Viña Las Perdices amplió sus instalaciones y estas vacaciones abre sus puertas al turismo.


En el mes de Noviembre, la bodega pionera en Agrelo, inauguró un nuevo y moderno edificio donde funciona un vistoso Visitor Center, que cuenta con una sala de degustación, un deck y una hermosa terraza con vista a los viñedos. Una experiencia recomendable para quienes quieren conocer Mendoza, disfrutar de la belleza del paisaje y el recibimiento cálido del equipo que conforma el Área de Enoturismo.

«Todo lo que aprendimos durante una vida en la viña concluye no sólo en nuestros vinos, sino en aquellos que los beben y nos dejan acercarles parte de nuestra historia«, refexiona el Ing. Juan Carlos Muñoz, Presidente y Winemaker de Viña Las Perdices. Así, la bodega encaró el desarrollo de su Área de Enoturismo y estrenó instalaciones destinadas a recibir visitas. Este nuevo emprendimiento acompaña el crecimiento, reconocimiento a la trayectoria y la calidad de sus vinos y, al mismo tiempo, la importancia que ha adquirido la Ruta del Vino y el turismo en Mendoza.

Viña Las Perdices se encuentra en Agrelo, Luján de Cuyo, a 40 km de la Ciudad de Mendoza, en el pedemonte de la Cordillera de Los Andes. La bodega está ubicada en la finca propia de 96 hectáreas de viñedos, que incluyen viñas de más de 40 años y cuenta con más 17 variedades diferentes entre blancas y tintas, que permite ofrecer un abanico de productos poco común en bodegas familiares.

Las familias con niños son bienvenidas en el tour. La visita comienza con una introducción sobre la Familia Muñoz López, fundadora de Viña Las Perdices, y los inicios de la bodega. Luego se recorre el viñedo más antiguo, un parral de Bonarda ubicado en las proximidades de la nueva área de turismo, y continúa en el sector de tanques, donde se explica el proceso de elaboración de vinos y espumantes. Finaliza con la degustación, que se realizar en el deck, la terraza o la sala de degustación ubicada en la recepción.

El acceso al área de turismo se realiza a través de un camino delineado por gramíneas, aromáticas, que conduce a la cascada con la que se forma un espejo de agua que en horas de la tarde refleja el nuevo edificio. Se ingresa a través de un hall que conecta al visitante con la zona de recepción, la nave de tanques y una escalera que lleva a la planta alta. 

})(jQuery);