Anuario 2021: otro año que vivimos días distintos

Si bien el que se va fue un año de transición hacia una nueva normalidad, la pandemia aún sigue latente. Sin embargo, hubo tiempo para grandes conquistas en materia de cultura, política y show business.

Parecía que sí, pero no, al final no. O no tanto. O sí, aunque distinto. O no tan igual que antes. O como se pudo, qué va a ’cer. O, al menos, eso pareció comprimir en cada gesto el 2021, año de transición. Con el avance de la vacunación y con una pandemia que se entendía en fade out pero aún late, el 2021 se constituyó como un año intermedio: ni muy muy, ni tan tan.

Sin embargo, hubo tiempo para grandes conquistas, nuevas emociones, apasionantes sorpresas, intensas revalorizaciones y la puntita de un porvenir que ya se huele vertiginoso. Con el universo echándose paso, los caireles de la cultura pop fueron refugio y novedad, chiche y esperanza, alimento catódico incansable y pistas escurridizas del mañana que está al caer.

Por caso, el cine, el deporte, la política, los videojuegos, el show business y las finanzas disruptivas agrupan –a su modo y con sus formas– una galería de intereses que revelan detalles de todo esto que fuimos durante los últimos 365 días de nuestra existencia.

Twich y los nichos al poder

A esta altura de la soirée, el periodista Gustavo López debe lamentar cada noche haber criticado a Ibai Llanos, el streamer más importante de habla hispana y privilegiado narrador de la cultura joven. Aquella tensión, nacida al calor de un enojo del host televisivo porque las celebridades le otorgaban entrevistas al español y no a los medios tradicionales, trajo consigo una reflexión más grande: los nuevos talentos sólo quieren sentarse en sitios descontracturados, amigables y sin sesgos buscapleitos.

Así, Ibai, que venía de juntar horas IRL y de viciar jueguitos en la compu, terminó entrevistando a Leo Messi en su presentación con el Paris Saint-Germain y comprando los derechos de transmisión de la Copa América.

Las chicas conquistan la TV estadounidense

Después de apiñar millones de views e hincharse a “me gusta”, la movida urbana comenzó a enfilar hacia nuevos horizontes: América latina y España fueron los destinos inmediatos de la movida joven criolla. A la sazón, como su abrazo daba para más, Nicki Nicole y Nathy Peluso, dos de las artistas más gravitantes de la música local, actualizaron su pasaporte y viajaron a los Estados Unidos. Nicki estuvo en The Tonight Show, junto al mismísimo Jimmy Fallon, y Nathy se sentó en el sofá de The Late Show,de Stephen Colbert. Las pibas llegaron al prime time estadounidense y se celebró como un gol.

Madrugadas de vóley

“¡Punto, punto, punto, punto!”, gritó el relator José Montesano durante cada partido de la Selección en los (postergados) Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La pasión por la celeste y blanca llegó a su punto más álgido cuando venció a su par de Brasil por 3 a 2 y se llevó la medalla de bronce. Apodos como “el Heredero” (Facundo Conte, hijo de Hugo, a.k.a. “Twister”), “el Nene Malo” (Sebastián Solé), “Lima Limón” (Bruno Lima), “el Cachete” (Luciano De Cecco) o “el Polaco” (Cristian Poglajen, que celebró las victorias con heroicas poses de Dragon Ball Z) quedarán guardados en la memoria deportiva para siempre.

El año de Leo (todos son “el año de Leo”

El 2021 fue un año movidito movidito para Lionel Andrés Messi. Arrancó con turbulencias frente a la comisión directiva del Barça y terminó con el octavo Balón de Oro exhibido en su hogar. “¿Por qué ganaste, pá?”, preguntó Thiago, su hijo mayor. “No sé”, respondió Leo, humildísimo.

Y en el medio, dos hitos trascendentales para su historia: después de 28 años, obtuvo una nueva Copa América junto la Selección argentina y, luego de 17 años, juntó sus petates y se mandó a mudar de su mansión en Castelldefels para emplazarse en París. Parecía ficción, pero sucedió: Messi dejó el Barcelona y se convirtió en jugador del Paris Saint-Germain.

Who the F*ck is Olivia Rodrigo

No debe de haber navegante de internet que, en algún momento de su surf, no se haya cruzado con alguna mención, tuit, canción, chiste, alabanza, hateo, meme, exageración, portada de revista (Time, Vogue, NME, Billboard, Elle, Variety, ad infinitum…) o algo sobre Olivia Rodrigo.

Según el resumen anual de Google, la cantante pop estadounidense es la favorita absoluta de este 2021, incluso por encima de los indestructibles BTS. Fue “Drivers Licence”, de su disco Sour, el tema que la puso en boca de todos y el que la hizo juntar en pala más de mil millones de reproducciones en Spotify.

Con el avance de la vacunación y con una pandemia que se entendía en fade out pero aún late, el 2021 se constituyó como un año intermedio: ni muy muy, ni tan tan.

1, 2, 3 cigarrillo 43, pero surcoreano

Picó en punta en el binge-watching de Netflix, se coló entre lo más visto del año y generó una extraña –extrañísima– sensación entre la audiencia más pequeña. Fueron los videos de TikTok, fue la muñeca gigante, fue la variación del juego criollo 1, 2, 3, cigarrillo 43.

Fue vaya a saber qué corno que una serie surcoreana llena de asesinatos, suicidios, violencia y sexo imantó a que pibitos quisieran las máscaras de El juego del calamar, que pidan a sus papis remeras con los personajes y que se genere una polémica insólita en un mall chileno alrededor de una acción promocional. Como sea, con su alegoría al capitalismo, la serie de Hwang Dong-hyuk se convirtió en la más vista de la plataforma de la N colorada.

Bizarrap y la revolución de las habitaciones

La temporada pandémica 2020 había asomado el poder de la revolución de las habitaciones: pibes que, en su casa, con sus recursos y apenas con internet lograban exprimir al máximo sus posibilidades y llegar a audiencias nunca antes pensadas.

Y en el pico de esa expresión, Bizarrap, que ya cargaba en sus espaldas con algunas de las producciones virales más importantes de la música doméstica, se internacionalizó y logró llegar hasta Nicky Jam, artista puertorriqueño y uno de los padres de la movida urbana contemporánea. Hoy en día, sus Music Sessions son codiciadas por toda la galaxia. Y las cuatro nominaciones a los Latin Grammy lo certifican.

Haciendo billetes jugando jueguitos

Con la ola de las monedas digitales llegó, también, la exploración hacia nuevos horizontes. Ya no sólo ganan guita los gamers profesionales sino que, gracias a la blockchain, algunos juegos montados sobre esa tecnología generan criptodivisas. En ese sentido, el Axie Infinity, que nació en medio del boom del NFT Gaming y del Play to Earn, hizo que millones de personas se volcaran a jugarlo.

Y a hacer platita. Asimismo, emergió el proyecto Star Atlas, videojuego NFT con cierto aire a Star Wars que aún no fue publicado pero ya tiene un mercado funcionando. Entretanto, se espera el lanzamiento del Illuvium, que ya lanzó sus tokens oficiales. Pero no todo lo que brilla es oro: este año también se estroló CryptoMines, un metaverso que tuvo su hypeinmenso, pero terminó quebrando.

Regulación 420

A propósito del terreno allanado por la Ley 27.350 y de la implementación de la resolución 800/2021, el Registro Nacional del Programa de Cannabis (Reprocann) institucionalizó un registro oficial de cultivadores de cannabis medicinal. Y aquí yace la puerta hacia progresos más integrales. Ahora, los usuarios inscriptos pueden tener entre uno y nueve ejemplares florecidos y están habilitados a transportar hasta 40 gramos de flores secas o seis frascos de concentrados de hasta 30 mililitros. Pará, pará, ¿los inscriptos también podrán viajar en aviones domésticos con cannabis? Sí. Bienvenida la ampliación de derechos.

Principio del fin del animé que jubiló a todas las series

Luego del trabajo aperturista de Dragon Ball, Sailor Moony Caballeros del Zodiaco, la animación nipona continuó germinando millones de seguidores alrededor del planeta. Y con la humanidad (pos)confinada, Attack on Titan se convirtió en una de los principales herramientas de supervivencia.

Nacido como un manga en 2009, cuenta la historia de una sociedad amenazada por unos enormes y voraces gigantes. Y hoy, en medio de la primera parte de su season finale, no sólo cautiva a otakus, sino a legiones de fanáticos de las series. De hecho, hasta obtuvo mejores calificaciones en IMDb que Breaking Bad y Game of Thrones. E incluso, según los números de la consultora Parrot Analytics, se convirtió en la serie más vista del mundo, por encima de varios shows de Disney, HBO y Netflix. El futuro tiene cara de dibujo animado japonés.

Artículos Relacionados

Por Ornella Sersale
Para comprender la belleza del lenguaje, Paz González elaboró un glosario de definiciones que permite resignificar las palabras que usamos en el día a día. “Amante”, “soledad”, “crisis”, “recordar”: hay tantos significados posibles como humanos en la Tierra.
Por Guido Piotrkowski
La combinación de camping y glamour es una nueva tendencia en alojamiento que invita a disfrutar del entorno natural con el confort de un hotel exclusivo, la gastronomía de los mejores restós y turismo aventura de bajo impacto ambiental.
Por El Planeta Urbano
El gobierno de la Ciudad organizó ciclos especiales para disfrutar el verano en puntos emblemáticos de Buenos Aires: todas las propuestas de cine nacional y shows para agendar durante enero y febrero.
Por Karina Noriega
Forbes armó el listado de las diez atletas que más facturaron en 2021, que en total ganaron 167 millones de dólares. Parte del incremento en sus ganancias, asegura la publicación de negocios y finanzas, se debe a la gran cantidad de patrocinadores que apuestan a lo grande en los deportes femeninos.
Por El Planeta Urbano
La empresa celebra otro aniversario con un marcado lugar en la industria y un camino recorrido junto a su comunidad creando productos nuevos y solidarizándose con fundaciones y ONG.
Por El Planeta Urbano
El 66% de los encuestados por Netflix respondió que mientras más drama, mejor. Claro, siempre y cuando sea en la pantalla.
Por Karina Noriega
En asociación con el jugador del Paris Saint Germain, Hard Rock Cafe anunció el lanzamiento de la “Messi”, el plato “más potente” de su carta.