Desde una escultura realizada con más de 60 colchones multicolores, pasando por una experiencia audiovisual inmersiva y un autorretrato de la artista (¿a quién no le gustaría meterse en la cabeza de Marta Minujín?). Así es IMPLOSIÓN!, una propuesta para dejar volar la imaginación y sumergirse sin restricciones en el maravilloso mundo del arte. 

Desde la Avenida Paseo Colón, un gran primer plano de Marta Minujín recubre el edificio de la Fundación Santander y su nombre se dibuja sobre los paneles de vidrio. La imagen invita. Con sus clásicos anteojos intervenidos y una sonrisa que encaja perfecto en la unión de las puertas, la artista propone un recorrido que empieza por su rostro y termina -literalmente- dentro de su cabeza (sólo hace falta subir a la terraza y contemplar desde alguno de los sillones su Autorretrato mediático, una escultura interactiva en formato 3D que recrea su forma a la perfección). 

No es casualidad que la muestra comience con la obra Conceptos entrelazados, una instalación multicolor hecha con 63 colchones y almohadones amorfos unidos entre sí y pintados con témperas fluorescentes, a los que se suman cuatro espejos y dos retratos en gigantografía de la joven Minujín en su taller de la rue Delambre, en París. Fue en ese mismo lugar donde pintó por primera vez esos materiales blandos con colores estridentes. Porque se sabe: desde los inicios de su carrera viene empleando colchones como soportes de sus más variados trabajos. 

“Al principio, eran objetos que le permitían incorporar un elemento de la sociedad de consumo en sus obras, como lo estaban haciendo otros artistas de manera simultánea (los llamados artistas pop) en el mundo. Pero de a poco, se transformaron en una representación de la vida misma, ya que en ellos -como asegura Minujín- nacemos, morimos, hacemos el amor y pasamos gran parte de nuestra existencia”, explica el historiador de arte Rodrigo Alonso. 

En el mismo hall, Arte inmersivo, un cubo de cuatro metros de ancho por seis de largo, convierte la obra anterior en una experiencia audiovisual, lúdica y sonora. Dentro del cuarto, una proyección envolvente de colores (va del rosa, al amarillo y el naranja, pasando por el verde, el violeta y el azul) provoca la sensación de estar observando la realidad desde el interior de la escultura, rodeado de colchones.

Un fragmento deformado de una melodía del compositor Philip Glass se repite en loop para estimular aún más los sentidos y lograr que las personas se sumerjan sin restricciones en el maravilloso mundo del arte. “Sin Conceptos Entrelazados no existiría Arte inmersivo”, resume Minujín en su cuenta de Instagram, y explica que, desde el interior de la pieza, las personas pueden descubrir cosas que no vieron desde afuera.

En el último piso y al aire libre (en medio del camino se puede admirar el proyecto Escalera horizontal de Leandro Erlich, punto aparte para él), la tercera obra reproduce a través de barrotes de hierro dorado con detalles de neón en magenta, un retrato de Marta Minujín con sus característicos anteojos Ray Ban. La estructura contiene una mini escalera por la que se puede subir hasta alcanzar un código QR. Al escanearlo, se abre una aplicación llamada Mapa de Almas, que propone una serie de preguntas, como: “¿Qué invento causó mayor impacto en tu vida?”, “Si una galería de arte fuera una serie, ¿cuál sería?” o “Si un artista fuera un fenómeno natural, ¿cuál sería?”.

Al finalizar el cuestionario, la app se encarga de procesar todas las respuestas y transformarlas en colores para promover el encuentro de personas afines. “En los próximos días, cada vez que te conectes, vas a poder ver las almas que se encuentran en tu posición”, explica la artista. 

IMPLOSIÓN! deja en evidencia (una vez más) por qué Marta Minujín es una de las voces más potentes del arte latinoamericano y un icono internacional del arte de vanguardia. La muestra está disponible de lunes a sábados de 12 a 18 horas y los jueves hasta las 19 (¡atentos!: se podrá visitar hasta noviembre). La entrada es gratuita con reserva previa en la página de la Fundación