El viaje a Benavídez para visitar este restaurante y parrilla con mercado de productos gourmet premium incorporado bien vale la pena, principalmente, por dos razones: está ubicado dentro de un club hípico, con buena parte del espacio de mesas al aire libre lindando con la pista de equitación (un deleite inusual y tranquilizador), y en su carta sobresalen los productos a las brasas, provistos por el frigorífico Los Prados, que trabaja con animales criados a pastura.

De esa zona del menú son imperdibles el Mustang Stake, corte de vacío para dos ($3.200, con guarnición incluida), y el T-bone de 700 g ($2.800, también con guarnición). Para antes de eso hay buenas entradas (empanadas soufflé de ojo de bife, $450 el par; chorizo puro cerdo con chimi, criolla y morrones, $600) y también otras opciones, igual de válidas, entre ellas las –otra vez la carne– muy solicitadas hamburguesas (entre $950 y $1.050).

Excelentes la selección de vinos (a precio vinoteca) y la opción de pasar por la carnicería del mercado y adquirir, envasados al vacío, los cortes que ofrece el restaurante.

Ruta 27 alt. 10.500, Benavídez, dentro del Club Hípico Benavídez

@mustangmeatmarket