Una de las aperturas más ambiciosas de los últimos tiempos tiene como escenario el Puerto de Olivos. El espacio que antes ocupó La Panadería de Pablo es hoy un flamante restaurante que ofrece gastronomía elaborada con productos de estación (provista por una huerta propia), coctelería de autor, pastelería innovadora, gran selección de vinos y café de especialidad.

Los artífices son Guadalupe García Mosqueda y su Grupo Mezcla (Orno, Casa Cavia, Carne, El Abierto, La Panadería, Piso Tres), quienes pusieron en marcha un espacio pensado para cualquier momento del día, timoneado por una big band afinadísima en cada uno de sus instrumentos.

Franco Pinilla (ex Mishiguene) dirige la cocina; la carta de vinos está en manos de la sommelier Mariana Torta; Sabrina Altamirano (Casa Cavia), en pastelería; Flavia Arroyo imaginó los cócteles, y el barista Daniel Calderón está al mando del café.


En su mundo inabarcable, un acierto es empezar con el cremoso de ricota, brócolis, chauchas tostadas, tomates secos y almendras ($880); la pesca del día acompañada de los vegetales de la huerta de El Abierto ($980) es una buena opción entre los principales; la mousse de limón, membrillo y garrapiñada de frutos secos ($450) redondea la tríada de clásicos reversionados.

Ni una, ni dos: 1636 razones riquísimas para ir de visita.

Corrientes 421, Olivos
@1636_restaurant