Fernando Trocca: Fuego y Vanguardia

A los 50 años, el gran chef encara nuevos proyectos, viajes y una vuelta a la TV. Retrato actual de un cocinero que es, también, quintaesencia de lo cool.

La mañana en La Lucila es radiante. Fernando Trocca señala la parrilla de su enorme casa y dice: “Si te fijás bien, verás que ayer hice un asado”. Tiene un día ocupadísimo por delante pero se toma su tiempo para las respuestas. Luce tatuaje nuevo en el antebrazo izquierdo, un pez que la tattoo artist top Malvina Maria Wisniewska le hizo en Londres y que acompaña al dibujo añejo que lleva en el derecho, obra de otro encumbrado tatuador, Nazareno Tubaro.

Son tiempos de cambios para el chef. A los 50 y después de un 2015 agitado, Trocca termina un año en el que bajó un cambio: viajó únicamente lo necesario (“Y a los lugares a los que yo quise ir, como Canadá”, aclara); presentó un libro (Cocinero, Ed. Planeta), que es como una síntesis de 30 años de carrera; organizó la cocina (y algo más) del restaurante de Piedra Infinita y la bodega que Famila Zuccardi inauguró en el Valle de Uco, y se encargó de la gastronomía de los Aperol Sunsets, eventos estacionales que el aperitivo italiano organiza en diferentes ciudades del país. Habrá más: un programa de TV (House of Chef) en el amante canal de noticias de La Nación, y, tal vez, un regreso laboral a Nueva York, la ciudad donde explotó su talento en el restaurante Vandam, germen de lo que luego sería Sucre, hoy más firme que nunca, a 16 años de su apertura.

–¿Volverías a vivir en Nueva York?

–Ni loco. Te diría que a los 30 ya era difícil, mi hijo Pedro tenía un año. Para vivir en Nueva York y para pasarla bien hay que tener mucha plata y ser joven. Si me hubiese ido a los 23, me hubiera quedado 10 años; pero fui a los 30, a hacer experiencia, nunca con la idea de quedarme a vivir. Ahora Frederick, el que era dueño de Vandam, me dijo que le ofrecieron un espacio en Manhattan. Veremos.

–¿Cambió mucho la ciudad en materia gastronómica en estos últimos veinte años?

–Sí. Y sigue cambiando. Yo siempre trato de alejarme de las tendencias, en la medida que puedo, claro. Lo que me interesa de lo que está pasando se relaciona con la comida que me gusta comer, que me gusta hacer y que tiene más que ver con las cosas simples, no demasiado rebuscadas; con la calidad del producto, con los pequeños platos para compartir. En Mostrador Santa Teresita, el restaurante que tenemos en José Ignacio, hacemos algo cercano a eso. Es difícil explicarlo: la gente piensa que es un buffet y no lo es. No hay menú ni comida caliente, todo está puesto sobre una gran mesa que tiene mitad de platos dulces y mitad de platos salados. No es una idea que inventé yo, sino un concepto adaptado de Ottolenghi, un restaurante de Londres que me gusta mucho. Ahora estamos buscando un lugar para abrir una sucursal en Buenos Aires, pero bajo otro concepto.

–Hablando de Londres, ¿seguís trabajando con la gente de la cadena Gaucho?

–Ya llevo ocho años con ellos. Siento que les aporté mucho. También aprendí lo que es trabajar en una compañía con muchos restaurantes. Cuando comí por primera vez allí no me pareció un restaurante que representara a la Argentina. Yo le di un perfil más latinoamericano: sumé ceviches, tiraditos, algunos platos mexicanos, algunos brasileños. Y eso cada vez tuvo más éxito en un momento en el que en Londres casi no había restaurantes latinos. Ahora hay muchísimos. Pero Gaucho es argentino y está muy identificado con la Argentina.

lee la nota completa 1

Artículos Relacionados

Por María Paz Moltedo
A sus 33 años, la actriz que creció en pasarelas y sets de televisión divide su tiempo entre el rodaje de una nueva serie, la moda y la creación de su primer disco solista. Todos los universos de una artista que empuja sus propios límites y sigue creciendo.
Por Marcelo Pavazza
La cocinera colombiana, elegida esta semana Mejor Chef Femenina del Mundo por The World Best 50 Restaurants, será parte del jurado de la 4ª edición del “Prix Baron B - Édition Cuisine”. Aquí, comparte los conceptos que rigen su cocina y deja sus impresiones sobre el concurso.
Por Luis Corbacho
La actriz, cantante, poeta e influencer disfruta del gran presente de Iosi, el espía arrepentido, la serie que protagoniza junto a un elenco estelar. Sus participaciones en las campañas de moda más importantes del país y la confesión de su sueño ideal: una casa alejada de todo, en la naturaleza.
Por Tomás Gorrini
Escribió las primeras páginas del rock argentino, compuso la música de películas que se consagraron en los Oscar, armó una big band rioplatense con ritmos de ayer que suenan al futuro. Un hombre que, todavía hoy, está dispuesto a seguir descubriéndose.
Por Karina Noriega
Alejado de los medios, el actor es uno de los socios fundadores de una empresa turística con sede en Ámsterdam que viene a reformular el concepto de viajar con una serie de innovadoras soluciones y experiencias.
Por Ornella Sersale
Un pibe que fue señalado como un outsider y que hoy está dispuesto a cambiarlo todo. Así es la historia de Dylan León Masa, el rapero de 21 años que lanzó su primer álbum por miedo a morirse y dejar su obra inconclusa.
Por Marcela Soberano
El camino de una diseñadora que arrancó con su propia marca hace más de veinte años, confió en sus instintos, se expandió por varios países de Latinoamérica y ahora se suma a la tendencia del desembarco de etiquetas locales en los Estados Unidos.
Por David Lifschitz
En un momento de madurez personal, alejado de los medios pero no del teatro, el actor que supo defender sus ideas sin tapujos reflexiona sobre el ego del artista, su militancia política y la mirada de los otros. Confesiones de un hombre con convicciones propias.