Cómo hizo el artista español Quevedo para revolucionar el panorama musical

No cuenta con una multinacional que lo respalde, no tiene ningún álbum publicado y su repertorio se reduce a una veintena de canciones, muchas de ellas colaboraciones. Cómo logró convertirse en una de las principales figuras de la escena mundial.

El cantante español Quevedo ha revolucionado el panorama musical mundial con su voz ronca y "Quédate", un mega éxito con el argentino Bizarrap que roza ya los 319 millones de reproducciones en Spotify y ha liderado listas como Billboard Global 200, Billboard Global, excluido EEUU, y Los 40, en España.

Su éxito es atípico en muchas cuestiones: no cuenta con una multinacional que lo respalde, no tiene ningún álbum publicado y su repertorio se reduce a una veintena de canciones, muchas de ellas colaboraciones.

Sin embargo, Quevedo se ha consagrado como uno de los grandes nombres del panorama urbano tras participar en una de las famosas sesiones de Bizarrap, la 52, la que más rápido ha crecido en número de reproducciones, pese a que el DJ también ha sido anfitrión de artistas como Nathy Peluso o Residente, quien aprovechó la sesión para abrir una sonada guerra contra J Balvin.

Pero, antes, su primera gran colaboración internacional pareció surgir de la nada, con Ed Sheeran, y le convirtió en el único artista de habla hispana en colaborar con el británico en el disco "=", con un remix de "2Step".

LA ESCUELA URBANA CANARIA

Quevedo luce ya la medalla de haber sido el artista español que más tiempo ha liderado la lista de Spotify Global (lo mismo puede decir su "socio" Bizarrap respecto a Argentina), cinco semanas, si bien ya ha bajado al número dos, y es la constatación de que la música urbana "made in Canarias" parece marcar la agenda de la música emergente en este género en España.

Ya lo demostraron con "Cayó la noche", un tema que acumula más de 175 millones de reproducciones en esa plataforma y que fue una suerte de puñetazo sobre la mesa de una escuela en auge que cuenta con alumnos aventajados como Cruz Cafuné, Juseph, La Pantera, Abhir Hathi o El Ima, todos del archipiélago español.

Y es que el sello que lleva a Quevedo, Taste the Floor, parece conocer la fórmula para convertir lo "underground" en "mainstream", con una cartera llena de producciones de acento canario que beben más bien de ritmos latinos y caribeños, al son del reguetón y el trap, algo alejados de la España peninsular.

De hecho, Taste the Floor es también la casa del herreño Don Patricio, que saltó a la fama con su "Contando lunares", y de otros artistas pioneros en la música urbana española que han salido de las islas, como Bejo y el grupo que tiene junto al propio Don Patricio y el también canario Uge, denominado Locoplaya.

Este sello cuenta asimismo con otros artistas periféricos que han cosechado éxitos últimamente, como Bad Gyal (Barcelona), Califato 3/4 (Sevilla) o Foyone (Málaga).

CONFINAMIENTO, TIMES SQUARE, IBAI Y GIRA POR FESTIVALES

Aunque hasta hace meses fuese prácticamente desconocido en la escena musical española, el éxito de Quevedo se lleva cocinando a fuego lento desde el confinamiento por la pandemia de covid-19, cuando decidió empezar a escribir y subir sus propios temas a las plataformas de "streaming" y lanzó varios temas como "Luna", "No me digas nada" o "Gris".

El de más éxito de esa época fue "Ahora y Siempre", publicado ya en 2021 y que, según datos de Spotify, ha superado los 67 millones de reproducciones desde su estreno.

Además, el ascenso en los últimos tres meses, desde mayo, le ha llevado a aparecer en las pantallas de Times Square como uno de los artistas del radar de Spotify, justo antes de publicar "Quédate", a la que el popular "streamer" español Ibai Llanos reaccionó en directo a través de Twitch para después invitarle a cantar en el evento de boxeo que organizaba, La Velada del Año, que fue seguida por más de tres millones de espectadores a través de esa plataforma.

Tras ello, Quevedo ha continuado con una gira por los principales eventos y festivales de música urbana en España en la que se encuentra todavía inmerso y que ha servido para abrir un debate al que sus seguidores restan importancia: el uso del "autotune" y del "playback".

Quienes le defienden apuntan que Quevedo canta durante buena parte de su set y que es solo cuando llega el turno de su último éxito, "Quédate", cuando prefiere dejar el micrófono en el suelo, pinchar la pista y escuchar a las miles de personas vociferar la canción mientras él baila con sus amigos, que suben al escenario.

Sobre ello, el propio Quevedo ha bromeado a través de su Instagram y le ha quitado hierro en algunas "stories", único medio por el que se comunica con sus seguidores y con el resto del mundo, ya que por el momento no acepta entrevistas, según trasladó a Efe su mánager.

Fuente: EFE

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano
"No te preocupes, querida", el thriller psicológico dirigido por Olivia Wilde y protagonizado por Harry Styles, se impuso en la taquilla de Estados Unidos en su primer fin de semana en cartel con una recaudación de 19,2 millones de dólares.
Por El Planeta Urbano
La artista barbadense regresa a los escenarios tras seis años, luego de ser mamá y dedicarse a otros negocios empresariales.
Por El Planeta Urbano
El fundador de Pink Floyd lamentó la cancelación de sus espectáculos. Un grupo de concejales quiere nombrar como "persona non grata" a todo aquel que apoye a Rusia en medio del conflicto bélico.
Por El Planeta Urbano
En el marco de "Tudum", el evento virtual global del gigante del streaming, se dieron a conocer los adelantos de las producciones que se estrenarán próximamente.
Por El Planeta Urbano
Por Marcelo Pavazza
Dos maestros contemporáneos y un realizador que viene abriéndose camino con su particular manera de ver el cine, en tres películas que transitan la melancolía, el drama moderno y el género superheroico bien entendido.
Por El Planeta Urbano
La carrera de la cantante española Rosalía, que este domingo cumple 30 años, es un trayecto de transgresión desde su álbum de debut, más apegado al cante flamenco clásico, pasando por la ruptura del canon con "Malamente" y la deconstrucción de "Motomami".