Una dieta para el corazón: 10 tips de alimentación saludable para prevenir problemas cardíacos 

Hábitos saludables contribuyen a una mejor calidad de vida. La Asociación Estadounidense del Corazón ofrece 10 claves para un patrón de alimentación saludable que puede ayudar a prevenir problemas del corazón.

La calidad de vida está estrictamente relacionada con la ausencia de estrés, la actividad física, pero sobre todo con una alimentación acorde a nuestras necesidades. En Internet y en las redes sociales suelen publicarse miles de dietas bajo promesas milagrosas. Sin embargo, muchas de ellas -tal vez la mayoría- carecen de sustento científico e incluso pueden poner en riesgo nuestra salud

Es por eso que recurrir a fuentes confiables para tomar como guía, es importante para prevenir afecciones de todo tipo. En ese sentido, la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) presentó 10 claves de un patrón de alimentación saludable para el corazón

La entidad enfatiza la importancia del patrón dietético general en lugar de los alimentos o nutrientes individuales y subraya el papel fundamental de la nutrición en todas las etapas de la vida. Estas características se pueden adaptar a los gustos y aversiones individuales de los alimentos, las tradiciones culturales, el lugar de consumo de las comidas, entre otras. 

“Todos podemos beneficiarnos de un patrón de dieta saludable para el corazón independientemente de la etapa de la vida, y es posible diseñar uno que sea consistente con las preferencias personales, estilos de vida y costumbres culturales. No tiene por qué ser complicado, lento, costoso o poco atractivo”, dijo la presidenta del grupo de redacción de declaraciones científicas, Alice H. Lichtenstein. 

La AHA aportó una completa lista de 10 claves para abordar de manera integral una dieta para prevenir problemas cardíacos: 

1. Equilibrar la ingesta de alimentos y calorías con la actividad física para mantener un peso saludable.

2. Comer muchas frutas y verduras para obtener una gama completa de nutrientes de los alimentos.

3. Elegir cereales integrales principalmente integrales.

4. Incluir proteínas vegetales (nueces y legumbres), pescado, productos lácteos bajos en grasa y cortes de carne magra.

5. Utilizar aceites vegetales líquidos no tropicales como el aceite de oliva o de girasol.

6. Elegir alimentos mínimamente procesados ​​en lugar de alimentos ultraprocesados.

7. Minimizar la ingesta de bebidas y alimentos con azúcares.

8. Elegir o preparar alimentos con poca o ninguna sal.

9. Limitar el consumo de alcohol.

10. Aplicar esta guía sin importar dónde se preparen o consuman los alimentos.

Una dieta saludable para el corazón también puede ayudar al medio ambiente

Por primera vez, el tema de la sostenibilidad se incluye en la guía dietética de la Asociación. Los productos de origen animal que se consumen habitualmente, en particular las carnes rojas, tienen el mayor impacto ambiental en términos de uso del agua y la tierra, y contribuyen significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero. Por lo tanto, cambiar la dependencia de la carne a las proteínas vegetales puede ayudar a mejorar la salud individual y el medio ambiente.

“Es importante reconocer que la guía es consistente no solo con la salud del corazón sino también con la sustentabilidad porque es beneficiosa para las personas y nuestro medio ambiente”, dijo Lichtenstein. Sin embargo, señala el comunicado, no todas las dietas sostenibles son saludables para el corazón. Por ejemplo, si una dieta basada en plantas incluye muchos carbohidratos refinados y azúcares agregados, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

Contra las fake news y la falta de educación

La guía también analiza varios desafíos que pueden dificultar la adopción o el mantenimiento de una dieta saludable para el corazón:

. Información errónea generalizada sobre la alimentación procedente de Internet.

. Falta de educación nutricional en las escuelas primarias y las escuelas de medicina.

. Inseguridad alimentaria y nutricional.

. Racismo estructural y segregación.

. Comercialización dirigida de alimentos y bebidas no saludables a través de publicidades.

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano
Según han comprobado investigadores de Estados Unidos y China, sobre la base de datos biométricos de 12 mil personas, cualquier terapia contra el envejecimiento debe atender tanto la salud mental como la salud física.
Por El Planeta Urbano
Además de introducir ciencia de datos, este proyecto se enfoca en dos ejes: el de la investigación, con una base de datos con todos los genomas de cannabis publicados a nivel internacional, y el de cultivo, con la recepción de la aprobación ministerial para iniciar el cultivo indoor/outdoor de cannabis medicinal en el predio de INTA Oliveros, provincia de Santa Fe.
Por El Planeta Urbano
Un nuevo informe confirma el crecimiento del empleo en el sector de las energías renovables pese a las múltiples crisis y pide que se pongan en marcha estrategias industriales específicas para crear cadenas de suministro estables y "buenos empleos".
Por El Planeta Urbano
El número surgió de una investigación que detalló los orígenes de estos residuos. Cuáles son las naves espaciales que quedaron inactivas.
Por El Planeta Urbano
La función está en etapas iniciales de desarrollo y podrá activarse opcionalmente si el usuario lo desea. Qué dicen los estudios sobre esta clase de mensajes y qué es el cyberflashing.
Por El Planeta Urbano
El Día Mundial sin auto es la última actividad de la Semana de la Movilidad Sustentable donde se promovieron diversas acciones para fomentar alternativas más ecológicas en el transporte automotor.
Por El Planeta Urbano
Este masivo varamiento se produjo exactamente dos años después de que unas 470 ballenas piloto, también conocidas como calderones, se quedaran varadas en este mismo lugar, de los cuales solo un centenar pudieron ser rescatadas y llevados a altamar.
Por El Planeta Urbano
Cumplir con los objetivos de limitar el cambio climático que se ha fijado la comunidad internacional exige, entre otras cosas, cuadruplicar el ritmo anual de incremento en el despliegue de la electricidad de origen solar y eólica para 2030.