Incisivas y cuestionadoras. Así son estas ficciones que, cada cual a su modo, reflejan un futuro desolador, un pasado demasiado parecido al presente y la brutalidad como vía de escape.


El colapso

Disponible en AMC / Cablevisión Flow

En menos de tres horas, los ocho episodios que conforman esta serie ideada y producida por el colectivo de directores franceses Les Parasites dan una idea tan descarnada como precisa de lo que podría suceder si llegase el fin de la civilización tal como se la conoce. Los capítulos, de alrededor de veinte minutos cada uno, narran en tiempo real y con el plano secuencia como recurso visual dramas individuales que reflejan un mal colectivo, cifrado en un acontecimiento del que nunca se revelan mayores detalles pero que a todas luces es catastrófico. Filmada en 2019, cuando la pandemia de coronavirus ni siquiera era una sospecha de mentes afiebradas, la serie sin embargo parece hecha a medida de estos tiempos amargos y peligrosos, cuando los hechos han demostrado que el sistema en el que vivimos tiene la fragilidad de un castillo de naipes. Y los episodios, cuyos senderos no se interceptan, aparecen zurcidos por el hilo de la claustrofobia, la desesperación y una sensación de realidad hoy más palpable que nunca.

Noticias del gran mundo

Disponible en Netflix

Después de Capitán Phillips (2013), Tom Hanks y el director británico Paul Greengrass vuelven a cruzar caminos en este western donde el gran actor interpreta a un ex capitán del ejército confederado que, tras la Guerra Civil, se gana la vida viajando de ciudad en ciudad, leyendo en voz alta a la población las noticias del periódico. En el trayecto de uno de sus viajes, el hombre se topa con una niña blanca, sobreviviente del ataque de un convoy. Rubia, vestida con atuendos indios y expresándose sólo en idioma nativo, la muchacha es claramente una cautiva. Pronto, el protagonista sabrá también que será su responsabilidad lograr que ella se reencuentre con sus familiares tras un largo trayecto que estará rodeado de peligros y servirá para afianzar una relación tan espinosa como los caminos que ambos tendrán que transitar. Humanista, con mirada contemporánea y –otra vez– un trabajo estupendo de Hanks, la película es una sencilla y contenida historia de encuentro, aceptación y tolerancia.

Justicia brutal

Disponible en Amazon Prime Video

A casi un año de su estreno en los Estados Unidos, sin ruido ni estridencias llegó al streaming este policial duro, brutal y nocturno que no deja a nadie indiferente. Efectivamente, el de S. Craig Zahler es un thriller negrísimo donde Mel Gibson y Vince Vaughn interpretan a Ridgeman y Lurasetti, dos detectives de la ficticia ciudad de Bulwark que son suspendidos por seis semanas sin goce de sueldo al viralizarse un video anónimo que los muestra usando fuerza desmedida en un arresto. En paralelo, se cuenta la historia de Henry (Tory Kittles), un hombre que apenas sale de la cárcel es reclutado por un antiguo colega para colaborar en un atraco a un banco ideado y ejecutado por una sanguinaria banda de delincuentes. Cuando Ridgeman descubre que puede sacar tajada del robo, embarca a Lurasetti en el intento, metiendo a ambos en una espiral de violencia de la que les será difícil salir. Un filme de largo aliento, diálogos sorprendentes y personajes que provocan en el espectador una tan malsana como genuina curiosidad por lo que les tocará en suerte.