Tienen una carta de comidas que es mucho más que una simple excusa para acompañar la bebida, desde los nombres de los platos homenajea a personajes ilustres de Tandil.

La región despertó interés también como terroir vinícola. La bodega Cordón Blanco elabora seis etiquetas a partir de los viñedos que posee en la zona. La Elena, ubicado al noroeste de la ciudad, y Don Bosco, situado al sur. Un proyecto con 15 años de vida e iniciado por tres hermanos que describe un terruño propicio, representado por tres tintos (Cabernet Franc, Syrah, Merlot, Carmenere) y dos blancos (Semillón y Sauvignon Blanc). Se pueden coordinar visitas a la bodega escribiendo a info@cordonblanco.com

Otro atractivo singular, en el paraje El Centinela, es el Centro Recreativo de Fauna Rescatada. Cuenta con más de 70 especies para observarlas durante el proceso de recuperación en un hábitat natural. Algunas de ellas son: zorro albino, ciervos, carpinchos, gato montés, zorros, lagartos, aguiluchos, yarará, tucanes, carpintero blanco, pavo real, conejos, monos y cabras.

Tandil y sus postales eternas.

En Ventania, Tornquist y Villa Ventana

En la Comarca Turística de Sierra de la Ventana (separada 550 km de Buenos Aires). Una de sus localidades, la localidad de Tornquist asoma con luz propia. Se puede empezar con la propuesta de ciclismo zonal de Diego Pizzo (@mtbikeciclo), quien propone a los turistas provisión de bicicletas, cascos y una infusión con el objetivo de hacer recorridos —en su mayoría— por campos privados, con duraciones que varían entre una, dos horas, seis horas o todo el día. Pizzo comenta: "a los turistas les sorprende la cercanía de las sierras con la ciudad; empezás a pedalear y a poca distancia ya llegás".

También, a la altura del kilómetro 230 de la RP 76, en la Estancia Mahuida Co se ofrecen paseos en un carretón con lugar para una decena de personas, dentro de una estancia de 200 hectáreas, a puro contacto con la naturaleza, que incluyen el paso por un bosque energético, donde se ven pasar burros silvestres, chivos, guanacos y antílopes. Parada obligada es el refugio de piedra y madera construido por la familia propietaria del emplazamiento.

Uno de los accesos al Parque Provincial Ernesto Tornquist.

Si la idea es recorrer caminos más extensos y complejos en el paisaje serrano, hay propuestas de la empresa Ecoventania que comprenden travesías en camioneta 4x4 con diversos itinerarios para explorar parajes, pueblos, ríos y arroyos y disfrutar de balcones, vertientes, senderos ancestrales, más trekking en el Mirador del Indio. La excursión permite observar desde las alturas de la serranía el bosque de Villa Ventana y el ex Club Hotel, mientras se cuentan relatos sobre la geología del cordón serrano y de los vestigios de civilizaciones pasadas para luego llegar al cerro Maqueta.

Otro lugar imperdible es el Parque Provincial Ernesto Tornquist, creado hace 85 años, que ofrece una alta diversidad y es zona de protección de cuencas hidrográficas. Son 6.700 hectáreas de superficie y hay dos accesos: el de la base del Cerro Ventana y el de la base del Cerro Bahía Blanca.

El parque ofrece 5 excursiones autoguiadas: trekking al Hueco de la Ventana (un accidente geográfico de 5 metros de ancho, 8 metros de alto y 10 metros de profundidad ubicado en el medio del Cerro Ventana), a los preciosos Piletones Naturales, a Garganta Olvidada, al Cerro Bahía Blanca y al Sendero Claro Oscuro, bellísimo y circundado de verde.

Hueco de la Ventana, accidente geogáfico y meta en el trekking.

Entre los sitios que necesitan recorridos guiados, se destacan la Reserva de pastizal serrano, por la que se accede a curiosas formaciones rocosas, la imponente Garganta del Diablo (una caída de agua de 15 metros de alto sobre una fuente de 8 metros de hondo, Huella ancha (caminata por el corazón de la reserva con visita un sitio arqueológico con buenas panorámicas) y Cinco desafíos (paseo por un bosque para descubrir, a través de desafíos no convencionales, cómo poder relacionarse con el ambiente natural.)

El Parque se encuentra en el Km 222 de la ruta RP 76, tiene tarifas diferenciales para menores de 12 años (los menores de 6 no pagan). Además los visitantes pueden lograr un precio distintivo si el plan es visitarlo durante tres días consecutivos.

Con información de Télam

Artículos Relacionados

Por El Planeta Urbano
El contacto directo con la naturaleza aumenta la circulación de las endorfinas, rebaja el estrés y nos conecta con el entorno natural. Una guía para hacer una escapada rápida a la desconexión de la ciudad.
Por El Planeta Urbano
Los cielos de Argentina son un excelente lugar para el astroturismo, una actividad en crecimiento en el país. Acá, un recorrido por cuatro destinos, algunos cerca de Buenos Aires y otros que requieren un viaje.
Por El Planeta Urbano
Tesoro de la provincia de Chubut, el Viejo Expreso Patagónico lleva 77 años surcando la geografía del sur a puro encanto. El Jefe de la Estación Esquel habla de su magia y cuenta por qué los extranjeros lo aman.
Por El Planeta Urbano
Gran parte de la población de la isla chilena se dedica al turismo. Antes de la pandemia recibían cerca de 160.000 viajeros al año.
Por El Planeta Urbano
La provincia de Buenos Aires ofrece un puñado de lugares para visitar y buenas propuestas vitivinícolas, lejos de la Cordillera de los Andes. Acá va una selección de cuatro bodegas para pasear sin alejarte demasiado de la ciudad y, por supuesto, descubrir nuevas etiquetas.
Por Gimena Bugallo
La excusa perfecta para descubrir algunos lugares mágicos de nuestro país, ideales para explorar en buena compañía.
Por Luis Corbacho
Un rápido recorrido por los principales spots de una ciudad que sigue maravillando con sus barrios, bares, museos y parques. Una opción ideal para aprovechar el stopover que ofrecen las aerolíneas.
Por El Planeta Urbano
Un menú amplio y abarcativo para aprovechar las vacaciones de invierno. Diferentes variantes para vivir a pleno la geografía bonaerense (y algo de la ciudad de Buenos Aires) y desenchufarse de cara a la segunda mitad del año.