Dos reservas para conectar con la naturaleza en la provincia de Buenos Aires durante todo el año

Ríos, mar, bosque, aves y mariposas: escenarios únicos de belleza y armonía, que invitan al asombro y la contemplación.

El verano llega a su fin, pero la voluntad de salir y explorar los paisajes de la Argentina se mantiene firme. Cerca de la ciudad, en formato escapada, la provincia de Buenos Aires ofrece diversidad de paisajes, especies animales representativas de diferentes ecosistemas como la Mariposa Bandera Argentina, que vive en la costa rioplatense, y la Lagartija de las Dunas, que anida en los médanos de las playas del Atlántico.

Las reservas naturales El Destino en el partido de Magdalena y Faro Querandí en Villa Gesell son el ámbito donde esas especies junto con otras para conforman un escenario único de belleza y armonía, que invita al asombro y la contemplación.

Río, bosques y mariposas

El Destino se encuentra dentro del Parque Costero del Sur -declarado Reserva de Biósfera por la UNESCO- que se extiende entre los distritos de Magdalena y Punta Indio.

En el predio de la fundación “Elsa Shaw de Pearson” se conserva el ambiente original conformado por playas, pajonales inundables, pastizales y el bosque nativo de tala, que tiene el rol de mantener la biodiversidad de fauna y flora.

El tala está vinculado con otro tipo de plantas y arbustos: sombra de toro, molle, sauco, ombú y coronillo, cuyo fruto es el alimento elegido por la oruga que luego se transformará en la Mariposa Bandera Argentina.

Quienes visiten el lugar podrán observar diferentes especies de animales: gato montés, vizcacha, mulitas, peludos, zorrinos, hurones, zorros, carpincho, escuerzos y ranas. Los aficionados al avistaje de aves se encontrarán con cardenales de copete colorado, palomas yerutí, torcaza, pirincho, chinchero, leñatero, naranjero, zorzal, garzas, y Martín pescador.

“La Mariposa Bandera Argentina se destaca por su carácter gregario, ya que se alimentan juntas hasta los últimos estadios. Son como pompones grandes que contrastan con la gran copa verde oscura de los coronillos. Además, el arbusto les sirve de refugio porque son una forma de buscar mayor protección frente a los predadores”, explicaron desde la reserva El Destino.

El desarrollo de la Mariposa Bandera Argentina depende estrictamente del coronillo, especie en peligro de extinción debido a la invasión de plantas exóticas como el ligustro que crece con facilidad e impide que otras absorban la luz natural.

El Destino -IG: @reservaeldestino- es ideal para disfrutar de la naturaleza ya que a través de los senderos, de la cartelería informativa y de la señalética las personas podrán realizar un recorrido autoguiado para experimentar la vida silvestre ribereña.

También ofrece visitas a las construcciones originales del siglo pasado que aún se conservan en el lugar. La casa museo de estilo moderno con influencias de la Escuela Bauhaus fue construida por el arquitecto Enrique Martínez Castro en 1929, y el museo campero se erige en una edificación típica de Nueva Inglaterra.

Los médanos y su fauna

En el partido de Villa Gesell se ubica la Reserva Natural Municipal Faro Querandí, que cuenta con una superficie total de 5.757 hectáreas, que tiene como función preservar la biodiversidad y el ecosistema de dunas costeras. 

“Acá se encuentran los últimos veinticuatro kilómetros que quedaron en estado natural en la provincia de Buenos Aires, si tomamos en cuenta que desde Punta Rasa hasta Mar Chiquita había ciento ochenta kilómetros de dunas”, informó Abel Escobar, guardaparque de Faro Querandí.

En 1996 la zona fue declarada como reserva para proteger la fauna, flora y dos servicios ecosistémicos fundamentales: la reposición de arena que carga las playas de la ciudad y el agua potable. 

En el primer proceso las corrientes marinas depositan los granos de arena en la orilla del mar, el sol los seca y cuando el viento sopla desde el océano hacia el continente los va acumulando en las dunas.

“Faro Querandí es un reservorio de agua dulce muy importante. Se trata de una gran esponja que cuando llueve filtra el agua, la mineraliza, y pasa a nuestra napa directamente. Sobre la zona de circulación podés hacer un pozo y a cincuenta centímetros de profundidad se halla agua dulce”, explicó Escobar.

En este ambiente de médanos y mar crecen especies vegetales medicinales y comestibles como plantas de marcela, yerba de la perdiz, dondiego de la noche, brusquilla y lengua de vaca.

También es hábitat de aves, anfibios, mamíferos y reptiles, entre ellas la Lagartija de las Dunas, “animal que tiene un comportamiento similar al de una tortuga marina pero vive en el continente. Durante el verano deposita siete huevos dentro de un pozo, luego el sol se encarga de que estas crías puedan nacer, al calentar la arena como si fuera una incubadora”, detalló el guardaparques.

La piel de este reptil se mimetiza perfectamente con el color de las dunas para poder escapar de sus predadores naturales. Sin embargo no sucede lo mismo frente a una moto, un cuatriciclo o una camioneta. Por eso los guardaparques piden a quienes circulan por la reserva que lo hagan solo por la zona media.

Dos circuitos autogestionados con diferentes distancias, Palos Rojos, el más extenso, y Palos Amarillos, facilitan el recorrido del lugar.

Los viernes a las 17:00 se realiza una visita guiada por el sendero de baja intensidad con una duración de cincuenta minutos. Los guardaparques acompañan la guiada por  diferentes tipos de dunas: vivas, que se mueven de un lado hacia otro por la acción del viento; semifijas, en ellas hay vegetación que detiene el avance de la arena, y las fijas, que se localizan hacia el interior del continente donde también hay vados interdunales.

Además se hacen relatos explicativos a partir de las huellas de animales que aparecen sobre los médanos.

Las reservas naturales El Destino y Faro Querandí son dos exponentes de la riqueza natural que se traduce en la variedad de los paisajes bonaerenses.


Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano
El Parque Independencia. El Cerro La Movediza, con la piedra movediza. El Camino de los Pioneros. El Monumento a Don Quijote. El Lago del Fuerte. El Monte Calvario. Tandil ofrece una enorme variedad de actividades.
Por Gimena Bugallo
San Juan, Chubut y San Luis albergan tres sitios con una gran variedad de restos fósiles de dinosaurios y reptiles voladores. Una oportunidad para combinar ciencia, aprendizaje, senderismo y turismo natural.
Por El Planeta Urbano
Lugares increíbles, sabores inolvidables y, sobre todo, mucha aventura para encarar el comienzo de la primavera.
Por El Planeta Urbano
Comer una naranja directamente del árbol, ver el nacimiento de un ternero o comer barritas de nueces pecán recién recolectadas, son algunas de las propuestas inolvidables de los hospedajes sustentables para quienes buscan descanso en paisajes naturales imponentes cerca de Buenos Aires.
Por El Planeta Urbano
Visitar la casa de un escritor es conocer su itinerario más íntimo. Nos brinda la posibilidad de ver de cerca sus rutinas, sus obsesiones y estar en los mismos espacios que solía habitar. Aquí, un recorrido por el hogar de 4 exponentes de la literatura argentina: Horacio Quiroga, Victoria Ocampo, Ernesto Sábato y Ricardo Rojas.
Por El Planeta Urbano
Una selección de cuatro antiguas estancias con historias, arquitectura y sede de películas o sucesos relevantes en la provincia de Buenos Aires.
Por Gimena Bugallo
Un listado de algunos de los parques nacionales argentinos que, si bien no son los más frecuentados, merecen la pena ser visitados y reconocidos, dado que son hermosos lugares de nuestro mundo donde la naturaleza encuentra un refugio para sus especies amenazadas.
Por El Planeta Urbano
Cerca de CABA hay una gran propuesta de estos lugares para disfrutar en familia. Ésta es una lista de cuatro granjas para visitar sin alejarse demasiado y así festejar el Día del Niño.