Con el lanzamiento de las zapatillas Air Max 720 y su lema “A Otro Nivel”, Nike Sportswear presentó una serie de videos que representan un testimonio de innovación y tecnología. Un nuevo calzado con la unidad de aire más grande hasta el momento con elementos de vanguardia y toques disruptivos.

Para la imaginación no hay límites. Por eso Nike pensó en Gastón Carballal, artista digital y diseñador 3D, y Facundo Ballve, reconocido filmmaker y fotógrafo, para trabajar y crear en conjunto. Así nacieron las “Air Capsules”, un ciclo de tres cápsulas audiovisuales que conjugan la realidad con un mundo onírico, desarrollado en animación 3D e inspirado en las nuevas zapatillas Air Max 720. Los protagonistas de estos videos fueron la actriz Calu Rivero, el actor y músico Toto Ferro, y los futbolistas del Club Atlético River Plate, Rafael Santo Borré y Cristian Ferreira.

En un mano a mano con los responsables de esta creación, Gastón y Facundo dieron los detalles de esta nueva colaboración creativa junto a Nike Sportswear.

—¿Cómo surgió la colaboración con Nike para las Air Capsules?

Gastón Carballal: Recibí un llamado con la propuesta y fue algo que me lleno de alegría, era un desafío de esos que requieren un 100% de tu creatividad. Imposible decir que no, no lo pensé ni un segundo.

Facu Ballve: Yo también recebí un llamado de Nike para trabajar en conjunto con mi productora, Anestesia Audiovisual. Enseguida nos pusimos con el armado de los vídeos. Me pareció un proyecto muy desafiante y divertido, así que de un día para el otro modificamos la agenda y nos pusimos en campaña para realizar las 3 cápsulas, con todo lo que eso conlleva, y con muy poco tiempo.

—¿Cómo fue el proceso creativo? 

—G.C.: Los procesos estas piezas pueden ser muy largos, pero la premisa en este caso fue que había poco tiempo, entonces hubo que agudizar la creatividad. Me inspiró mucho el diseño de la zapatilla, soy un amante de lo orgánico, de la línea curva, de esa que está representada en la naturaleza misma. Por eso se me ocurrió como sería escenográficamente un interior de la cápsula y ahí comencé a bocetar en lápiz y después en una herramienta que utilizo mucho para conceptualizar que es la pintura en realidad virtual. Mi inspiración máxima fue la arquitecta Zaha Hadid y todo el movimiento deconstructivista.

—F.B.: El proceso en mi caso fue muy rápido: nos presentaron la idea un miércoles, para el viernes tuvimos una primera reunión y luego nos juntamos con la gente de VFX. Tres días después, ya habíamos grabado la primera cápsula y estábamos listos para la segunda. El clima fue muy ameno y nos sentimos cómodos con todo el equipo de trabajo, desde las personas que participaron del rodaje rodaje y VFX hasta con los de la agencia. El hecho de tener un equipo con el que se puedan compartir ideas y estén abiertos a opiniones hace que el trabajo sea más agradable y fluya mejor.

—¿Cómo fue trabajar juntos en el proceso de realización? ¿Ya se conocían?

—G.C.: A Facu no lo conocía pero tenía excelentes referencias. Te das cuenta al charlar con él que tiene un talento nato y me gustaría mencionar su socio Bruno Adamovsky, que es literalmente una máquina de conocimientos. En resumen, fue una muy buena experiencia.

—F.B.: Desde el primer momento nos pusimos a trabajar como si nos conociéramos. Teníamos que sacar adelante el proyecto en muy corto plazo. Cuando me mostró lo que hace, me pareció muy interesante. Es un mundo al que no estaba muy acostumbrado y siempre me había llamado la atención. Desde mi lugar, es un gusto y un honor haber trabajado con alguien con tanta experiencia y tan talentoso como Gastón, que puso mucho esfuerzo y compromiso para sacar adelante su parte en el proyecto, y así fue.

—¿Cómo eligieron a los colaboradores, tanto los realizadores como los actores? ¿Qué aportaron?

—G.C.: Cada artista que colaboró con la pieza se eligió por su expertise en su área. Así, comenzamos las charlas del proyecto con Emilio Ochoa, experto en simulaciones y TD, Marcelo Procopio, de los mejores animadores 3D del país y Carlos Wyzogrod, el artista de iluminación 3D, que además de sus conocimientos técnicos aportó una mirada estupenda sobre los finales de las piezas. Para nombrar a los modeladores, se me ocurrieron dos perfiles, Julián Barreto para los personajes, y Gaston Zuazo para armar los espacios y aportar en los diseños escenográficos de la pieza. Después se agregaron Guido Mangieri, que es ilustrador y Emilio Riquelme, animador. Fue un equipo soñado.

F.B.: Los actores vinieron a través del equipo de Nike. En las tres cápsulas por igual hubo muy buena onda y predisposición a la hora de rodar. Tanto Toto y Calu como Borre y Quintana, fueron muy amables con todo el equipo e hicieron que las jornadas sean muy llevaderas. Incluso aportaron ideas para sumarle al proyecto. Creo que esto es tan importante como la actuación, porque hace que el equipo que se encarga de la realización del video, se sienta cómodo y trabaje a gusto.


¿Qué significa Nike para ustedes?

—G.C.: Nike es vanguardia, es la marca para la que todos deseamos trabajar porque tiene una mirada que va más allá de lo establecido, por donde se la mire, inspira y provoca que tu creatividad emerja en un 100% y te obliga a no seguir parámetros habituales que están de moda, buscando otro tipo de resoluciones mucho más innovadoras.

—F.B.: Para mí es un puente con el exterior. Es un vínculo con la cultura del mundo, que es lo que yo buscaba para Anestesia, porque es adonde miro cuando proyecto nuestro futuro. Además es nuestro canal de referencias e inspiración. Poder trabajar con Nike es un enorme reconocimiento al trabajo y al esfuerzo que implicó todo el crecimiento en la música argentina, del que pudimos formar parte. 

—Este lanzamiento propone ir “a otro nivel”, donde la imaginación no tiene límites. ¿Cuáles son sus disparadores cotidianos de creatividad para estar en constante búsqueda de innovación?

—G.C.: El mundo a veces se siente muy cómodo con el “status quo” y replicar lo que se viene usando, sobre todo, desde la explosión de Instagram donde parece que en algún momento es toda una copia de todo. Para mí, hay que volver a las fuentes del arte, deconstruirlas y generar una personalidad propia en la expresividad del artista. Se tiene que ver la mano del que lo hizo.

—F.B.: El ambiente en el que trabajamos, que es principalmente el de la música urbana (rap, trap reggaeton), está en constante evolución y justamente ahora vive un crecimiento considerable por lo que lo visual es de vital importancia. Es por eso que nosotros, como generadores de contenido, estamos constantemente buscando innovar y darle algo nuevo al público que está esperando sorprenderse. Yo no lo veo como una competencia sino como un intento de poner nuestra música y cultura en lo más alto y ser reconocidos por nuestros videos. Es por eso que la propuesta de la campaña de Air Max 720 me representa, tanto en mi forma de pensar como en la necesidad y la búsqueda que tenemos como productora y como referentes.