Recomendados EPU: Malasangre, vermubar de ochava


Eduardo Demaestri se dedicó durante más de 30 años al teatro, hasta que llegó la pandemia y la caída de la actividad fue terreno fértil para cumplir un sueño.

Con la ayuda de Guillermo Sznajder (dueño de Johnny B, en Olivos) levantó hace muy poco este bar de ochava, hecho a la medida de sus anhelos: una barra enorme que es casi una continuidad de la vereda, donde se despachan tragos clásicos y de autor.

El rasgo distintivo es la oferta variadísima de vermú (Eduardo es amante de la bebida y hay más de 45 etiquetas, entre importados y argentinos de autor), que incluye los de elaboración propia: Malasangre rojo y blanco, además del Mítico, “de alta gama”, como lo califica Eduardo ($370 y $500 la medida, respectivamente).

La comida viene en forma de tapeo y está pensada para acompañar la bebida: fainá con ternera braseada ($600), provoleta con chutney de tomate y pesto de albahaca ($600), tortilla de papas con alioli ($450), lomo tonnato (un homenaje al vitel toné, $650), montadito de trucha curada (aquí arriba, en la foto, $600). Hay música en vivo y buena onda.

Un lugar aún en crecimiento, pero de buen presente y mucho futuro.

Av. Crámer 2704, Belgrano

IG: @malasangre.bar

Artículos Relacionados

Por El Planeta Urbano
Por El Planeta Urbano
Por Ornella Sersale
El paraíso de los panificados abrió las puertas de su centro de producción para conocer en detalle cada uno de sus secretos y celebrar treinta años alrededor de la mesa. Pasen, degusten y vean.  
Por El Planeta Urbano
Hoy se celebra el Día Mundial del Brownie, y no conocemos mejor manera de festejarlo que saboreando este cuadrado de puro chocolate, con corazón húmedo (imprescindible) y el aporte fundamental de la nuez.
Por El Planeta Urbano
Nació en el siglo XVIII, y desde entonces, reina. Radiografía de un manjar cotidiano que hoy está de festejo.
Por El Planeta Urbano
La búsqueda incansable de la perfección, la calidad y la excelencia hoy tiene su recompensa : la marca presenta un espumoso inédito que irá variando año a año, elaborado en honor a su creador, el Barón Bertrand de Ladoucette.