De la mano de la legalización del autocultivo de cannabis para uso medicinal por parte del Gobierno, a fines de 2020, algunas empresas y emprendimientos argentinos ya se encuentran desarrollando productos novedosos para tratar distintas patologías, como el insomnio, el estrés y la ansiedad.


Seguramente todos hemos oído hablar de los remedios de la abuela. Si te sale un orzuelo, un saquito de té o un anillo de oro pasado en señal de cruz hará que el ojo sane. ¿Tenés tos?, usá miel. Unas gotitas de vinagre o de alcohol para curar la otitis. Pero hay trastornos de la vida cotidiana que todas las personas podemos llegar a padecer y que no se curan sólo con un medicamento casero. Como el insomnio o el estrés. Estas son algunas de las cuestiones que se tratan en LAB +, un laboratorio que se dedica a la confección de productos medicinales, a base de CBD, para tratar distintas patologías.

LAB + es un proyecto fundado por la familia Mairata. Su misión es muy clara: impulsar los medicamentos a base de cannabis para ofrecer otra opción en tratamientos de distintas patologías, junto con la información de los beneficios que pueden brindarle a la salud de uno. “El proyecto surge mediante el conocimiento que nosotros tenemos acerca del cannabis, tanto en su forma psicoactiva y recreacional como medicinal. En esta última decidimos ampliar nuestros conocimientos y así transmitirlos de manera entendible y profesional para todos”, cuentan desde el laboratorio. Y agregan: “Contamos con estudios previos de Psicología Social y Marketing Digital, por eso entendemos que la buena comunicación es la clave de todo. Para esto trabajamos con una agencia de marketing digital, Agencia H1, que nos ayuda desde el primer momento a plasmar todo lo que queremos comunicar de manera totalmente clara. Tener el mejor aceite y con el más alto contenido de CBD del país (ratio 8:1) también hizo que sumemos personal capacitado y titulado en cannabinoides de uso medicinal. Por último, nuestro servicio de logística es muy eficaz y en 24 horas tenés todo en la puerta de tu domicilio”.

En este laboratorio reciben consultas de todo tipo: ansiedad, estrés, depresión, insomnio, ataques de pánico, autismo; son algunos de los casos por los que ellos mismos notan que han recibido un aumento de consultas últimamente. “En estos casos tratamos de ayudarlos con 1.000 mg de aceite medicinal de cannabis full spectrum. Para las consultas de dolor articular, muscular, óseo, inflamaciones, hernia de disco, quimio o recuperación posoperatoria, solemos recetar 2.000 mg”, explican.

“El aceite de cannabis reorganiza totalmente todas nuestras funciones internas, permitiendo que podamos dormir lo que corresponde, comer lo que corresponde y también controlar la ansiedad y el estrés.”

De todas formas, no se necesita tener ningún tipo de enfermedad previa a la hora de consumir uno de sus aceites. Muchos de sus clientes lo utilizan solamente con el fin de reforzar su sistema inmunológico. “Nuestros aceites no funcionan de manera instantánea. No es que uno lo toma y los problemas desaparecen mágicamente. El aceite reorganiza totalmente todas nuestras funciones internas, permitiendo que podamos dormir lo que corresponde, comer lo que corresponde y también controlar la ansiedad y el estrés”, señalan desde el emprendimiento.

El objetivo de LAB + no es sólo vender. Antes de adquirir cualquiera de sus productos se debe hacer una consulta previa con ellos, en la que los pacientes les cuentan acerca de sus padecimientos y luego de eso se les receta el producto indicado. En cuanto a su preparación, primero se cultiva la planta en un ambiente totalmente controlado, cerrado y con la última tecnología. Después, lo extraído de la planta se procesa, para ser elaborado y envasado, también con la última tecnología y en un grado altamente profesional y medicinal.

La creadora de contenido, Florencia Chamorro, es una gran consumidora de los productos de LAB. Hace dos años fue diagnosticada de ansiedad generalizada. Comenzó a tener ataques de pánico de manera muy seguida, a tal punto que le sucedían en la calle. “Yo comencé a tomar ansiolíticos, los cuales me dejaban dopada. La primera vez que tuve en mis manos la caja de pastillas me empecé a obsesionar con qué era lo que metía a mi cuerpo y si no había otra opción. Luego me puse a investigar, supe del aceite de CBD y mi vida mejoró un montón”, cuenta Chamorro acerca de su experiencia. “Ellos no son una empresa que te quiere vender todo lo que pueda, sino que se ocupan de vos, te contactan para saber cómo seguís. Es casi como un tratamiento. No te sueltan la mano después de que comprás el producto. Y eso es muy destacable en estos tiempos, en los que hay tanta gente queriendo vender tantas cosas”, agrega.

En LAB + también confeccionan otros productos, como champús, acondicionadores y cremas para la piel. “Mi papá tiene psoriasis desde que yo tengo recuerdo. Y desde que me dijeron que podía utilizar la crema para eso, empecé a llevársela. ¡Ya va por su tercer pote!”, relata Chamorro.

Respecto de los productos para el cabello, el CBD mantiene la humectación en el cuero cabelludo, facilitando la irrigación capilar y otorgándole flexibilidad. Sus componentes naturales, como omega 3 y omega 6, regeneran y aumentan la resistencia, brillo y salud del cabello. También ayuda a prevenir la caspa y detiene la caída del pelo.

“La legalización del autocultivo se está tratando y continúa en carpeta para que todo siga un curso favorable para todos, tanto para productores como vendedores y consumidores. También noto que creció la confianza en la gente. Esto ayudó a que se animen a consultar y mejorar su calidad de vida.”

Además, LAB + ofrece opciones de aceites para nuestras mascotas. “Los mamíferos contamos con nuestro sistema cannabinoide, y lo que hacemos con el aceite es ingresarlos de manera totalmente natural en nuestro organismo, por eso su eficacia. Entonces los mamíferos, como los perros y los gatos, tienen el sistema cannabinoide un 300 por ciento más receptivo que los humanos», aclaran desde la empresa.

A fines del año pasado, el Gobierno argentino legalizó el autocultivo para uso medicinal. Esto trajo consigo grandes beneficios para los usuarios y los emprendedores en nuestro país, que aún son pocos. “Al menos se está tratando y sigue en carpeta para que todo siga un curso favorable para todos, tanto productores como vendedores y consumidores. También noto que creció la confianza en la gente. Esto ayudó a que se animen a consultar y mejorar su calidad de vida”.

Pero el futuro es inmediato. Ahora mismo están trabajando en una línea de productos nuevos. “Pronto tendremos un aceite para barbas, bálsamo para labios, cremas anti-age con ácido hialurónico y también un champú para mascotas”, anticipan desde LAB+. Sus próximos objetivos consisten en poder llegar a más gente e informarlos de los beneficios que tiene el CBD y seguir instalándolo como una opción más saludable por sobre los métodos convencionales o como un complemento de la vida cotidiana. “De acá a cinco años vamos por nuestra asociación civil. Es mucha la gente que necesita ayuda y pensamos brindarla de manera más integral. Que puedas retirar tu medicina mes a mes y, a su vez, tener consultas con médicos profesionales, charlas, talleres, cultivos solidarios y cursos de cosmética cannábica.»