En un mundo donde los alquileres de alojamientos temporales están dominados por algunos pocos gigantes, tres amigos marplatenses inventaron una plataforma que impulsa el turismo local de manera más segura, más fácil… y en pesos. La misma cara, la misma moneda.


No empezó en un garaje ni recibieron una herencia millonaria. La historia de estos tres emprendedores marplatenses es una de amistad y de la pasión por viajar a través de la Argentina. Poco tiempo antes de la pandemia, Fernando Unzué, Juan Ignacio Collar López y Emiliano Suazo se preguntaron cómo podían hacer para impulsar el turismo local, que sea accesible y a su vez confiable. Así nació Alohar (un guiño al saludo hawaiano), la plataforma digital de alquileres de alojamientos temporales que en sólo tres meses ya cuenta con 7.000 usuarios registrados y 800 “alohamientos” disponibles.

“No entendíamos bien por qué si queríamos hospedarnos en nuestro país teníamos que hacerlo a través de plataformas extranjeras que operan en dólares, con el Impuesto País y la percepción. Poder hacerlo a través de una web local y en pesos era una deuda pendiente del mercado turístico y, desde esa realidad, vimos la oportunidad de desarrollar alohar.me. Al crear este proyecto local, con nuestra idiosincrasia y nuestra mirada sobre todas las experiencias que tiene la Argentina para ofrecer, buscamos y apostamos a que haya más argentinos viajando por el país”, cuenta Fernando Unzué, CEO y cofundador de Alohar.

“Si bien Mar del Plata encabezó las búsquedas en la plataforma, el Partido de la Costa y Bariloche también figuraron entre los destinos más solicitados por nuestros usuarios.”

Fácil, seguro y en pesos. ¡En pesos! Una utopía de otra década, un Airbnb criollo que mira de reojo al dólar paralelo, oficial, liqui y mantiene alejada a la calculadora a la hora de emprender un viaje. “Hoy la diferenciación principal pasa por operar en nuestra moneda local, sin el alcance del Impuesto País o percepciones adicionales. Además, decidimos sumar un sistema que previene el fraude: el pago al propietario del espacio se emite posterior a las 24 horas del check in del huésped para garantizar una estadía segura, favorable y sin sorpresas, como lamentablemente muchas veces suele suceder con otras plataformas turísticas. En Alohar se realiza la operación de manera integral: búsqueda del destino, elección del alojamiento y pago de la estadía”, continúa Unzué.

Con presencia en Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar, Tandil y Bahía Blanca, la temporada de verano 2021 superó las expectativas iniciales. Claro, mundo pandémico, fronteras cerradas, la ruta significó la única salida de emergencia hacia destinos cercanos, viejos conocidos. “Durante esta primera temporada, nuestro plan inicial era estar presentes en diferentes lugares de la provincia de Buenos Aires y recién en una segunda instancia íbamos a llegar a otros puntos. Pero la buena recepción del proyecto y la demanda de los usuarios por sumar más destinos nos obligaron a acelerar el proceso. Ya contamos con más de 7.000 usuarios registrados y estamos presentes en otros puntos turísticos, como Bariloche, Rosario, Puerto Iguazú, Ushuaia, Puerto Madryn, Mendoza y Ciudad de Buenos Aires”, asegura el CEO.

Según el Ministerio de Turismo de la Nación, en lo que va de la temporada ya se movilizaron más de ocho millones de personas por el país, y los cinco destinos más visitados fueron el Partido de la Costa, Mar del Plata, Villa Gesell, Bariloche y Villa Carlos Paz. “Si bien Mar del Plata encabezó las búsquedas en la plataforma –coincide Unzué– y es un destino que atrae a miles de argentinos cada verano, el Partido de la Costa y Bariloche también figuraron entre los lugares más solicitados por nuestros usuarios. Para Semana Santa, un fin de semana largo clave para la industria, proyectamos que va a seguir esta misma tendencia. Ya empezamos a recibir reservas y notamos que también creció la búsqueda de un turismo alternativo, sin tanta aglomeración de personas, como es el turismo rural o en pueblos del interior. Cuando lanzamos Alohar imaginábamos que esto iba a suceder y por eso apostamos a ese tipo de lugares, pero superó nuestras expectativas.”

“En el corto plazo, buscamos convertirnos en la nueva plataforma líder de alojamiento temporal. Hoy contamos con más de 800 ‘alohamientos’ disponibles, pero somos conscientes de que para lograr ese objetivo tenemos que seguir sumando espacios y así poder satisfacer a toda nuestra comunidad.”

Si bien el mundo de los alquileres temporales precovid-19 estaba signado por el superclásico Airbnb-Booking, la pandemia les abrió paso a proyectos más personalizados, menos globales y, sobre todo, más humanos. Entre esos gigantes, Unzué quiere subirse al ring. “En el corto plazo, buscamos convertirnos en la nueva plataforma líder de alojamiento temporal. Hoy contamos con más de 800 ‘alohamientos’ disponibles, pero somos conscientes de que para lograr ese objetivo tenemos que seguir sumando espacios y así poder satisfacer a toda nuestra comunidad. Sabemos que va a ser un año en el que el turismo local va a estar muy fuerte. El argentino se volvió a enamorar y quiere redescubrir su país: la oportunidad es muy grande y estamos trabajando fuertemente para llegar a más destinos.”

Y un dato más: la plataforma no está pensada únicamente para el turismo de descanso, sino también para viajes por trabajo, compromisos familiares, estadías medias y cortas. De cara al futuro, Unzué revela: “Estamos trabajando para brindar la opción de viajar pagando en cuotas. Además, con la premisa de abarcar otro tipo de turismo, ya estamos desembarcando en la Ciudad de Buenos Aires. Para nosotros este es un punto clave para consolidarnos y ser una opción para quienes tienen que viajar en el día por trabajo, por alguna urgencia o por poco tiempo. Que les sea fácil, seguro y, obvio, en pesos”.