Sastrería y el rock & roll: cómo hizo el diseñador Marcelo Romano para fusionar sus dos pasiones y marcar tendencia en el mundo de la moda

A través de su marca Sazkat, Romano propone poder expresarse libremente, pero de manera elegante ante diferentes situaciones. Hijo de una familia de sastres, se tomó su tiempo para entender que también ese era su destino, aunque sin desatender su amor por la música.

Marcelo Romano creció rodeado del mundo de la indumentaria, sus abuelos confeccionaban trajes artesanales en su casa donde los veía trabajar a diario. A pesar de los conocimientos que iba adquiriendo a lo largo de los años, le llevó un largo tiempo entender que esa era su verdadera pasión. Por esta razón, en 2015, decidió fusionar las dos cosas que más le gustan, la sastrería y el rock & roll, así fue como creó Sazkat.

El espíritu elegante y rebelde es lo que hace únicas a sus piezas, pero también se diferencian por manifestar un carácter original con sus detalles y terminaciones artesanales.

Marcelo tuvo la oportunidad de vestir a distintas figuras de la música como Andrés Ciro Martínez, cantante de la banda de rock nacional Ciro y Los Persas. Y a otros personajes reconocidos como Pepe Cibrián.

Pero, además, dedicó su tiempo y trabajo a aquellos novios o padrinos que quisieran sumar un poco de rock y autenticidad a sus trajes en momentos únicos. De eso se trata el cambio de paradigma que Sazkat propone en la sastrería, poder expresarse libremente, pero de manera elegante ante diferentes situaciones.

- ¿Cómo fue el proceso creativo de fusionar la sastrería con el rock? Cuando lanzaste la marca, ¿La recepción del público fue como esperabas?

- En realidad, más que proceso creativo, quería unir dos de mis pasiones, por qué nunca pensé si quedaría bien o mal esa fusión. No tiene mucho que ver la sastrería y el rock, pero justamente la marca es eso.

Y cuando lancé la marca, lo hice desde una red social popular con un contador digital...tipo bomba jaja, estuvo bueno, porque tampoco tenía muchos seguidores, éramos unos pocos. Había mucho por hacer.

En cuanto a ventas no tuve casi nada. Mi primer traje lo vendí a un tatuador de Martínez que tenía el cumple de 15 de su sobrina. El primer mes del lanzamiento de la marca.

- ¿Qué buscas transmitir a través de prendas con tanta personalidad?

- Que se puede vestir una prenda de la calidad sastre durante toda la vida. Si lo debo definir en una palabra sería Libertad. Ponerte un traje para ir a una gala en el Colon y el mismo traje ponértelo con borcegos y una remera rota para ir a un recital de hermética.

- ¿Qué le dirías a alguien que le encanten tus diseños, pero no se anime a ponérselos?

- Que vengan que les hacemos algo para que los lleve con dignidad.

- Si tuvieras que elegir una prenda estrella de todas las que diseñaste ¿Cuál sería? ¿Y qué celebridad te gustaría que la use?

- Elegiría un ambo que tiene un saco 7/8 de una tela que era para un proyecto de Marc Jacobs. Vi la tela y me enamoré, y diseñé un ambo increíble. Voy a volver a hacerlo.

- A la hora de confeccionar, ¿Qué textiles elegís y por qué?

- Telas sastre en general, lanas súper 120 en adelante, casimires, cheviot. Les dan a los cortes una caída única y la mayoría son de fibras naturales.

- ¿Crees que se le está dando más atención a las prendas que son elaboradas de manera artesanal y no tan masiva? ¿Por qué?

- Hace unos años más allá de las tendencias, hay mucha gente que quiere prendas personalizadas. Únicas, exclusivas. Buscan diseñadores de diferentes estilos. Eso también es una tendencia en crecimiento.

- ¿Cómo te imaginas Sazkat dentro de unos años?

- Sazkat será una marca que con el tiempo estará en todo el mundo. Bajo el mismo concepto, Sastrería & Rock. Seguirán haciéndose prendas de calidad sastre, y las distintas colecciones las realizarán jóvenes y talentosos diseñadores de nuestro país y de afuera. Seguiremos atendiendo a nuestros clientes puertas adentro sin vidriera y en lugares confortables. Con nuestro estilo. Hacía ahí vamos.

Artículos Relacionados>

Por Tomás Gorrini
De Charly García a Los Auténticos Decadentes y Fito Páez. La historia de la artista que corre detrás de sus sueños y que acaba de estrenar canción junto al genio creador de El amor después del amor.
Por David Lifschitz
Dicen que las segundas vueltas nunca fueron buenas, pero su reencuentro con el personaje que la consagró a nivel mundial entierra con fuerza este mito. En la piel de Édith Piaf, asegura que alcanzó todo lo que imaginaba para su carrera.
Por Daniel Bajarlía
El artista que formó parte de algunos de los programas de culto más importantes de la televisión ahora abre las puertas de su hogar para grabar ¡Fa!, un ciclo de reuniones culturales donde la música y el debate son los verdaderos protagonistas.
Por Rolando Gallego
Interpretó grandes historias y se puso en la piel de personajes inolvidables que dividieron los debates en las redes y en la opinión pública. Siempre ecléctica, la joven actriz trata de nunca repetirse y ahora va en busca de nuevos desafíos a la altura de su talento.
Por Karina Noriega
El realizador entrerriano, que filmó clips para Oriana Sabatini, Cande Tinelli y Emma Horvilleur, entre otros, cuenta cómo fue trabajar con la "reina del pop local" en esta pieza audiovisual que ya tiene 2,4 millones de vistas.
Por Mariana Merlo
La artista disfruta de su presente en la Argentina, donde protagoniza una de las obras clásicas del teatro musical, proyecta grabar su propio disco de canciones y atraviesa una maternidad que la hace vivir plena y libre.
Por Mariana Merlo
Hijo del célebre Caloi, creció rodeado de los grandes maestros del humor y forjó un futuro a la altura. El acto de la creación y su vínculo con las palabras, en la voz de uno de los máximos historietistas de la nueva generación.
Por Marcela Soberano
Luego de una jornada histórica en el Festival de Cine de Venecia, el actor que encarna a Luis Moreno Ocampo en la flamante "Argentina, 1985" vuelve a demostrar por qué es uno de los favoritos del público y se rumorea una candidatura al Oscar como Mejor Actor de Reparto. La ruta que lo llevó a convertirse en el máximo referente de su generación.