Por qué volar en avión privado no es una experiencia inalcanzable

Nuestro Director Creativo viajó a Punta del Este en Welojets para la fiesta de El Planeta Urbano y nos cuenta la travesía en primera persona.

La postal de Kim Kardashian –o cualquiera de sus hermanas– subiendo las escaleras de su avión privado o posando en uno de los pocos asientos de la pequeña aeronave se repite en Instagram como un espejismo imposible para nosotros, los mortales. Al otro lado de la pantalla, imaginamos cómo será llegar al aeropuerto sólo unos minutos antes de despegar, hacer toda la papelería sin colas eternas, caminar liviano por el hangar y subirnos a nuestro avión. Como si estuviéramos tomando un Uber para ir a un evento cualquiera.

Cuando me propusieron volar en avión privado a Punta de Este nunca pensé que la experiencia sería tan diferente a la de un vuelo comercial. No calculé las filas, las multitudes, los bebés llorando, la gente gritando, la histeria de viajar en Pandemia –en enero– y todo el estrés que implica interactuar con cientos de personas que deben ingresar ordenadamente a un pequeño tubo de metal para convivir pegados a miles de metros de altura.

Nunca imaginé que volar solo podría resultar tan placentero.

Desde el minuto que reservé mi asiento en Welojets, la experiencia personalizada se volvió más real que nunca: Valeria, la ejecutiva a cargo de mi vuelo, se contactó conmigo vía WhatsApp y estuvo atenta a cada necesidad. Valeria me pasó los links para las declaraciones juradas de viaje al exterior, me explicó las reglamentaciones de Uruguay en materia sanitaria y hasta me envió personal de un laboratorio recomendado para realizar mi PCR a domicilio.

En lugar de ordenar yo mismo el papelerío y estar atento a no olvidarme ninguna documentación al momento de llegar al aeropuerto, bastó con enviarle a Valeria todo por whatsapp, a medida que se iba resolviendo cada trámite. Después llegué al pequeño aeropuerto de San Fernando, estacioné ahí mismo mi auto, tomé un café con Valeria, saludé a mi piloto y copiloto y subí al avión. Como si fuera una Kardashian.

Media hora después, aterrizaba en Punta del Este.

Mi avión tenía cinco butacas de cuero color beige, y realmente se veía como el jet de una celebridad de Hollywood. Yo volé solo de casualidad porque en ese tramo de ida nadie había comprado el resto de los asientos. A la vuelta, claro, el vuelo estaba completamente bookeado.

Los aviones de Welojets van y vienen a todas partes del mundo en función de los pasajeros que reserven sus plazas. Si alguno de los tramos se completa, el avión sale. Por eso, no es necesario alquilar el avión completo, como se cree erróneamente, sino que basta con bookear nuestra butaca para jugar a ser una estrella. El tramo de Buenos Aires a Punta del Este cuesta 500 dólares por pasajero, y si solo queremos probar la experiencia una vez y volver en otro medio de transporte, es posible reservar sólo la ida o sólo la vuelta sin necesidad de comprar un round trip.

La experiencia viene acompañada de un pequeño catering a bordo, un lujoso neceser de regalo –como en los vuelos de primera clase– y el ingreso por un sector VIP del aeropuerto de Punta del Este en donde la documentación, los trámites y hasta las compras del free shop son asuntos muy bellos, placenteros y nada engorrosos.

Sin colas, sin ruido, sin estrés, sin gente. Como una verdadera estrella.

Artículos Relacionados

Por Karina Noriega
El "arquitecto de la moda" que falleció el pasado 5 de agosto revolucionó el diseño con prendas funcionales y de estética futurista, gracias a la tecnología como recurso. Un resumen de las experimentaciones que convirtió en su sello creativo.
Por El Planeta Urbano
El martes 9 de agosto fue el inicio de la "Semana Hennessy", que seguirá los próximos días con más eventos imperdibles. Mirá la agenda completa en esta nota.
Por El Planeta Urbano
Las apps para consorcios y barrios cerrados ganan terreno. Enterate en esta nota cuáles son las soluciones que ofrecen y cómo le simplifican la vida a vecinos y administradores de consorcios.
Por El Planeta Urbano
En el corazón de Villa Crespo, se renueva el programa del espacio artístico que combina perfo teatral, tecnología de primer nivel y música.
Por El Planeta Urbano
La pasión por el rosa, insignia de toda una colección de Valentino y también revival de los 2000, se reinstaló gracias a Margot Robbie y es de lo más buscado en las redes.
Por Karina Noriega
Amadas y odiadas, Kim, Khloé, Kourtney y el binomio Jenner (Kendall y Kylie) son las reinas indiscutidas de Instagram. Allí, reúnen 1394 millones de seguidores, una audiencia monstruosa que las respalda, las imita y hasta las consume irónicamente. Las claves del negocio Kardashian, su resistencia al cambio de algoritmo y su peligroso impacto en los estereotipos estéticos.
Por El Planeta Urbano
BC Bonacure, la línea de cuidado profesional de Schwarzkopf para el cabello, se relanzó al público en un evento con influencers al que asistió nuestra productora especialista en moda, Camila Mariani.
Por El Planeta Urbano
Elizabeth Muriel y Sarah Sturgeon, dos amigas emprendedoras, fundaron HACHES-S, un local de prendas realizadas con materiales sustentables de diseño.