Qué es el 'Día de sobrecapacidad de la Tierra': el mundo entra hoy en "números en rojo"

La conclusión de la Global Footprint Network para este año revela que entre el 1 de enero y el 28 de julio el mundo ha agotado el presupuesto natural de la Tierra para todo 2022.

El mundo entra en “números rojos” de recursos naturales desde este jueves 28 de julio, Día de la Sobrecapacidad de la Tierra. Una fecha que, según Global Footprint Network, cada década desde 1970 se ha adelantado un mes, lo que indica que el "actual sistema económico es insostenible".

Así lo explica a la agencia EFE el científico Alessandro Galli, director del programa para el área mediterránea de Global Footprint Network, organización que, para visibilizar la sobreexplotación de la naturaleza del modelo de producción y consumo de la sociedad actual, calcula cada año el Día de Sobrecapacidad de la Tierra.

Si en 1971 ese día -es decir, el momento a partir del cual la demanda de recursos de la humanidad supera la capacidad natural del planeta de suministrarlos anualmente- ocurría el 30 de diciembre, en 2022 la fecha se ha adelantado seis meses.

El cálculo consiste en dividir la biocapacidad de la Tierra entre la huella ecológica mundial -la presión que la actividad humana ejerce sobre las tierras de cultivo, las de pastoreo, las forestales y las edificadas, además de las zonas de pesca- y en multiplicar ese resultado por los 365 días del año.

La conclusión para este año revela que entre el 1 de enero y el 28 de julio el mundo ha agotado el presupuesto natural de la Tierra para todo 2022.

Así, se adelanta un día respecto a 2021, dado que la huella ecológica mundial ha aumentado en un 1,2 % mientras que la biocapacidad solo se ha incrementado en un 0,4 % en el mismo periodo.

Aunque en las últimas cinco décadas la fecha no ha dejado de adelantarse, el ritmo se ha reducido en los años más recientes, y en 2020 el Día de Sobrecapacidad de la Tierra dio un salto repentino hacia atrás (ocurrió en agosto, en vez de en julio) a causa de las medidas contra la pandemia.

Ese año, como consecuencia del confinamiento para evitar la expansión del coronavirus, "hubo por ejemplo una gran reducción en el uso de combustibles fósiles para el transporte", y la industria forestal experimentó otra importante disminución, precisa Galli.

Con todo, este experto matiza que, en términos generales, el único periodo de la historia en el que ha habido una reducción de la demanda de recursos ha sido el momento más crítico de la crisis financiera, "especialmente los años 2008 y 2009 para la región mediterránea".

"Esto indica que en los últimos 50 años la única reducción se ha dado a costa de la disminución de la calidad de nuestras vidas", lamenta el científico, aunque asegura que se puede aspirar a otro modelo económico que no comprometa la calidad de vida de las personas -y que incluso la mejore- respetando los límites planetarios.

"El crecimiento material, tal y como nos lo contaron, fue una estrategia que nuestras sociedades -más bien, su sistema económico- puso en marcha hace décadas, cuando los recursos no eran un factor limitante, para mejorar nuestra calidad de vida", aduce Galli, pero asevera que "ahora el juego ha cambiado: somos demasiados, y esa estrategia ya no funciona".

Sin embargo, el agotamiento de los recursos no es equitativo a nivel mundial, pues unos países (generalmente, los estados septentrionales) tienen una huella ecológica muy superior a los que se agrupan en lo que se suele denominar el sur global.

Global Footprint Network calcula esa fecha ajustada a cada país: en Estados Unidos y en Canadá, por ejemplo, este año el día fue el 13 de marzo, mientras que para España ha sido el 12 de mayo, y la de Ecuador ocurrirá el 6 de diciembre.

POSIBLES SOLUCIONES

El equipo de Galli ha investigado durante dos años las diversas alternativas que se han demostrado efectivas para minimizar el impacto ecológico y ha compuesto una base de datos, una suerte de abanico de soluciones llamado "El poder de la posibilidad", enmarcado en la campaña "Move The Date".

Galli arguye que habría que cambiar la "inercia" que mueve a los humanos y que "ha acostumbrado a hacer las cosas de una determinada manera", y apostar por nuevas formas de producir -y consumir- alimentos, así como de moverse y de ocupar el territorio (en ciudades más compactas, por ejemplo).

Por ahora, no obstante, las soluciones se han identificado sobre todo a nivel local, y el problema principal, según Galli, es cómo llevarlas a escala global, "pero todavía no veo que haya la voluntad política necesaria para ello", concluye.

Fuente: EFE

Artículos Relacionados

Por Marcelo Pavazza
Matías Álvarez y sus socios, Hugo Martínez, Ignacio López y Joaquín Da Fonseca idearon Craft Vegan Bakery, un emprendimiento que elabora panificados a partir de masa madre, 100% veganos, totalmente sustentables. Ya tienen un local a la calle en Palermo y están en vías de abrir otro en Las Cañitas.
Por El Planeta Urbano
Un equipo de expertos de en Noruega y Finlandia analizaron los datos de temperatura recogidos por satélites desde 1979 para analizar las consecuencias del cambio climático en la región polar.
Por El Planeta Urbano
La venta en cadenas de supermercados y comercios minoristas de productos dietéticos y pescados como el salmón de piscifactoría elaborados o alimentados con krill está provocando el "saqueo" de la Antártida, según un informe elaborado por la Fundación Changing Markets.
Por Marcelo Pavazza
Con veinte años de experiencia en el universo yerbatero, Alejandra Lapietra es una de las docentes de la diplomatura que se lanza a mediados de este mes. Aquí, aporta detalles del curso y cuenta mitos, secretos y verdades de uno de los productos más emblemáticos de la Argentina.
Por El Planeta Urbano
La mayoría de los glaciares del mundo retrocede de forma acelerada desde los años 90 y la única solución pasa por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para rebajar la temperatura.
Por El Planeta Urbano
La tendencia mundial indica que en los últimos 50 años se detectaron reducciones en el 38% de estos bosques de algas pardas. Investigadores argentinos busca diseñar estrategias para proteger esos ecosistemas.
Por El Planeta Urbano
Más de la mitad de los argentinos desconoce que su celular puede tener instalado un programa espía, una práctica llamada stalkerware, para rastrear de manera clandestina los mensajes, la localización, la actividad en redes y hasta lo que hace un teclado.
Por El Planeta Urbano
Durante el transcurso de la pandemia, la región encabezó el crecimiento del comercio electrónico a nivel mundial. La proyección de los usuarios regionales se estima en más de 351 millones hacia 2024.