Gerónimo Favaloro

Por Tomás Gorrini