El músico, que permanecía hospitalizado tras una operación a la que había sido sometido días atrás, falleció hoy a los 80 años. A poco más de un mes del comienzo de una nueva gira por los Estados Unidos, la banda pierde a uno de sus miembros fundadores.


La noticia hiela el corazón: Charlie Watts, el legendario baterista de The Rolling Stones, falleció hoy en Londres a los 80 años de edad. Así lo anunció en un comunicado su publicista, Bernard Doherty: “Es con inmensa tristeza que anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Ha fallecido en paz en un hospital de Londres hoy mismo rodeado de su familia.” En la declaración agregó: “Fue un amado esposo, padre y abuelo, y también, como miembro de The Rolling Stones, uno de los mejores bateristas de su generación. Pedimos que se respete la intimidad de su familia, de los miembros de la banda y de sus amigos más cercanos en este difícil momento”.

Hace unos días se había conocido la noticia de que Watts, que cumplió los 80 el 2 de junio, no estaría en la gira No Filter, que sus compañeros de banda harían por Estados Unidos a partir del 26 de septiembre. Operado a principios de agosto por una dolencia de la que no se dieron mayores detalles-aunque sí se aseguraba el éxito del procedimiento-, el músico había lanzado un comunicado señalando que Steve Jordan sería su reemplazante para esta serie de conciertos que marcarían el regreso del grupo a los escenarios ya que los médicos recomendaban un periodo de descanso y recuperación. El antecedente médico de seriedad más cercano de Watts era la operación de cáncer de garganta a la que fuera sometido en 2004.


Considerado un maestro de los parches, casi un jazzista metido a fuerza de talento en la que con el tiempo se convertiría en la banda de rock and roll más grande de la historia, Charles Robert Watts fue miembro de los Stones desde enero de 1963, cuando se unió a Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman y Brian Jones en una aventura musical de casi 60 años.