Disponible en Netflix.

Grata sorpresa esta serie breve (sólo seis capítulos de media hora) creada por Amanda Peet y Annie Julia Wyman y producida por David Benioff y D. B. Weiss, los cerebros detrás de Game of Thrones. Envuelta en una tragicomedia, cuenta la historia de la profesora Ji-Yoon Kim (Sandra Oh, magistral), quien es designada directora del Departamento de Inglés de la ficticia Universidad Pembroke.

Pero lo que parece un honor es en realidad una pesada herencia que Kim descubre apenas pone un pie en su oficina: matriculado bajo, profesores veteranos a los que debe “jubilar” (quienes, además, boicotean su plan de promover a una joven colega) y crisis –acusación de nazi incluida– del más popular de los académicos (Jay Duplass), recientemente viudo y viejo amigo de Kim.

Para más pesares, la relación con su pequeña hija adoptada no termina de arrancar. Pero el verdadero centro de la serie es la cultura de la cancelación, instrumentada por el joven alumnado (todo un reflejo del zeitgeist), que alcanza a algunos de los personajes y acorrala a la protagonista. Todo contado sin dejar de lado el humor, el sarcasmo y la acidez. Una proeza.