Agustina dos Santos Claro, fundadora de U+1, nos brinda todo lo que tenemos que saber sobre las faldas midi, una tendencia que llegó para quedarse.


–¿Qué es una falda midi?

–La midi es un tipo de falda que tiene un largo especifico. Me gusta pensarla como la transición de una mini a una maxi o falda larga. Su dobladillo es pasando la rodilla y puede llegar hasta los tobillos, sin sobrepasarlos. Generalmente la vamos a encontrar con una largo que cae a mitad de la pantorrilla.

–¿Es un básico que se adapta a todos los estilos? ¿Por qué?

–Es una falda que la podemos encontrar en todas las temporadas debido a su largo, fue una prenda icono en invierno y volverá en verano con otra apuesta. Este tipo de falda viene en diversos textiles y estampados: plisadas, con botones, de punto, satén, lanilla, florales o cuadrille, eso hace que cada uno puede encontrar una falda midi con su propio estilo. Es una prenda que por sus características y la diversidad de materiales en la que lo podemos encontrar se puede combinar con todo tipo de calzados, desde zapatillas y chatas, hasta botas de caña alta, botinetas, texanas o zapatos de taco, esto la convierte en una prenda apta para todo tipo de estilos y para cualquier ocasión.

Por sus características y la silueta resultante, es una prenda que da una apariencia mas adulta y las personas jóvenes al principio suelen rechazarla, porque están acostumbrados a faldas más cortas. Aun así, en mi opinión se puede adaptar a cualquier edad. Para los jóvenes que se encuentra reacios a probar esta nueva prenda y silueta les aconsejo combinarla con remeras oversize dentro de la falda, una campera de cuero o denim y unos borcegos, o un estilo mas “sporty” con una hoodie corto o un buzo oversize, una riñonera marcando la cintura y unas zapatillas.

–¿Se considera una prenda favorecedora?

–Creo que es una prenda que a simple viste resulta controversial por el largo que tiene. Al ver una falda midi rápidamente nos resulta poco favorecedora ya que estamos acostumbrados a un tipo de largo que tenemos incorporado en nuestro inconsciente, como son las minis y las maxi faldas. Este tipo de prenda viene a romper con esa imagen que tenemos, cuanto más empecemos a verla, más amigable va a resultarnos. Siempre que se plantea una nueva silueta, o se resignifica un estilo que hace mucho no vemos al comienzo cuesta aceptarlo porque resulta ajeno. No creo que sea una prenda poco favorecedora, simplemente hay que perderle el miedo y ser muy astutos a la hora de armar los conjuntos.

La clave esta en el equilibrio, si la falda es volumétrica se aconseja usar un crop top en la parte superior o una blusa por dentro de la falda para resaltar la silueta y alargar la figura. Si apostamos por una falda estampada preferible combinarla con prendas lisas y neutras. Aun así, creo que cada uno es libre de combinar las prendas como se sienta identificado, no hay forma correcta o incorrecta de usarlas.

–Para el próximo verano se verán polleras plisadas, ¿cuál es su diferencial?

–Las faldas plisadas pueden ser midi o no, todo depende de la altura del dobladillo. Lo que hace a una falda midi es su largo especifico entre la rodilla y el tobillo, no su material. Una de las versiones icono de la falda midi en este invierno fue la plisada de símil cuero. En este verano seguiremos viendo la falda midi plisada, pero con textiles mas ligeros y vaporoso, propios de la temporada.

–¿Es un elemento apto para cualquier ocasión?

–Hoy en día creo que todas las prendas cuentan con la versatilidad de adaptarse a cualquier ocasión, si las combinamos con los accesorios adecuados. En mi opinión ya no existe una prenda solo para el día o la noche, para el trabajo o casual, hace tiempo ya que rompimos con esas estructuras. Obviamente queda en los gustos, la comodidad y el estilo de cada uno, pero muchas veces solo se necesita ser un poco mas arriesgado y jugársela.

En el caso de la falda midi su largo vuelve a esta prenda ideal para cualquier ocasión. No hace falta tener esta falda en todas sus versiones para lograrlo, necesitamos una sola que represente nuestro estilo. A la hora de comprar esta falda o cualquier prenda, buscaría sus posibilidades de adaptarse a todas las ocasiones en que yo la podría utilizar, prestaría atención a su color, material, textura, estampado, etc. Luego me plantearía distintos escenarios y como la combinaría con prendas y accesorios que ya tengo. Una falda midi la podría combinar con unas zapatillas y una remera básica blanca para el día, o con una camisa y unas botas de caña alta para el trabajo o con una blusa/top y unos tacos para una ocasión más formal. La versatilidad a una prenda se la otorgamos nosotros con nuestra creatividad a la hora de armar los conjuntos.

Agradecimiento: María Terrero