Sarapura: cómo hacer que una fiesta sea única e irrepetible

Chule Bernardo, Tati García Juanicó y Juan Diego Martínez Larrea son tres amigos y socios que transformaron su pasión por la música en un modo de vida. Desde hace mas de veinte años diseñan, producen y musicalizan los eventos más importantes de nuestro país y recientemente abrieron un espacio propio en pleno corazón de Palermo Hollywood.

¿Qué es lo que convierte a una fiesta en única e irrepetible? ¿Cuál es ese factor clave que marca la diferencia entre un evento aburrido y uno inolvidable?

“La música es todo”, dicen algunos. “No puede fallar el lugar o la ambientación”, dicen otros. “La gente es clave”, aseguran los expertos en pasarla bien. Los disc jockeys de antes se ocupaban solo de pasar música, agazapados en un rincón escuchando los pedidos espontáneos de los invitados a la fiesta.

Muchos djs de ahora son estrellas, influencers, figuritas de Instagram con una playlist armada y cero contacto con el pulso de la pista. En el medio quedan los profesionales del entretenimiento, que mediante una propuesta 360 y con muchos años de experiencia en el rubro le dan vida a un evento.

“Somos una productora, una productora técnica. No solamente pasamos música, sino que nos ocupamos de las puestas, diseñamos, hacemos escenario, pantallas, imágenes, pisos de pista de baile, efectos especiales, shows, de todo”. Así lo explica Juan Diego Martínez Larrea, uno de los fundadores de Sarapura.

Chule, Juan y Tati, el power trio de Sarapura.

“Somos un producto, representamos un cambio cultural. La figura del disc jockey tenía un lugar determinado cuando empezamos a pasar música, y este cambio cultural nos llevó a ser productores de contenido. Ya no es solo el dj pasando música, sino que tiene que ver con una idea, un desarrollo, un concepto general interacción con otros proveedores”, señala Chule Bernardo.

-¿Cómo era la dinámica cuando empezaron?

-Chule: Cuando arrancamos el dj estaba a un costado, con un par de parlantes… Eramos algo más dentro de la fiesta, hoy somos parte fundamental en lo que la gente espera de una fiesta. Hoy en cualquier evento social encontrás un despliegue de pantallas y técnica que antes no existía, y que también es atípico en el exterior. Las fiestas de Argentina tienen un desarrollo increíble, cuando viene alguien de afuera y ve eso, no lo puede creer. Somos vanguardia en el tipo de puestas.

-¿Cuál es el fenómeno de los festejos en nuestro país que nos sale tan bien?

-Juan: En Argentina somos vanguardia en el tema de la accesibilidad. Si vos en Estados Unidos queres hacer una fiesta como las que nosotros hacemos acá, son impagables. Además, no tienen la mentalidad de lo que nosotros hacemos, porque en definitiva lo de ellos pasa por otro lado: es como en Brasil, allá el disc jockey solo va y pone música.

Acá se trabaja codo a codo con el ambientador. Al principio éramos más técnicos de la música y nuestro corralito estaba a un costado, ahora estamos en el centro y tenemos que interactuar con el público. Tuvimos que hacer un click en la cabeza, porque nosotros sólo mirábamos la consola, y tuvimos que empezar a mostrar la cara, ser carismáticos, ser performers.

Hoy la actitud y la puesta en escena son un 60% de nuestro trabajo.

"Las fiestas de Argentina tienen un desarrollo increíble, cuando viene alguien de afuera y ve eso, no lo puede creer. Somos vanguardia en el tipo de puestas."

-¿Qué otros cambios notaron en los veinte años que llevan de carrera?

-Tati: Hoy las fiestas se van desestructurando, en algunas ni siquiera hay vals. La gente se fue soltando y empezó a hacer la fiesta que ellos quería, no lo que se suponía que debía ser. Nosotros ganamos centralidad cuando la gente empezó a decir: “yo quiero buena música, divertirme”.

-¿Cuál es el sello de Sarapura?

-Chule: Sarapura siempre intentó ser vanguardista, salir de la huella y marcar nosotros el camino. Somos diseñadores, eso nos encanta y siempre tratamos de transformas los espacios donde trabajamos.

-Tati: Hay fiestas donde los contextos ganan más que los lugares, pero en otras el gran desafío es convertir esos espacios en el mejor lugar. El evento tiene que estar bien diseñado, con los tiempos adecuados, porque la gente no llega y de repente está lista para bailar.

Por eso nosotros trabajamos mucho previamente los espacios, los tiempos, qué es lo que va a pasar en esa fiesta. Todo eso nos deja en el lugar de estar poniendo música y poder leer la pista y ver para donde ir.

-¿Están abiertos a explorar distintos géneros musicales, o no se mueven de un estilo?

-Chule: Nuestro verdadero oficio es entender, primero a los novios o al cliente que hace la fiesta para poder darle la identidad que a él le gustaría. Y de ahí hacia el público.

Ninguno de nosotros tres sentimos que se nos caen los anillos por poner más reggaettón o más electrónica. No nos importa si después nos dicen “fuiste muy electrónico o muy cumbiero”, lo importante es que podamos haber percibido lo que estaba pasando desde la misma pista y con eso hace la fiesta funcionar.

“Somos una productora, una productora técnica. No solamente pasamos música, sino que nos ocupamos de las puestas, diseñamos, hacemos escenario, pantallas, imágenes, pisos de pista de baile, efectos especiales, shows, de todo” (Juan)

-¿Cuál es el punch o la clave para que la fiesta arranque?

-Tati: Nosotros trabajamos con la emoción. Si vos haces un evento lo que más vas a querer es que la gente la pase genial.

Nuestro desafío es que todos bailen, entendiendo ciertos límite: Sarapura tiene un encanto especial, una línea, una esencia, pero si vos me venís a decir “quiero que todos bailen, que la pasen genial”, y eso no está sucediendo, abrimos el abanico (con límites, porque no hacemos cualquier cosa), pero sí con la capacidad de entender que ahora es un rato por ahí. Esa capacidad de manejo de las sensaciones y de las emociones es nuestro trabajo.

Fotos: Karim Fortunato

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano
Es abogada de artistas, creativos y emprendedores, y desde su cuenta de Instagram se mete de lleno en los escándalos legales del momento. En esta nota, analiza, entre otros, el caso de la session de la artista colombiana junto a Bizarrap.
Por Rolando Gallego

Aunque dice que le gustan los personajes miserables, esta vez se puso en la piel del mítico Dr. Tangalanga, el héroe anónimo que se las ingenió para hacer de la broma telefónica una carrera. El peso de interpretar a un humorista que rompió paradigmas, la importancia de la libertad creativa en el trabajo y cómo escapar de la solemnidad sin morir en el intento, en este mano a mano.

Por Hernan Panessi

Es el artista argentino más escuchado en el mundo: 50 millones de oyentes mensuales en Spotify, más de 6.300 millones de views en YouTube y una explosión viral con Shakira que sigue creciendo. Todo, sin sacarse los lentes y desde su cuarto en Ramos Mejía. Los secretos de un furor sin precedentes.

Por Lorena Marazzi

Luego de trabajar en los bares más sofisticados de Buenos Aires, viajó a San Pablo (Brasil) para descubrir su lugar en mundo. Allí, fue reconocida como la bartender del año, un título que defiende con mucho amor, trabajo y dedicación.

Por Rolando Gallego

El primer gran salto de la actriz que, al otro lado del Río de la Plata, soñaba con actuar en Floricienta y Casi ángeles. Elegida entre 750 postulantes por el voto de 1.961 socios productores y dirigida por Ana García Blaya, interpreta a Guerra en la adaptación del best seller de Pedro Mairal. 

Por Daniel Bajarlía

Retrató a Charly García tomando la comunión, capturó a Luca Prodan disfrazado de bebé y fue el responsable del afiche con el que Sandra Mihanovich y Celeste Carballo revolucionaron la escena. Este verano, inauguró el primer museo a cielo abierto en Mar del Plata con lo mejor de su archivo personal para homenajear a la música de los años 80.

Por Ornella Sersale

En un 2023 repleto de trabajo, el gran actor argentino habla de todo: los 30 años de Tango feroz, el estreno de su última película como director y una nueva temporada al frente de Art, la obra de teatro que lo subió al escenario para demostrar que, ahora sí, no le tiene miedo a la muerte.

Por Marcelo Pavazza

La Fuerza, el enclave de bar y vermut que creó junto a Martín Auzmendi, Agustín Camps y Sebastián Zuccardi, le dio nueva dimensión a la tradicional bebida y acaba de cumplir 5 años de vida, Ahora va por más: en febrero abrirá su primera sucursal en Mendoza.