Desde el retrato en carne viva de un actor cuyos brillos quedaron lejos, a la minuciosa reconstrucción de una vida signada por la ambición, pasando por el crudo registro de una tragedia musicalizada por el rock. 


Val

Disponible en Amazon Prime Video

Este film dirigido por Leo Scott y Ting Poo fue una de las sorpresas de Cannes 2021. Su protagonista absoluto es Val Kilmer, mega estrella del Hollywood de los 90 que ha pasado la última década y media aquejado por un cáncer de garganta. La dolencia, además de dejarlo sin voz (se comunica mediante un aparato ubicado en la laringe), terminó casi definitivamente con su carrera de actor.

Pero Kilmer es un hombre enamorado de la cámara desde niño, y así como en su infancia filmaba cortos caseros junto a sus hermanos, también durante su etapa como actor registró en video mucho de su cotidianeidad familiar, sus años de conservatorio y su vida en los sets.

Ese material, sumado a imágenes actuales, constituyen este film de algún modo testamentario, donde momentos conmovedores (la relación con sus hijos, Mercedes y Jack, la memoria de sus padres y de su hermano, fallecido a los 17 años) se mezclan con instantes que narran con crudeza pero sin golpes bajos el aquí y ahora. Agradecido por lo vivido, y sin mayores amarguras, Kilmer recuerda, y, como puede, mira hacia adelante.


Woodstock 99: Peace, Love and Rage

Disponible en HBO Max

Nombrar Woodstock es evocar el mítico festival de rock de 1969. Tres días de música, paz y amor que marcaron una época. Revivirlo en 1994 tuvo lo suyo (aunque hasta ahí: hubo dos muertes y reinó la desorganización), pero lo que sucedió entre el 22 y el 25 de julio de 1999 en Rome, al norte de la ciudad de Nueva York, fue directamente una catástrofe. El destacado line-up de artistas de aquella tercera edición no fue suficiente para contener a una concurrencia sedienta de algo más que música.

Y este film de Garret Price lo deja bien en claro, no sólo mostrando los hechos, documentados ampliamente, sino haciendo una disección de la sociedad norteamericana de ese entonces, cuyo extracto más virulento (hombres blancos y veinteañeros) fue mayoría entre las más de 400 mil almas que poblaron el enorme predio. Una mini ciudad de la furia donde estos hijos de la generación MTV se descargaron a gusto con mujeres (hubo violaciones y abusos) y con todo lo que encontraron a su paso. La de Garret es, casi casi, una película de terror.


John DeLorean: mito y magnate

Disponible en Netflix

Es fácil identificar un DMC DeLorean: solo hace falta recordar el automóvil que hace viajar en el tiempo a Marty McFly en la saga Volver al Futuro. La que no es tan conocida es la historia que hay detrás de ese vehículo y que está indisolublemente unida a la de John DeLorean, su creador. Ingeniero industrial de destacada carrera en General Motors, DeLorean, un hombre de indudable talento, ambicioso y amante del dinero, fundó su propia compañía en 1975, con el afán de construir un auto revolucionario y futurista.

Un self made man que en realidad escondía con brillos, aspecto atlético, esposa modelo y altanería, una infancia de abusos y pobreza, además de una propensión a enriquecerse de manera no muy honesta, que arrastraba desde sus años de secundaria. Este exhaustivo documental de tres episodios, dirigido por Mike Connolly, hace centro en ese rasgo, que marcaría todo lo que sucedió con la fabricación del auto y su posterior comercialización, hechos que no por haberse concretado (hay DeLoreans dando vuelta por todo el mundo) dejaron de significar, a la larga, un fraude.